Navegación

Enlaces para saltar navegación

Subsitios

Principales funcionalidades

Los robots están con nosotros

Los autómatas del futuro

(swissinfo.ch)

Las últimas investigaciones sobre tecnología robótica fueron presentadas en la Conferencia Internacional sobre Robots y Sistemas Inteligentes (IROS 2000) en Lausana.

Los robots forman también parte de la vida cotidiana de los suizos en varios ámbitos.

El evento organizado por el Instituto de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, reunió del 30 de septiembre al 4 de octubre a más de 800 científicos especialistas en robótica.

Más de 400 ponencias fueron presentadas acerca de nuevas tecnologías robóticas aplicadas en el campo de la medicina, la odontología, la industria automovilística, y de manufacturas diversas, como la fabricación de juguetes, y el servicio doméstico.

La robótica en Suiza

En Suiza la industria de instrumentales médicos y de maquinaria especializada en la agricultura emplea robots, pero es en el campo de la investigación que los suizos han logrado grandes progresos. Un ejemplo, es la experimentación de nuevas tecnologías que desarrollan las grandes escuelas politécnicas federales, como la de Lausana.

Suiza ha desarrollado también la micro robótica y sistemas de inteligencia artificial incorporada en los computadores y equipos de vigilancia, y tráfico ferroviario, pero no se trata propiamente de robots con capacidad de autonomía. En el terreno de la investigación existen programas de colaboración con otros institutos europeos.

Los temas de la conferencia

Al margen de las ponencias sobre los avances alcanzados en el campo de las aplicaciones prácticas, los especialistas discutieron sobre los límites de los llamados 'sistemas inteligentes'. Hasta ahora, la inteligencia de los robots se ha limitado al desarrollo de tareas mecánicas, previamente preparadas.

El profesor Roland Siegwart, presidente de la Conferencia, admitió que aún falta mucho por hacer en la pretensión de conseguir sistemas que permitan a los robots generar inteligencia propia. Citó el caso de los prototipos empleados para facilitar las tareas domésticas.

Sobre el uso doméstico de los robots, tema que reunió el mayor número de exposiciones, los científicos coinciden en que los autómatas diseñados para reemplazar a las empleadas domésticas se caracterizan por ser todavía "estúpidos" y poco eficaces.

Es el caso de los robots-aspiradoras, son todavía incapaces de limpiar una casa como debe ser, recoger el polvo, eludir los obstáculos, y sobre todo de reflexionar como una ama de casa. "Cierto -agregó el profesor Siegwart- los autómatas están dotados de mini ordenadores inteligentes, pero aún queda mucho por hacer.

Secretarias del futuro

Otros ejemplos de prototipos donde se avanza a pasos agigantados es el de los robots-secretarias, que permitirán en los próximos años facilitar las tareas de secretariado en las oficinas de jefes que se quejan de la ineficiencia de sus asistentes. Los primeros experimentos en este campo se realizaron con los robots empleados en el montaje de los automóviles.

También fueron presentados diseños de máquinas cortadoras de céspedes que ya están siendo comercializadas en Japón y los Estados Unidos, lo que ya permite hablar de sistemas inteligentes. Pero el mayor progreso se ha alcanzado sin duda en sectores especializados, como la medicina y la cibernética.

El objetivo de la robótica es descargar al hombre de tareas fastidiosas y penosas, pero no reemplazarlo en el trabajo. Este aspecto ético fue también abordado ante las inquietudes que plantea la automatización en la medida que se suprimen puestos de trabajo. Ha sido el caso de la industria automóvil donde el 90% de las tareas son realizadas por robots.

Los científicos están conscientes de ese riesgo, de ahí que varios exponentes en la Conferencia de Lausana plantearan interrogantes éticas sobre las responsabilidades que recaen en los usuarios, y en el mundo de la economía, que es, al fin y al cabo, quien decide la comercialización de los robots.

Alberto Dufey/ Armando Mombelli, swissinfo


Enlaces

×