Los suizos no pudieron con Inglaterra

Wayne Rooney (izquierda) el verdugo de los suizos, frente al suizo Bernt Hass, expulsado. Keystone

Inglaterra 3 Suiza 0. Un cruel resultado que dejó a los suizos prácticamente fuera de la Eurocopa 2004 de Portugal. Al final se impuso la calidad y el olfato goleador de los ingleses.

Este contenido fue publicado el 17 junio 2004 - 20:17

Los helvéticos resistieron hasta la expulsión de Hass, que los dejó una vez más con 10 hombres en el campo de juego.

Las estadísticas estaban a favor de Inglaterra. En el papel las cifras indicaban ya una gran diferencia de jugadores y de experiencia. Pero había que demostrarlo en la cancha.

Y los suizos tomaron la iniciativa desde los primeros minutos, ocuparon bien el terreno. Empujaron a los ingleses en su propio campo y Beckkam fue marcado por Wicky muy atrás, impidiendo así que los ingleses desarrollen su juego.

De igual a igual el primer tiempo

Un buen primer tiempo, buenas ocasiones, pero no logran concretizar las ocasiones que se van creando durante el primer tiempo.

A los dos minutos una jugada combinada por Hass-Frei-Chapuisat llevó peligro al arco inglés. Dos tiros de esquina, la presión la puso Suiza desde el comienzo. Wicky se ocupó de Beckham con una marcación estricta.

Chapuisat sufre una falta a los 8, segundo tiro libre de Yakin, sin peligro, pero demuestra la actitud positiva de los helvéticos que juegan hasta este momento sin complejos, de igual a igual. Los rojos de la cruz blanca aprovechan el espacio, y las ocasiones se presentan, pero los delanteros suizos no logran marcar gol alguno.

A los 23 minutos los suizos intentan atacar de nuevo por la derecha, pero pierden el balón y se desata un rápido contraataque por la derecha. Centro a la izquierda que recibe desmarcado Scholles; centra cómodamente y el joven Rooney (18 años) marca de cabeza. Fácil.

Retorno a la realidad. Demasiado fácil.
Contra la lógica, pero eso es el fútbol. Eficacia, una buena combinación. Bastó una desatención en la defensa helvética y los ingleses se pusieron adelante en el marcador.

No obstante, los jugadores de Kühn no bajan la guardia. A los 27’ posibilidad para Chapuisat luego de un tiro libre que buscan los delanteros...infructuosamente.

Por otro lado Scholles comienza a recuperar pelotas perdidas en el medio campo helvético. Hass tiene problemas en la banda derecha para contener los centros cruzados de los ingleses.

Segundo tiempo, la misma tónica

Los suizos hacen el primer cambio. Entra Gygax y al minuto intenta desviar de cabeza. Primera alerta.

Un segundo tiempo que comienza con la misma tónica. Los suizos voluntariosos, dinámicos, buen desempeño físico. Pero los ingleses adelantan las filas. Esperan y hacer prevalecer su técnica en el dominio del balón.

Celestini es reemplazado por Cabanas. Los suizos comienzan a presionar, pero sin puntería. Los ingleses bajan el ritmo, calman el juego, pero siempre al acecho, buscando cualquiera falla helvética.

Un balde de agua fría

Bernd Haas es expulsado a los 58’ y deja a los suizos con 10 hombresl tal como ocurrió tras la expulsión de Vogel en el partido contra Croacia. La tarea se pone cuesta arriba. Los suizos obligados a retrasar sus líneas a la espera de un contraataque o de alguna acción personal.

Pero los ingleses se empeñan en doblar el marcador y ponerse así al abrigo.

Cabañas recupera en el centro, distribuye, pero los delanteros helvéticos se estrellan sin éxito en la defensa bien organizada de los británicos. Y vino el contragolpe.

A los 75 un contraataque por la izquierda de los ingleses deja el balón en los pies de Rooney que tira desde fuera del aérea. La pelota da en el palo y el rebote en la cabeza de Stiel: 2-0.

Los suizos tiran la toalla, como en el boxeo. Y a los 87’ Gerard marcó el tercero. Al final con 10 hombres, la defensa roja no pudo con la velocidad de los ingleses, una pesadilla hasta el último minuto.

Al final entró el suizo colombiano Johan Volanthen, para su bautizo en una competición de alto nivel y de su ingreso en la selección de adultos.

Hasta el momento los suizos habían puesto el trabajo, pero los ingleses los goles. Realismo, precisión y olfato goleador de sus atacantes. Eficacia. Demasiado fácil.

Y la historia se volvió a repetir. Los suizos jugaron bien, pero fueron incapaces de marcar. Otra victoria moral. Y despedida del Euro2004 que hizo soñar a todo un país. Retorno a la realidad.

A menos que ocurra uno de esos 'milagros' del deporte. Es decir, vencer a Francia tras el inesperado empate de los galos ante Croacia (2-2, espera que Inglaterra y Croacia no igualen en el tanteador. Es una ecuación poco probable, aunque no imposible en el fútbol.

swissinfo, Alberto Dufey

Datos clave

Tras la derrota de Suia ante Inglaterra...sólo un milagro cambiaría las cartas: vencer a Francia y esperar que Inglaterra empate con Croacia.

End of insertion

Contexto

Equipo suizo : Stiel; Haas, Murat Yakin, Müller, Spycher; Huggel, Celestini, Wicky: Hakan Yakin; Frei, Chapuisat.

Público: 30 mil personas.

El joven johan Volanthen, un suizo-colombiano tuvo la posibilidad de vivir el sueño de su vida, integrar la selección adulta a tan sólo 18 años.

Próximo partido de Suiza: Francia.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo