Navigation

Skiplink navigation

Los valores de la igualdad y la solidaridad

Destacadas figuras del mundo de la política española participaron en el curso Estado de bienestar en España y Suiza que se celebró en la ciudad de Berna.

Este contenido fue publicado el 04 agosto 2005 - 10:59

A continuación un resumen de las conferencias organizadas por la Fundación suizo-española Debate.

Francisco Javier Rojo García, presidente del Senado de España, fue uno de los participantes en el curso Estado de bienestar en España y Suiza realizado en Berna.

Rojo García subrayó que el desarrollo y mantenimiento de la cohesión social debe ser una permanente reflexión para aquellos preocupados en los problemas de la ciudadanía y su acción política.

"Valores como la igualdad y la solidaridad tienen que ser parte preferente de nuestro ideario, nuestra tarea política y nuestros objetivos para con la sociedad. Incluso, si se me permite, de nuestra utopía", advirtió.

Finalmente indicó que hoy más que nunca la sociedad necesita un Estado de Bienestar fuerte, no sólo por razones ideológicas, sino porque es la vía adecuada para la mayor y mejor cohesión social que legitima las instituciones del Estado.

Acento en la solidaridad

Alejo Vidal-Quadras, vicepresidente del Parlamento Europeo, en su ponencia comentó que durante más de medio siglo, la evolución institucional del proceso de integración europea ha sido percibida con razón como la historia de un éxito.

"Sin embargo, hoy, mientras estamos aquí, el Consejo Europeo se encuentra reunido en Bruselas para intentar solventar una grave crisis: el fracaso de la Unión Europea para compaginar de forma armoniosa los tres vértices de su modelo económico y social: estabilidad, cohesión y crecimiento. Los tres vértices no son independientes entre sí: Sin estabilidad no hay crecimiento y sin crecimiento no hay solidaridad posible. Sin solidaridad, por otra parte, no hay paz social y sin paz social no es posible el crecimiento."

Reconoció que La Agenda de Lisboa es un magnífico catálogo de medidas que la Unión debería tomar para enfilar la senda del crecimiento y la competitividad, "pero lamentablemente no dispone de los mecanismos adecuados para su aplicación".

"Suiza, embrión y modelo"

Enrique Barón Crespo, presidente de la Comisión de Comercio Internacional de Parlamento Europeo se preguntó hacia dónde camina la Europa económica y social. "En Suiza, embrión y modelo de la Europa que los demás europeos estamos imitando, incluso en la democracia plebiscitaria, también interesa este debate. Suiza participa en un 80% de las políticas comunitarias, más aún tras el exitoso referéndum de Schengen".

En su medio siglo de existencia, la construcción europea ha sido capaz de generar una paz y una prosperidad sin precedentes, ahora tiene que superar el desafío de lograr la adhesión activa de sus conciudadanos. Se requiere una acción tridimensional: ratificar la Constitución Europea, negociar las perspectivas financieras y desarrollar la estrategia de Lisboa, puntualizó.

Exclusión social en Suiza

Monica Budowski, catedrática de Trabajo Social y Política Social de la Universidad de Friburgo, Suiza, advirtió las dificultades para definir y establecer el concepto de exclusión social.

A pesar de tener un PIB elevadísimo, en Suiza, las desigualdades de los ingresos, por ejemplo, están entre las más fuertes de los países desarrollados, describió.

A juicio de Budowski no hay una definición que convenza sobre la exclusión social, por ello solamente se puede estudiar en concreto el fenómeno de la pobreza.

Sobre el caso suizo, se ha observado que la pobreza afecta más a los hogares en los que el mayor aporte de ingresos lo hace la mujer, por lo que, opinó, las medidas de apoyo deberían dirigirse a la integración por igual de hombres y mujeres en el trabajo, evitando la segregación por sexos.

Subsidiariedad y solidaridad

Vicente Martínez-Pujalte, portavoz adjunto de Economía del Partido Popular en el Congreso de los Diputados, dijo que el proyecto político y económico de Europa tiene que seguir basándose en los dos principios que han hecho posible la construcción europea desde 1951: subsidiariedad y solidaridad.

Europa debe compatibilizar unidad y pluralidad. Debe armonizar los proyectos comunes con los hechos diferenciales nacionales. El proceso de globalización mundial, los movimientos demográficos y la nueva estructuración de la sociedad están produciendo cambios trascendentales que exigen reformas continuas del Estado del Bienestar.

Carme García Suárez, diputada catalana del Congreso de los Diputados recordó que ahora debemos afrontar los nuevos retos del envejecimiento, de la caída de la natalidad y de la irrupción de la inmigración, fomentar la participación y el papel inestimable de las ONG’s y de las diversas formas de voluntariado y de economía social.

Dijo que también hay que aprovechar las posibilidades de las nuevas tecnologías para una mejor utilización de los recursos materiales y humanos, adaptar los sistemas de cotización o de imposición fiscal, abordar las nuevas formas de pobreza urbana, de los efectos de la drogadicción, el alcoholismo o las desintegraciones familiares, evitar los desequilibrios y desigualdades territoriales y entre la ciudad y las pequeñas poblaciones rurales.

Por último, destacó que el impulso y renovación del Estado de Bienestar social exige la negociación y participación de todos los sectores sociales implicados y reiteró que el más grave déficit de las políticas de bienestar en España, son los servicios sociales.

Negación de derechos sociales

Tomás Fernández García, profesor titular de Tabajo Social de la UNED apuntó que el Estado de Bienestar se empezó a cuestionar en los años ochenta por las ideas neoliberales.

El desempleo se fue incrementando y se produjo un cambio visible en la conceptualización de la pobreza. "Un nuevo término monopolizó las discusiones sobre los sectores más desfavorecidos de la sociedad: la exclusión social. La exclusión podría ser entendida como una negación de derechos sociales y oportunidades fundamentales", agregó.

Aunque se ha producido un importante desarrollo de los tres primeros sistemas públicos, (Salud, Educación y Pensiones), para Fernández García, al Estado de Bienestar español le queda una asignatura pendiente: universalizar las prestaciones básicas de Servicios Sociales y potenciar los planes integrales contra la exclusión social.

Recordó que hace dos años, y coincidiendo con la conmemoración de los veinticinco años de la aprobación de la Constitución Española, se publicó un documento importante llamado 'El Manifiesto de Talavera de la Reina’, con el significativo titulo 'Servicios Sociales para todos y todas’ que nació de un amplio debate que se realizó en la Universidad de Castilla La Mancha, conjuntamente con el Consejo General de Trabajo Social.

En aquel debate participaron unas 300 personas en representación de los distintos sectores de la sociedad. Se sumaron 280 organizaciones sociales y más de 40.000 ciudadanos firmaron el manifiesto con el propósito de exigir a todos los grupos parlamentarios del Congreso, Senado y Comunidades Autónomas que garantizaran por ley la financiación necesaria para hacer efectiva la universalidad de los derechos y prestaciones del Sistema Publico de Servicios Sociales.

"Una oportunidad"

Dedicar tres días a hablar de políticas sociales de dos países es una forma de ocupar un espacio para la discusión de los temas que realmente interesan y motivan a la ciudadanía además de ser "una oportunidad para que los académicos y políticos reflexionemos sobre las políticas que producen mejor cohesión y movilidad social en nuestros países", dijo Matilde Fernández, ex ministra de Asuntos Sociales y actual portavoz del partido socialista en la Asamblea de Madrid.

En su opinión, si se sigue reduciendo el porcentaje del PIB dedicado a gasto social, no sólo se deteriorará los construido sino que la exclusión se convertirá en un problema.

Para que se produzcan las transformaciones necesarias para la continuación del crecimiento económico y el mantenimiento de la cohesión social es necesario que las mujeres estén en condiciones de desempeñar un papel más importante en la dirección de dicho cambio y en todos los países, apuntó Fernández.

El papel de los municipios

José Félix Tezanos, catedrático de Sociología de la UNED, trató el tema de la exclusión social, un término cuyo uso se ha puesto de moda recientemente y con una gran rapidez, ante lo cual cabe preguntarse ¿qué ha ocurrido en las tres últimas décadas, qué transformaciones ha sufrido la sociedad?

Partiendo de un análisis del concepto de ciudadanía social, al que va unida, Tezanos explicó que la exclusión social pone la atención en las circunstancias que rodean a las personas que no disfrutan de los derechos de ciudadanía: trabajo, vivienda digna, prestaciones, y, que, por lo tanto, están en la periferia del sistema social.

Según encuestas presentadas por Tezanos, 60% de los españoles consideran que en España existen grandes desigualdades sociales.

"La alternativa al modelo que tenemos actualmente, se tendría que desarrollar en torno a dos conceptos: el municipio de bienestar, es decir, rediseñar el modelo de estado de bienestar redimensionándolo y haciéndolo bascular sobre los municipios, que son los que pueden gestionar con menos costes de administración, más cercanos al ciudadano y con un mejor conocimiento de la problemática social concreta", puntualizó.

A juicio del catedrático, el segundo concepto sería el de ciudadanía económica, que se sumaría a la civil, política y social de las que hablaba Marshall y que se basaría en introducir como garantía: el empleo y la actividad socialmente útil, una política de rentas que garantice unos ingresos mínimos, la expansión de los servicios sociales y la unidad ciudadana: todos somos seres libres e iguales.

El problema de las pensiones en Suiza

Jules Busslinger, secretario general adjunto del Ministerio suizo de Finanzas, describió el sistema de pensiones en Suiza y mencionó lo conocido: hay problemas por motivos comunes a otros países europeos como la baja tasa de natalidad mientras la esperanza de vida de la población aumenta. Un fenómeno que amenaza el sistema actual del pago de las jubilaciones.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo