Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Luto en el atletismo suizo

La imagen registra la inolvidable victoria de la desaparecida atleta suiza, Franziska Rochat-Moser en Nueva York, en 1997.

(Keystone Archive)

Un inesperado alud de nieve, ocurrido el miércoles, se cobró la vida de Franziska Rochat-Moser, gran exponente del deporte de fondo. Tenía 36 años.

Vanos fueron los esfuerzos médicos hechos en el Hospital Universitario de Lausana por salvar la vida de la famosa atleta que sufrió un terrible accidente mientras practicaba esquí en la región alpina suiza de L'Etivaz y Les Diablerets. En horas de la noche de este jueves (07.03) sucumbió a las lesiones.

Consagrada a nivel mundial tras su victoria en la tradicional Maratón de Nueva York, Franziska Rochet-Moser pasó a formar parte del círculo exclusivo de quienes alguna vez lograron tal hazaña. Fue en 1997, y aún se la recuerda como la figura de aquella prueba.

Dos años después se ubicó segunda en la maratón estadounidense de Boston, y aunque jamás llegó a compartir el podio de los vencedores en competencias olímpicas, ni campeonatos mundiales, ni tampoco europeos de su especialidad, fue la figura indiscutible de las carreras de fondo y semifondo en Suiza.

Abogada, atleta y gerente de restaurante

Casada con el renombrado 'chef' de cocina, Philippe Rochat, del pueblo de Crissier -ubicado en la Suiza de expresión francesa-, dedicó gran parte de su tiempo a la aventura conjunta de administrar, con bastante éxito, un restaurante de prestigio.

Abogada de profesión, atleta por convicción y gerente de restaurante por afición, Franziska Rochat-Moser, invirtió la mayor atención en sus actividades.

Había dejado la competencia de alto nivel al no clasificar para las Olimpiadas de Sidney del año 2000. Pero no abandonó su deporte predilecto, ya que decidió contribuir a la formación de nuevas figuras.

Volvió la mirada a la montaña, a la naturaleza abierta que marcara su carrera de maratonista. Se calzó los esquís para recorrer las cumbres nevadas que al final la llevaron consigo. Tenía 36 años, pero deja escrita una de las páginas importantes del deporte helvético.

Juan Espinoza

×