Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Más militares que invitados en Davos

Este miércoles inicia el WEF y con él, un gran operativo de seguridad.

(Keystone)

El despliegue de seguridad contempla a más de 4.700 militares y costará 18 millones de francos suizos.

Las autoridades helvéticas buscan evitar actos terroristas o acciones violentas por parte de aquellos que rechazan la globalización.

Garantizar la seguridad durante la edición número 34 del Foro Económico Mundial de Davos (WEF) no es tarea fácil.

Todo está listo en la célebre estación alpina suiza para iniciar este miércoles (21.01.) el Foro que, por primera vez en su historia, tendrá casi tres veces más elementos de seguridad que invitados.

Para frenar cualquier riesgo de atentado terrorista o manifestación violenta de los altermundialistas, las autoridades helvéticas han decidido desplazar 4.700 militares a Davos y otros 1.800 en sus inmediaciones.

Los organizadores del WEF y la policía llevan a cuestas una tarea de titanes: resguardar a 2.100 participantes del foro, entre jefes de Gobierno, ministros, empresarios, académicos, artistas, líderes religiosos y mediáticos.

Cumplir el cometido implicará un desembolso de 18 millones de francos suizos, según las estimaciones realizadas a finales de diciembre por Samuel Schmid, ministro suizo de Defensa.

En estado de alerta

La localidad de Davos se encuentra en ‘estado de alerta’ desde el pasado 5 de enero.

De hecho, desde ese día, todo el que transite por ahí debe tener a la mano una identificación oficial que la policía puede requerirle en cualquier momento.

Las reglas se aplican a todos, tanto a los extranjeros como a los residentes suizos.

Por su parte, la zona de ‘exclusión aérea’, es decir, el espacio que no puede ser sobrevolado sin permiso expreso entre el 19 y el 26 de enero, aumentó de 30 a 46 kilómetros sobre los límites de Davos.

No siempre fue así. Las violentas manifestaciones en el WEF del año 2000 –en el que se destruyeron comercios como Mc Donalds- y el atentado contra las Torres Gemelas de Nueva York, el 11 de septiembre del 2001, obligaron a los suizos a extremar las precauciones.

En estos días, la policía tiene derecho a revisar la ropa, el vehículo y las pertenencias de cualquiera, lo mismo al secretario general de la ONU, Kofi Annan, que al amable vendedor de pizzas de la calle Talstrasse.

Y como dar seguridad a los participantes normalmente voltea de cabeza la serena vida de Davos, las autoridades del cantón de los Grisones realizaron una consulta entre la población –el 19 de octubre del 2003- para saber si les interesaba seguir siendo anfitriones del Foro. La respuesta al referéndum fue un nutrido ‘sí’.

Participó 58% del padrón de votantes previsto y 68% aprobó que se realice en su terruño, debido al impulso que el WEF genera sobre el turismo y el empleo en la región, así como al prestigio internacional que da a Davos esta gran cita anual.

Las amenazas

El fin de semana pasado –17 y 18 de enero- unos 500 opositores al WEF desfilaron por las ciudades suizas de Burgdorf y Langenthal bajo la consigna de ‘Destituir al Foro Económico Mundial de su poder’.

La policía de Berna bloqueó los accesos a la capital suiza y unos 50 manifestantes fueron heridos ligeramente por balas de caucho tiradas por las fuerzas antidisturbios.

Las autoridades aseguran que no habrá manifestaciones violentas durante los cinco días que dure el Foro Económico Mundial.

Pese a ello, Indymedia, asociación inglesa de activistas contra la globalización, ha lanzado ya un llamado para una manifestación masiva, prevista para el sábado 24 de enero, que de materializarse partiría de la estación de tren de 'Davos-Dorf' hacia el Centro de Convenciones a las 14.00 horas del sábado.

Entre los opositores al Foro están también Wipe Out WEF 2004 (italianos) y Smash WEF (franceses, alemanes e italianos).

swissinfo, Andrea Ornelas, Davos

Contexto

Garantizar la seguridad de los 2.100 invitados que congrega el Foro Económico Mundial (WEF) de Davos implica el despliegue de 4.700 militares a la zona.

El costo del despliegue para prevenir actos terroristas y también acciones violentas por parte de aquellos que rechazan la globalización económica será de 18 millones de francos suizos.

Davos es considerada desde el 5 de enero zona en ‘estado de alerta’ y está prohibido sobrevolar la estación alpina en un radio de 40 kilómetros.

Los altermundialistas planean una marcha, prevista para el sábado 24 de enero a las 14.00 horas, que las autoridades helvéticas intentarán conjurar.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes