Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Médicos que piden apoyo a curanderos

¿Una profesión como cualquier otra?

(RDB)

A partir de enero, una escuela en Neuchâtel ofrecerá cursos de mediumnidad. La idea es dotar de mayor seriedad al oficio de curandero.

Se trata del primer curso de este tipo en la Suiza de expresión francesa. Aunque la práctica no tiene reconocimiento oficial, muchos médicos en Suiza recurren a los sanadores.

La escuela, que abrirá sus puertas en enero próximo en la ciudad suiza de Neuchâtel, (a 40 minutos en tren de la capital federal, Berna) tiene como objetivo ofrecer el primer curso de mediumnidad en Suiza.

Hannes Jacob, su fundador, espera que con esta propuesta las personas que lo deseen puedan desarrollar esta sensibilidad que, asegura, todos llevamos dentro.

Partiendo de esta idea, Jacob está convencido de poder hacer que la labor de curandero se convierta en un oficio serio y respetable.

En Suiza, este tipo de práctica no es nuevo. Todo el mundo conoce "el secreto". Todas las personas saben de un amigo que recurrió a un curandero, o de un amigo que conoce, a su vez, a otro amigo que acudió a este tipo de apoyo para remediar algún mal.... y con buenos resultados: la verruga desapareció, la hemorragia cesó de repente, la mancha de una quemadura se difuminó... como si fuese cosa de magia.

Una "magia" que parece ayudar en caso de que el médico "normal" (académico) no pueda resolver el problema. Por lo que, actualmente, algunos doctores – tal vez muchos más de los que uno se imagina- se apoyan en el trabajo de los curanderos, también denominados sanadores.

No es fácil medir la amplitud del fenómeno. No hay ningún dato oficial al respecto. Y, sobre todo, el tema sigue siendo un tabú.

Dos perfiles distintos, una misma convicción

Entre los médicos que aceptan hablar de su colaboración con los sanadores se encuentra Natalie Calame, médico general y homeópata en Colombier, una comuna cercana a la ciudad de Neuchâtel.

"En el pueblo, a veces pido ayuda a una dama que practica el secreto para quemaduras, verrugas, otras patologías y problemas crónicos. También hay situaciones en las que propongo a mis pacientes que se dirijan a personas que hacen armonización de energía. Desde mi punto de vista, este tipo de práctica puede ayudar en la mayoría de las enfermedades."

"De hecho, la decisión de dirigir a algún paciente a un curandero no la tomo sobre la base de la enfermedad que presenta, sino en función de su estado general", indica Calame.

"Algunos únicamente solicitan una pastilla para sentirse mejor. Otros han probado de todo y quieren encontrar finalmente una solución a su malestar. Sin importar el camino con el que pueden sentirse mejor."

A diferencia de la doctora Natalie Calame, que se dice muy abierta a la medicina complementaria en su conjunto, Helen Burach, médico general en Nidau, en el cantón de Berna, se define como "una doctora inclinada a la práctica académica y tradicional". Ella apunta que en su consultorio "la tolerancia a otros tipos de medicinas no se impulsa por una creencia personal".

Sin embargo, también hay ocasiones en las que decide enviar a sus pacientes a los curanderos; cuando considera que "la medicina convencional llegó a sus límites". Y ambas doctoras llegan a la misma conclusión: "Con frecuencia, esto funciona."

Resultados observados

Helen Burach cita diversos ejemplos en los que ella misma ha constatado una mejoría en el estado de salud de sus pacientes.

El caso de un niño hiperactivo "que saltaba y gritaba sin cesar durante horas. Desde que el curandero lo trató ya no ha experimentado ninguna crisis. Claro que aún tiene dificultades en la escuela, pero ahora es capaz de calmarse".

Cuando los padres muestran reticencia ante el medicamento Ritaline, muy controvertido para el combate a la hiperactividad, la doctora Burach no duda en proponer la intervención de un curandero. "Lo peor sería que no funcione. Y Lo mejor, que con ello se pueda curar al niño".

Otro caso constatado: una joven presentaba una displasia en la matriz que podía degenerar en cáncer. "Un sanador la trató y, luego de tres meses, todo estaba normal", indica Burach.

"Los más escépticos dirán que se trata de una simple coincidencia. Es cierto que a veces hay curaciones espontáneas. Pero desde que tengo mi consultorio, de eso hace ya 20 años, jamás había visto una mejoría tan rápida. En general, hay que calcular entre nueve meses y un año para este tipo de casos, y efectuar controles bimensuales. Aquí la displasia había desaparecido en tres meses."

Herencia cartesiana

¿Cómo explican los médicos este fenómeno? "Yo no explico nada. No es interesante explicarlo. Lo que cuenta es experimentar", responde Natalie Calame.

"Los rusos estudian desde hace tres décadas en las aulas universitarias los fenómenos paranormales. En Gran Bretaña hay 400 escuelas de mediumnidad. En la parte francófona de Suiza, por el contrario, permanecemos muy inclinados al espíritu cartesiano francés."

"Aquí se quiere comprender todo, antes de experimentar. Me parece una aberración. Después de todo, tenemos otros sentidos además de la inteligencia. El tacto, la percepción, etc. Tenemos acceso a ellos, entonces ¿porqué no hacemos uso de ellos?", opina la doctora Calame.

"Lo que importa es que el paciente reciba ayuda. ¡Da igual a través de cuál camino!", concluye, más pragmática, Helen Burach.

swissinfo, Alexandra Richard
Traducido del francés: Patricia Islas

Contexto

La 'Escuela Suiza de Mediumnidad' abrirá sus puertas en enero de 2006 en Neuchâtel.

Bajo el principio de que la mediumnidad puede aprenderse, la escuela propone cursos de curación espiritual, lectura del aura y clarividencia, entre otros.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×