Navigation

Medidas precautorias para controlar canes riesgosos

El empleo de bozales en perros peligros es ineficaz. Keystone

Ante el debate sobre la posesión de perros considerados peligrosos, la Oficina Veterinaria Federal (OVF) se pronunció en contra de medidas represivas y recomendó en su lugar la introducción de estrategias de prevención.

Este contenido fue publicado el 10 enero 2001 - 13:28

Las propuestas de la OVF, tendientes a reducir en forma significativa los casos de mordeduras, serán sometidas a consulta en todos los cantones, a finales de febrero próximo.
En la elaboración de tales medidas preventivas participaron representantes de las oficinas veterinarias cantonales, de la conferencia de directores cantonales de justicia y policía, de la Oficina federal de justicia y, por supuesto, de la OVF.

La idea central del grupo pluridisciplinario es de establecer oficinas y poner en práctica una serie de medidas preventivas cuando existan sospechas en relación con algún perro, según explicó el director adjunto de la OVF, Stephan Häsler a una emisora local.

Otra propuesta es la de reducir los impuestos a los propietarios de perros que hayan seguido exitosamente cursos de formación y de entrenamiento, lo cual ya fue puesto en práctica en Winterthour, en el cantón de Zúrich.

Sugieren también que todos los casos de mordeduras de perros sean dadas a conocer a los hospitales cercanos.

Por otra parte, y argumentando razones científicas y jurídicas, el grupo de trabajo se opone a establecer un listado de razas de perros peligrosos.

Rechaza asimismo la obligatoriedad de mantener a los perros atados o con bozal en virtud de las dudas existentes en torno a la eficacia de esa medida.

Los expertos también se oponen a la necesidad de que los propietarios cuenten con permisos especiales, trámite que consideran demasiado engorroso.

En forma paralela a los trabajos del grupo, diversos cantones introdujeron algunas estrategias o hicieron revisiones a la legislación sobre los perros.

En Basilea-ciudad, por ejemplo, desde el pasado mes de noviembre, los propietarios de perros peligrosos deben contar con autorización. Ginebra podría hacer lo propio. Empero, en el conjunto del país no se prevé la prohibición sistemática de razas consideradas de riesgo.

Con base en los lineamientos del Consejo Federal todos los perros deberían contar con una "pulga electrónica" y estar inscritos en el registro nacional.

swissinfo y agencias.



Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.