Navigation

Mercados de capital y política, las experiencias de Suiza y Alemania

El profesor Hanz Geiger, de la Universidad de Zúrich, participó en el encuentro de la Universidad Humboldt. Keystone

Catedráticos de economía, expertos y políticos suizos y alemanes intercambiaron opiniones este martes en la Magnus-Haus de Berlín acerca del influjo de los mercados de capital, los sistemas de seguridad social y la política en Europa y Estados Unidos.

Este contenido fue publicado el 24 octubre 2000 - 18:20

La reunión fue organizada por la Universidad Humboldt y la Magnus-Haus de la capital alemana -donde tenía su sede la célebre Sociedad de Física de Alemania, que presidieran a comienzos del siglo XX los científicos Max Planck y Albert Einstein.

Este intercambio de ideas se realiza no en último término a la luz de las recientes protestas internacionales contra los efectos de la globalización que tuvieron por escenario las ciudades de Seattle y Washington (Estados Unidos); Davos (Suiza) y Praga (República Checa).

"La discusión sobre una regulación política apropiada de los mercados financieros y de capital está en marcha" y "la solución del problema en esta área es de eminente importancia para todo el mundo globalizado, pero también para cada uno de sus habitantes", afirmó en la apertura del congreso el embajador de Suiza en Alemania, Thomas Borer-Fielding.

El país helvético desempeña un liderazgo internacional como plaza financiera. Más del 25 por ciento de todos los patrimonios "off-shore" en el mundo es administrado en Suiza.

El país alberga uno de los seis mercados de divisas más importantes del planeta. Y la bolsa suiza ocupa el cuarto lugar en importancia después de Londres, Francfort y París.

En el debate internacional sobre la globalización, los mercados de capital son vistos como un perjuicio para la soberanía nacional, debido a que la presión para atraer capitales e impedir su fuga resta mucho margen de acción a las decisiones de los Estados, afirman algunos expertos.

Sin embargo, para el profesor Hans Geiger, de la Universidad de Zúrich, los efectos de los mercados sobre el poder estatal son más positivos que negativos y las nuevas tecnologías de la informática, opina, mejorarán aún más su eficiencia.

"Creo que los mercados libres llevan al bienestar", afirma Geiger en una entrevista con swissinfo. "Posiblemente los mercados libres tienen que estar unidos a la democracia para que funcionen óptimamente", agrega sin pretender profundizar en un tema que no es de su especialidad.

Acerca de esta cuestión filosófica y de las condiciones y limitaciones que necesita una democracia para funcionar, opina sin embargo, el profesor Carl-Christian von Weizsäcker, de la Universidad alemana de Colonia: "La respuesta es la integración en un contexto internacional que sirva de correctivo al utopismo y al populismo. La democracia funciona especialmente bien bajo las condiciones de la globalización".

"Lo que me hace ser optimista", señala Geiger, "es el hecho de que las nuevas tecnologías apoyan a los mercados y les dan mayor impulso. Puede ser que esto no ocurra en todos los países al mismo tiempo, pero alcanzará a todo el mundo".

Para el año 2005, el catedrático suizo vaticina una "Europa mucho más liberal, con mercados más abiertos, y una economía de mercado más robusta, tras cinco años continuos de crecimiento económico."

"Con alguna diferencia de tiempo, América Latina experimentará seguramente algo similar", opina Geiger. Con sus "fuertes raíces europeas" aquella región "seguirá esa tradición".

Por su parte, el profesor Peter Zweifel, experto en economía en el área de los seguros de la Universidad de Zúrich, advirtió que los sistemas de seguridad de Alemania, Austria y Suiza exponen innecesariamente a riesgos financieros elevados a sus afiliados.

Una posibilidad para mejorar esta situación, afirma Zweifel, "sería un desplazamiento en favor de los seguros privados con una simultanea eliminación de las divisiones entre seguros de vida y seguros en general".

"De esta forma, los consumidores podrían suscribir contratos combinados del tipo, por ejemplo, de una participación inicial de 1.500 dólares, independientemente de que el siniestro sea por enfermedad, accidente o responsabilidad frente a terceros".

"Más allá de ese límite se podría ofrecer cobertura total, de modo que la participación en los costos y la auto retención no se acumularan. De esta forma, los sistemas de seguro podrían ofrecer más seguridad por el mismo dinero", concluye el catedrático.

Juan Carlos Tellechea

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.