Navigation

“Soy mitad y mitad… y en el fondo no me importa”

Entre los directores suizos más versátiles, Samir se ha caracterizado por su voluntad de explorar nuevas técnicas y posibilidades. Con ‘Babylon 2’ (1994)  dejó una huella en la historia del cine suizo, no solamente porque se trata del primer documental digital, sino también por ser el primero en dar voz a los jóvenes inmigrantes de segunda generación. Hoy, este zuriqués de origen iraquí vuelve a sorprender con un documental en 3D.

Este contenido fue publicado el 17 abril 2015 - 11:00

‘Babylon 2’ es el retrato de una época: los años noventa, el desarrollo urbano, el multiculturalismo, la música rap, la difusión de la tecnología digital. Es un documental híbrido, que utiliza todas las técnicas a disposición en ese momento: la película en 16 y 35 mm, el video y la técnica digital.

Revolucionario para su tiempo, el documental de Samir fue seleccionado por las Jornadas Cinematográficas de Solothurn como una de las obras que han marcado la historia del cine suizo,  y fue  integrado en la retrospectiva del 50º aniversario del festival, en enero de 2015.

Hoy Samir presenta al público un documental que aprovecha el 3D para resaltar las diferentes lecturas que su familia tiene de su país natal, Irak, en un juego de espejos entre presente y pasado. Proyectada en el Festival de Cine de Berlín, en la sección Panorama, ‘Odisea Iraquí’ fue seleccionada igualmente para el Premio del Cine Suizo.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.