Navigation

La ciudad hecha a medida de la industria relojera

La Chaux-de-Fonds es una ciudad que resucitó de sus cenizas. Después de un catastrófico incendio en 1794, fue reconstruida para adaptarse a los relojeros que vivían y trabajaban allí, haciendo de esta localidad un lugar único en Suiza.

Este contenido fue publicado el 27 julio 2019 - 11:00

Este es el cuarto episodio de una serie especial de la televisión pública suiza RSI que ha elegido siete lugares del país vinculados a acontecimientos históricos, mitos y leyendas que forman parte del patrimonio cultural helvético.

A lo largo de la historia, miles de hombres y mujeres han dado forma a la sociedad y al territorio de Suiza. Las historias de quiénes fueron, las batallas, las ideas revolucionarias o los cambios silenciosos y significativos se han transmitido de generación en generación, y ahora llenan las páginas de los libros de historia suiza. Las huellas de este rico patrimonio son muchas; algunas permanecen ocultas y otras, desconocidas.

En 2009, por su planificación urbana única, que hace de ella una ciudad como ninguna otra, la UNESCO declaró La Chaux-de-Fonds (en el cantón de Neuchâtel) Patrimonio de la Humanidad.

(RSI, swissinfo.ch)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.