Cuando Gruyère festeja su famosa doble crema

¿Crema doble o doble crema? Es probable que ambas. Lo que es seguro es que ese producto insignia de la región sedujo a grandes y pequeños durante  el primer festival dedicado a la ciudad medieval, en el verano de 2016. (Ester Unterfinger, Islah Bakhat, swissinfo.ch)

Este contenido fue publicado el 29 octubre 2016 - 11:00

La lluvia intermitente no desalentó a los numerosos turistas locales y extranjeros. Armados con sombrillas y paciencia, formaron largas colas delante de cada stand para degustar los diferentes sabores de la crema doble, producto estrella local, que contiene al menos un 45% de grasa.

Y es que la región de Gruyère, en el cantón de Friburgo, no solamente es conocida por el queso del mismo nombre y con fama internacional, sino por esta crema, que en realidad es la grasa de la leche que retiran los artesanos antes de fabricar su queso. Una delicia a disfrutar de preferencia en el lugar mismo de su elaboración puesto que es un producto muy delicado y debe consumirse rápidamente, además de respetar la cadena de frío.

Diez platillos salados y dulces -de la cassolette con champiñones a la tarta de crema, pasando por la sopa del chalé- preparada con la famosa crema untuosa, son ofrecidos a lo largo de un recorrido de degustación que conduce al imponente castillo de Gruyères que domina la ciudad medieval.

En la explanada de esta joya del siglo XIII, los organizadores del primer festival de la doble crema de Gruyère habían planeado batir el récord mundial del mayor merengue. Pero el clima decidió otra cosa. El intento de récord fue pospuesto para el año próximo, pero no se desperdició nada. Los visitantes pudieron compartir, para deleite de ojos y papilas gustativas, 300 metros de merengues, 40 litros de doble crema, 1000 fresas y 1000 frambuesas.

¿El balance del evento? “Super positivo, a pesar del mal tiempo y las trombas”, dice Anne Grandgirard, de la oficina de local de turismo. Con una gran sonrisa, añade: “Superamos todas nuestras expectativas. La gente se ve muy contenta. Se van con el estómago lleno y espero que también con la cabeza llena de buenos recuerdos”.

(Imágenes: Ester Unterfinger, swissinfo.ch, sonido y texto: Islah Bakhat, swissinfo.ch)


Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo