Navigation

Nueva estrategia contra aluviones

Ríos y torrentes se 'rebelan' cada día más. geroldswil.ch

Para reducir los riesgos de aluviones en Suiza, están en fase de realización un centenar de proyectos de revitalización de los cursos de agua.

Este contenido fue publicado el 25 junio 2004 - 16:12

Encauzados o canalizados desde fines del siglo XIX, ríos y torrentes se ‘rebelan’ cada día con más frecuencia, con efectos catastróficos.

Geroldswil, periferia de Zúrich. Desde el pasado mes de abril unas diez excavadoras trabajan cada día a lo largo de las orillas del río Limmat.

Preparan un lecho más acogedor para el río que, en esta zona, se desliza derecho entre sus cauces pareciéndose más bien a la pista de un aeropuerto.

Hacia noviembre próximo el curso podrá ‘relajarse’ en casi un kilómetro en un cauce sinuoso, antes de seguir su camino hacia el Mar del Norte.

Entre meandros, islotes, bancos de arena y biotopos, la naturaleza podrá nuevamente regenerarse y recrear un ecosistema semejante al que debía reinar en toda la región hace más de un siglo.

Costos altos pero también ahorros

“Para revitalizar un curso de agua se necesita sobre todo crear espacio”, explica Ueli Schälchli, responsable del proyecto en marcha en Geroldswil.

“Es necesario desplazar los cauces en algunos centenares de metros, proceder a excavaciones, consolidar el terreno y, según los casos, realizar algunas intervenciones botánicas. Después será el mismo río el que retomará el control de la zona para restablecer un ambiente natural”, agrega el experto.

A menudo se necesitan sólo pocos años para volver a encontrar un ecosistema completo.

Los trabajos, que ocupan a obreros, ingenieros y biólogos, podrán costar como mínimo 3 millones de francos suizos. Es decir, casi 3.000 francos por metro.

Es un precio no despreciable pero el resultado vale la pena. No sólo por el beneficio estético. Los proyectos de renaturalización y ampliación de los cursos de agua permiten en realidad reducir los riesgos de inundaciones.

A comienzos de junio el río Limmat se desbordó de nuevo en esta región. Aunque de dimensiones más bien modestas estos aluviones han causado daños por valor de 5 millones de francos suizos.

Entre las numerosas obras abiertas para corregir los errores ambientales del pasado figuran también ’las correcciones de las correcciones’ de los lechos de ríos, torrentes y arroyos.

Los grandes trabajos de encauzamiento y canalización de los ríos y lagos suizos comenzaron en 1870 y se prolongaron hasta 1940.

“En aquellos tiempos los cursos de agua fueron desviados y canalizados para combatir los peligros de aluviones y para sanear las zonas pantanosas. La mayor parte de la población estaba dedicada todavía a la agricultura”, precisa
Schälchli.

Después, en los últimos 50 años,los ríos y los lagos y casi todos los torrentes y arroyos, tuvieron que ponerse ‘una camisa de fuerza”.

Aquella estrategia resultó errada. No se había tenido en cuenta la fuerza de la naturaleza.

Aluviones más frecuentes

“En caso de tempestad el agua corre mucho más rápido en los lechos de los torrentes canalizados y, algunas veces, cementados. Entre otras cosas, poca agua es absorbida por el terreno como sucedía antes de los trabajos de corrección”, explica Andreas Knutti, responsable del proyecto agua de la sección suiza del WWF.

“En los últimos años los aluviones han sido más frecuentes. Y, con los cambios climáticos previstos, la situación podría empeorar en las próximas décadas”, agrega el ambientalista.

Sólo hasta los años noventa se comprendió que era necesario cambiar de estrategia prohibiendo la canalización de los cursos de agua. Demasiado tarde. Las inundaciones de 1999 y 2000 causaron la muerte de unas 20 personas y 1.500 millones de francos suizos en daños.

Doble ventaja

“Las intervenciones para revitalizar los cursos de agua permitirán combinar ventajas económicas y ecológicas”, afirma Knutti.

Sólo dos obstáculos frenan su realización. “En primer lugar es necesario convencer a los políticos que es mejor invertir en la prevención que en la reparación de los daños”, subraya el especialista del WWF.

Después, en un país densamente poblado e intensamente explotado como Suiza, no es fácil encontrar terrenos disponibles. A menudo se necesita primero convencer a los propietarios para que cedan sus terrenos a cambio de porciones de tierra equivalentes.

En caso de rechazo no está prevista en la ley la posibilidad de una expropiación. Pero los proyectos de renaturalización disfrutan generalmente del apoyo de la población.

“Con base en nuestras experiencias, las tres cuartas partes de la población son favorables a la revitalización de los cursos de agua. Estos oasis en los cuales renace y revive la naturaleza son apreciados sobre todo por los habitantes de las regiones más perturbadas por la urbanización y la industrialización”, añade Knutti.

“Entre más nos acercamos a las ciudades, mayor es el apoyo de la población”, confirma Ueli Schälchli. “En los campos, donde se sufre menos por la falta de naturaleza, es más difícil hacer entender la utilidad de estas obras de revitalización de los ríos”.

Swissinfo, Armando Mombelli.
(Traducción, Jaime Ortega)

Datos clave

En los últimos 30 años los aluviones costaron a Suiza 10.000 millones de francos.
Confederación, cantones y comunas destinaron más de 200 millones de francos a proyectos de revitalización en los últimos 5 años.

End of insertion

Contexto

El proyecto de revitalización del río Limmat se extiende casi en un kilómetro.
Los trabajos durarán hasta noviembre.
Los costos se elevan a más de 3 millones de francos suizos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo