Nuevo año escolar con medidas de prevención especiales

Los alumnos mayores que llevan máscaras empiezan el curso en la escuela de bachillerato de Zofingen, en el cantón de Argovia, el 10 de agosto. Keystone / Urs Flueeler
Este contenido fue publicado el 11 agosto 2020 - 00:00

Los maestros suizos subrayan las cuestiones clave al inicio del año escolar a causa del coronavirus: máscaras, vigilancia de la cuarentena de los alumnos y qué hacer con la brecha educativa agravada por la escuela a distancia a causa de la pandemia.

"Incluso si el año escolar comienza de forma regular, tenemos que estar preparados para nuevos cierres de escuelas", dijeron el lunes las dos principales asociaciones de enseñanza de Suiza en una conferencia de prensa conjunta en la capital Berna. 

Este lunes once cantones iniciaron el año escolar 2020-2021. En ese contexto, la Federación de Profesores Suizos de habla alemana y su homóloga de habla francesa dijeron que se deberían aprender las lecciones del último año escolar para garantizar medidas de protección adecuadas en las escuelas.

En particular, pidieron una mayor coordinación entre los cantones, que se encargan de los asuntos educativos -lo que se puede ver en el hecho de que algunos cantones han optado por máscaras para los alumnos mayores este trimestre y otros no- y que las asociaciones de profesores se incluyan en el proceso de toma de decisiones de las autoridades federales.

El término de otoño en la mira

El 13 de marzo, el gobierno suizo dio el paso sin precedentes de ordenar el cierre de todas las escuelas del país para organizar la educación a distancia.

En las escuelas primarias se volvió a impartir la enseñanza presencial después del 11 de mayo, mientras que los alumnos de enseñanza postobligatoria (escuelas de formación profesional y bachillerato) continuaron mayoritariamente la educación a distancia.

Con el inicio del año escolar, todos los ojos están puestos en cómo los cantones, que han vuelto a encargarse de la seguridad sanitaria en el marco de esta crisis.

Se ha planteado la preocupación de un posible aumento de los casos de coronavirus después de las vacaciones de otoño cuando los alumnos regresen de sus viajes al extranjero.

Las medidas de higiene como el lavado de manos y el distanciamiento social seguirán aplicándose en todas las escuelas en el próximo trimestre. Pero si bien en general no se usará máscara en las escuelas primarias (los alumnos más jóvenes no se consideran transmisores primarios del virus en Suiza), varios cantones exigirán que se usen máscaras entre los alumnos de educación postobligatoria, cuando no se pueda mantener un distanciamiento social de al menos 1,5 metros.

Este será el caso en toda la parte francófona de Suiza, que ha anunciado un enfoque coordinado del uso de máscaras entre los alumnos mayores. Los cantones germanófonos no disponen de tal coordinación, aunque algunos cantones, como Lucerna y Berna, insistirán en el uso de máscaras. Este enfoque poco sistemático ya ha sido criticado por los sindicatos de profesores.

La brecha educativa

También es muy preocupante la brecha educativa -un problema de larga data en Suiza, donde los alumnos de padres con educación superior tienen más probabilidades de progresar académicamente que los hijos de parejas de entornos más desfavorecidos- y que este fenómeno se amplió durante el encierro, dijeron los maestros.

Se estima que una quinta parte de los alumnos redujo su nivel de formación durante el cierre de las escuelas. Las razones aducidas fueron la falta de motivación y/o la falta de apoyo y recursos, como una computadora o un lugar tranquilo para trabajar, en el hogar.

Mientras tanto, el cantón de habla italiana del sur del Tesino, que fue particularmente afectado por el coronavirus debido a su proximidad a Italia, ha estado esbozando sus planes para el período de otoño. Fue el primer cantón en anunciar que cerraría sus escuelas incluso antes del cierre a escala nacional, y es el último en reabrirlas completamente.

El lunes, los funcionarios dijeron que estaban a favor de la reapertura de las escuelas el 31 de agosto, pero sin la obligación de que los alumnos lleven máscaras, en todos los niveles de la escuela (aunque esto puede cambiar en el caso de los alumnos mayores). Los profesores tendrán que llevar máscaras en las zonas públicas como pasillos y salas de profesores, pero no será obligatorio dentro de las aulas.

Compartir este artículo