Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Nuevo rostro en la vida cultural ginebrina

Katya García-Antón dejó el mundo científico por el artístico. (Foto: H. Salgado)

Se llama Katya García-Antón, nació en Madrid y dispone de una larga experiencia internacional como asesora de museos.

La nueva directora del Centro de Arte Contemporáneo de Ginebra tiene proyectos ambiciosos para este espacio cultural.

El departamento de asuntos culturales de la ciudad de Ginebra acaba de nombrar a la hispano-inglesa, Katya García-Antón, como nueva directora del Centro de Arte Contemporáneo (CAC) de Ginebra y le ha conferido el mandato de reactivar la vida cultural de la ciudad.

"Llegar a Ginebra implicaba para mí repensar cuál es la función de un centro de arte contemporáneo en una ciudad", afirma Katya García-Antón en entrevista con swissinfo.

"En la época anterior a la que yo tomé la dirección de este Centro, el modo de funcionamiento ha seguido una línea bastante clásica, es decir, se han concentrado en las exposiciones, algún debate y 'performance'. Creo que eso estuvo bien en su momento. Pero los momentos están cambiando y ahora necesitamos algo distinto", puntualiza la nueva directora del CAC.

Transformar el edificio

La visión que tiene para el futuro inmediato del CAC pasa por un cambio de la estructura material del edificio. Se refiere al complejo urbano que engloba el Museo del Automóvil de Ginebra, el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo (MAMCO) y el propio CAC, ubicados en el popular barrio de Plainpalais.

"El cuarto piso lo vamos a reconvertir. Los 4 mil libros se van a seguir usando como biblioteca, como una manera de apoyar a los estudiantes. Eso va a continuar. Pero el espacio proyecto se va a convertir en un espacio de residencia de artistas. Y esto puede ser bien de Ginebra, bien suizos, bien internacionales; y vamos a hacer esto en conjunción con la Universidad de Ginebra", señala esta profesional nacida en Madrid.

El tercer piso se va a mantener como sitio de exposiciones, tal como se ha hecho hasta ahora, mientras que la segunda planta se va a convertir en un espacio polivalente, en el que se podrán efectuar eventos de un día, una semana o un mes de duración.

"Se buscará que los mismos crucen disciplinas, o sea, que las obras expuestas puedan relacionarse con la arquitectura, el baile contemporáneo, el teatro, la literatura y el diseño. Quisiera que el centro se convirtiera en un lugar de investigación, de comunicación, de encuentro y de producción; no sólo un lugar de presentación", explica Katya García-Antón.

Lo que la nueva directora quiere es abrir las puertas no sólo a las diferentes disciplinas, sino a toda la población de Ginebra y de toda Suiza.

Puentes con toda la población

Pero los nuevos planes no sólo se refieren a las cuestiones materiales. Las personas y la difusión del arte se encuentran antes que nada.

"Para empezar, vamos a tener una serie de debates. Vamos a colaborar con los medios de comunicación que se publican en Suiza. Pero, más que nada, lo que quiero es salirme del edificio y empezar a crear proyectos que realmente ocurren dentro de la ciudad, proyectos que estén dentro de la vida cotidiana de la ciudad y de cada espectador", precisa.

En septiembre de 2002, apenas al llegar, Katya García-Antón organizó un espectáculo de sonido en colaboración con el 'squat' (casa ocupada) Rhino de Ginebra, con la colaboración de algunos latinoamericanos que residen en el lugar.

Conversión de la ciencia al arte

La trayectoria de Katya García-Antón es original. Del mundo científico pasó al artístico mediante una conversión personal.

"Estaba preparándome para hacer un doctorado en primatología. Estuve primero en el Amazonas brasileño y, después, en Sierra Leona. Estaba en un bosque donde había diferentes tipos de monos. Me ocupaba de la transmisión de ciertos aspectos que se pueden considerar como culturales, es decir, adaptar y fabricar ciertos utensilios para después poder obtener comida", recuerda.

Uno de los detalles que más le llamó la atención fue el hecho de que los primates que ella estudiaba usaban un pequeño palo para introducirlo en un hormiguero, "de tal manera que las hormigas subían por el palito y, después, el mono se comía a las hormigas".

Era una técnica que las hembras enseñaban a sus crías y, para la estudiosa, esta era una manera de transmisión de cultura. "Ahora, diferentes hormigueros necesitan diferentes palitos. Entonces, desde el punto de vista de la investigación científica, lo que estás viendo es el principio de la cultura", afirma.

Katya García-Antón dejó la primatología y se metió de lleno en el arte. Regresó a su segunda patria, Inglaterra, y en la Universidad de Bristol, hizo una maestría en Historia del Arte.

Eso le permitió tener una capacitación académica y recibir un cuadro teórico a su vocación. Así comenzó una trayectoria internacional como asesora de museos en Brasil, España, Inglaterra, México y Alemania que este año la ha llevado a Ginebra.

Luis Vázquez, Ginebra


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×