Navigation

ONG precavidas tras los asesinatos en Sri Lanka

Es la primera vez que miembros de una ONG han sido blanco de un ataque. Keystone

Las agencias humanitarias suizas en Sri Lanka se muestran preocupadas después de que el pasado fin de semana resultaran tiroteados 17 miembros de una ONG francesa.

Este contenido fue publicado el 09 agosto 2006 - 19:42

Varios proyectos han sido suspendidos en las regiones del país más afectadas. Pese a la escalada de la violencia entre las tropas gubernamentales y la guerrilla tamil, las ONG no piensan retirarse.

Es la primera vez que miembros de una ONG se han convertido en blanco de un atentado en el conflicto que vive Sri Lanka, por lo que el asesinato de 17 colaboradores de Acción contra el Hambre ha desatado una condena unánime.

Quince de las víctimas fueron encontradas el domingo en las cercanía de la ciudad de Mutur y las otras dos, el martes. Mutur está ubicada cerca de una zona crítica en el distrito nororiental de Trincomalee que ha sido escenario de los recientes combates por el control de una reserva.

"Nuestros colaboradores están bastante asustados en este momento, pues nunca antes se había producido un incidente semejante contra una ONG", señaló a swissinfo la portavoz de Terre des Hommes Suiza, Anja Bouerdick.

"En algunas zonas hemos tenido que suspender nuestras actividades y reconsiderarlas, debido al gran peligro – la seguridad de nuestra gente es lo primordial".

"Aún así no nos vamos a retirar de la zona, pues somos conscientes de que la situación puede cambiar de un día a otro. Preferimos pasar el invierno en estas zonas y esperar que las cosas se calmen".

Terre des Hommes, con sede en Lausana, tiene a unos 200 colaboradores, incluidos los 12 suizos, y a otros 100 voluntarios en las provincias de Ampara y Batticaloa.

La ONG se ha visto obligada a suspender temporalmente un programa destinado a la salud de las madres y los niños. En cambio, ha interrumpido su labor en un centro social para niños.

Seguridad

La Ayuda Obrera Suiza (AOS), con sede en Zúrich, ha contratado a un agente de seguridad para proteger a sus 70 miembros en el país, aunque la zona donde operan no se encuentra en uno de los focos conflictivos.

"Si vemos aviones militares en el cielo ordenamos a nuestra gente que se retire del terreno. Esto solamente ocurrió una vez en los últimos diez años", señaló la portavoz Ruth Dällenbach.

La escalada de la violencia comenzó en abril pasado, pese a que ambas partes se comprometieron a respetar el acuerdo de paz alcanzado en Ginebra en febrero.

Gobierno suizo

La Agencia Suiza para la Cooperación y el Desarrollo (COSUDE) lleva varios años trabajando en Sri Lanka en la promoción de la paz. Sus actividades aumentaron después del devastador tsunami en diciembre de 2004.

Según Jean-Philippe Jutzi, portavoz de COSUDE, la última ola de sangre no tendrá efectos materiales inmediatos en la labor de COSUDE.

"Nuestras normas de seguridad ya eran muy estrictas antes de que se produjeran estos asesinatos y las mantenemos", declaró.

"En las últimas semanas hemos reducido a un mínimo los desplazamientos de nuestros colaboradores en Tirncomalee. Pero, obviamente, un delito de estas características tiene consecuencias. Ahora debemos ser aún más cautos."

swissinfo, Matthew Allen

Contexto

El conflicto entre las autoridades de Sri Lanka y los separatistas tamiles se remonta a mediados de los años 70.

En febrero de 2002 ambas partes firmaron un cese el fuego permanente que incluía un acuerdo de repartición del poder, pero que hasta ahora no ha podido terminar con la violencia.

Los combates cesaron cuando más de 30.000 personas perdieron la vida en el tsunami de diciembre de 2004. Aún así, se reanudaron ocho meses después con el asesinato del ministro de Asuntos Exteriores Lakshman Kadirgamar.

La última ola de violencia en el distrito de Trincomalee – bastión tamil en el noreste del país – estalló la semana pasada, después de que la guerrilla cortara el abastecimiento de agua proveniente de una reserva.

End of insertion

Datos clave

El conflicto en Sri Lanka se ha cobrado cerca de 62.000 vidas y ha dejado unos 800.000 desplazados en las dos últimas décadas.

Suiza promocionó 10,5 millones de francos en ayuda al país tras el tsunami, elevando así las contribuciones a 16,9 millones de francos en 2005.

Más de 35.000 esrilanqueses, en su mayoría tamiles, viven en Suiza. Un 10% tiene la nacionalidad helvética. La esrilanquesa es una de las colonias extranjeras más numerosas en Suiza, después de Canadá, Alemania y Gran Bretaña.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.