Navigation

Piden escuelas que laboren sin interrupción

En la jornada escolar continua, la garantía de una buena alimentación. Keystone

Avenir Suisse busca estimular la jornada escolar continua para permitir a los padres conciliar mejor vida de familia y profesional.

Este contenido fue publicado el 05 julio 2005 - 17:36

El grupo de expertos del sector privado suizo edita una guía que será enviada a 2.800 comunas helvéticas.

"Las escuelas a jornada continua permiten a los padres conciliar mejor vida de familia y actividad profesional además de que mejoran las condiciones de aprendizaje y de enseñanza", asentó la organización.

Al presentar este martes el libro 'La escuela a jornada continua’, Avenir Suisse destacó que aun cuando la mayor parte de los padres de familia son activos profesionalmente y, como consecuencia, en favor de una solución semejante, sólo 35 comunas ofrecen instituciones semejantes.

"Cada comuna debe decidir por sí misma si desea emprender un procedimiento en el sentido de la escuela a jornada continua y bajo qué forma", señaló el responsable de Avenir Suisse, Thomas Held.

Lo mismo para el financiamiento. Según la organización, diversas soluciones son posibles en función de las especificidades de cada comuna. Entre las variantes están por ejemplo las acciones benévolas, la contribución de los padres de familia, un mejoramiento de la eficacia resultante de una reforma escolar.

Un grupo de expertos

La Fundación Avenir Suisse fue creada en 1999 por 14 de las principales multinacionales del país como grupo de trabajo independiente cuya principal preocupación es la de analizar el desarrollo social, político y económico del país.

Su misión consiste en revisar las tendencias que inciden en el futuro del país, prever las necesidades que se presentarán en un futuro próximo o lejano y abrir los campos de reflexión pertinentes, erigiéndose en fuerza de proposición.

Para cumplir con sus tareas, Avenir Suisse recurre a expertos y a instituciones científicas, tanto dentro del país como en el exterior.

En el presente caso, los investigadores Christian Aeberli y Martin Binder escribieron 'La escuela a jornada continua’ donde demuestran las lagunas del sistema escolar actual y proponen la fórmula de jornada ininterrumpida.

Una propuesta generalizada

Avenir Suisse decidió enviar el texto a los responsables de las 2.800 comunas suizas. El libro describe etapa por etapa cómo transformar una escuela tradicional en escuela a jornada continua.

Aborda todos los aspectos pertinentes, desde el análisis de las necesidades hasta la planificación del personal y desde la evaluación de los costos hasta las decisiones políticas y la realización.

"La integración de los intereses de cada uno en los procesos de planificación es decisiva para el éxito", subrayó Hans-Martin Binder.

La fundación destacó que en un medio pedagógico con frecuencia difícil, las escuelas a jornada continua ofrecen un cuadro estable para la enseñanza y el aprendizaje que integra la vigilancia de las tareas y pasatiempos de calidad estimulando el desarrollo intelectual y físico.

Ideal para madres solas

"La escuela a jornada continua es ideal sobre todo para los padres que pretenden desarrollar una actividad profesional o las mujeres que educan solas a sus hijos. Además, si ambos padres pueden continuar con su carrera profesional, eso aumenta no sólo la productividad en el trabajo sino también el crecimiento económico", destacó Christian Aeberli,

Esas instituciones tienen además un efecto positivo sobre la capacidad de asimilación de los alumnos y aumentan sus posibilidad de éxito, agregó.

Las mujeres siguen un proceso de formación similar al de los hombres. Sin embargo, tienen mayores dificultades a explotar su potencial, arguye Avenir Suisse y añade que, desde el punto de vista económico, eso es un real problema.

swissinfo y agencias

Contexto

Sólo 35 comunas suizas han integrado las jornadas escolares continuas.

Merced a ese sistema los padres pueden obtener mejores ingresos y las familias tienen menos necesidad de recurrir a la ayuda social.

Según un estudio, por cada franco invertido en un sitio para un niño en la escuela, se invierten 3 o 4 francos en la sociedad, de los cuales 1,6 francos van al fisco.

Con jornadas enteras en la escuela los niños reciben una buena alimentación y desarrollan sus aptitudes sociales.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo