Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Pilotos de jet, sueño hecho realidad de dos suizas

Nadine Flückiger y Melanie Steinmann, apasionadas de los vuelos.

(swissinfo.ch)

La Rega repatrió el año pasado a 1.304 enfermos o heridos graves desde diferentes puntos del globo. Desde España fueron 83 enfermos y desde América Latina, 12.

Dos de los 25 pilotos de esta 'guardia aérea' son mujeres: Melanie Steinmann, de 30 años, y Nadine Flückiger de 28 años, Cada una ha sumado ya 600 horas de vuelo en estas acciones de rescate.

La Rega repatrió el año pasado a 1.304 enfermos o heridos graves desde diferentes puntos del globo. Desde España fueron 83 enfermos y desde América Latina, 12.
Dos de los 25 pilotos de esta 'guardia aérea' son mujeres: Melanie Steinmann, de 30 años, y Nadine Flückiger de 28 años, Cada una ha sumado ya 600 horas de vuelo en estas acciones de rescate.

Tanto Melanie como Nadine soñaron con esta profesión desde niñas, cuando con sus familias iban a observar vuelos de exhibición. Ellas aman el pilotaje sobre todas las cosas, aun cuando en sus acciones se ven confrontadas con situaciones duras.

Melanie recuerda especialmente la repatración de una familia que estaba de vacaciones. "Ellos paseaban por la playa cuando repentinamente el padre fue arrastrado por las olas. La esposa y los niños fueron testigos impotentes del accidente. El padre sobrevivió; sin embargo, existía el temor de que quedara tetrapléjico".

Los niños vieron a su padre después del accidente cuando era transportado al avión en ambulancia. No entendían por qué no podía moverse ni jugar más con ellos. Y la esposa, en esos momentos, no podía permitirse mostrar tristeza por el destino de su esposo, relata la piloto a swissinfo.

Cuando uno conoce el rostro y la historia del paciente se conmueve profundamente, dice Melanie. Por su parte, Nadine se queda impresionada cuando los enfermos o accidentados son jóvenes como ella. "Entonces uno piensa en todo lo que puede ocurrir y se vuelve más prudente, cuida más su propia vida".

Ningún miedo, sino fascinación por volar

¿Ser más prudente a al mismo tiempo ejercer una profesión llena de riesgos? "Las máquinas pueden fallar, pero para esos casos estamos preparadas como pilotos. Un accidente ocurre cuando se produce una cadena de fallas", expresa Nadine.

"Nuestros aviones están muy bien fabricados, eso juega un rol decisivo y por eso no tenemos reparos", agrega esta piloto, que aun en su tiempo libre está en los aires disfrutando del vuelo en planeador.

La técnica no le produce a Nadine ningún dolor de cabeza. Es más, siempre se interesó por esta especialidad. Si no habría volado, seguramente se habría dedicado a algo que tenga que ver con la mecánica.

Desde niña asistía con su familia a exhibiciones aéreas. Cuando cumplió 14 años, su padre le regaló un vuelo en planeador. "Eso me cautivó. Empecé con estos vuelo y aprobé la prueba de piloto de planeador antes del examen para tener un permiso de conducir autos".

Nadine hizo la formación de piloto en Crossair, en Basilea. "Cuando me gradué ocurrió la debacle de esta aerolínea. Tuve que esperar, casi no había puestos pero si muchos pilotos, hasta que conseguí la oportunidad de volar para la línea Farnair".

Cuando sobrevienen las turbulencias

Melanie, cuyo hobby es pilotear helicópteros, también está fascinada con la técnica. "Aprender a volar un jet y dominarlo es un gran desafío", manifiesta, y por ello tampoco ve riesgos en su profesión. "Hoy en día la aviación es muy segura como nunca antes, mucho más segura que el transporte automovilístico".

Por ello, tampoco piérdela calma cuando sobrevienen las turbulencias. "Antes del vuelo analizamos el mapa meteorológico y normalmente sabemos con precisión, cuando y a qué altura ocurrirán las turbulencias. Entonces regulamos la velocidad del avión y avisamos a los pasajeros que se abrochen los cinturones".

Para las dos jóvenes, su profesión no tiene algún lado negativo."Horarios de trabajo irregulares o no estar en casa el fin de semana demanda una cierta flexibilidad y comprensión del entorno, según Melanie.

La única desventaja sería, según Nadine, que a vida privada no se puede planear al detalle. ¿si su profesión es compatible con la formación de una familia? "Eso depende del hombre (ríe). Si ambos pueden arreglárselas, va muy bien".

Otros países, otras costumbres

Desde enero 2008 en que trabaja para la Rega, Melanie ha volado también a Argentina y Tailandia, Cuando los destinos son tan lejanos, está prescrito un tiempo de descanso. Allí existe a veces la posibilidad de conocer algo más del país. Este intercambio cultural hace que la profesión sea aún más interesante.

"Ya que la Rega también recibe contratos de vuelo, también nos ocupamos de pacientes extranjeros. Una vez transportamos a un hombre de un país árabe. Una mujer lo acompañaba. Ella estaba cubierta con un velo y se comportaba de manera distinta a la que estamos acostumbrados. Era muy reservada y casi no nos prestaba atención. Cuando legamos al destino cambió repentinamente. Nos invitó a su casa, donde nos trató como a reinas", relata Melanie.

Este ejemplo muestra, según ella, que detrás de conductas aparentemente extrañas también puede haber mucha cordialidad. "Los viajes enriquecen la vida", dice convencida.

Cuando tenía 17 años, Melanie estuvo durante un años en Honduras. "Fui al colegio y viví con una familia maravillosa con la que todavía mantengo contacto. Allí tuve experiencias que aún hoy me son útiles", señala esta joven que además del alemán, su idioma materno, habla inglés, francés y español con fluidez

Prejuicios positivos de Suiza

Cada acción de la Rega en el extranjero deja allí huellas de Suiza. Melanie considera que "es muy agradable ver esos prejuicios positivos sobre Suiza. Nos asocian con los Alpes, vacas, chocolates, queso y bancos".

Ella no quisiera cambiar esta imagen, sino añadir otros aspectos. "Los suizos somos ahora un país moderno, multicultural y abierto, muchos suizos están activos en acciones de solidaridad y no se ocupan solamente de sus vacas en los Alpes".

A criterio de Nadine, Suiza es vinculada en el extranjero con aspectos como seguridad, limpieza y confiabilidad. "Somos altamente valorados en el mundo".
La discusión sobre mujeres en dominios masculinos es superflua para estas jóvenes "Simplemente quise aprender esta profesión. En la formación éramos 22, yo era la única mujer. Por cierto recibía más atenciones. Era una motivación adicional estar siempre entre las mejores", expresa Melanie.

Nadine agrega: "En la formación éramos 4 mujeres entre 16 hombres, sin embargo esto nunca fue problemático Uno es, en primera línea, piloto, igual si es hombre o mujer".

Una profesión variada

Las pilotos, que se mantienen en forma con el deporte, aman su profesión por sobre todo, también porque tiene diferentes facetas. "No podría trabajar todo el día sentada en una oficina. Cada día es diferente, tiene otra tripulación, diferentes destinos y puestas de sol entre cielo, nubes y mar. Especialmente en el Ecuador éstas son maravillosas. Y no por último, con la Rega volamos siempre por un objetivo loable", señala Nadine.

Cuando alguien le pregunta por su profesión, responde que está en la aviación. El interlocutor asume que trabaja como ayudante de vuelo. Entonces ella hace un guiño y complementa: "Sí, un poquito más adelante".

Rosa Amelia Fierro, swissinfo.ch

REGA

1952: creación de la Rega como rama de la Sociedad Suiza de Salvamento para rescates desde el aire.

1979: Nace la Fundación Rega
El nombre Rega se deriva de las denominaciones garde áerienne y guardia aérea.

Su sistema de rescate aéreo es totalmente autofinanciado e independiente. La Fundación se sostiene con contribuciones voluntarias de la población suiza, que en total suman más de dos millones de donantes.

La Rega es socia de organizaciones de rescate privadas . Su capacidad disponible se ofrece a compañías de seguros extranjeros.

Sin embargo, en todos los casos, los aviones se emplean exclusivamente con fines médicos.

La Rega dispone de una moderna flota compuesta por 13 helicópteros y tres jets-ambulancias.

Su equipo está formado por 300 especialistas, desde médicos de primeros auxilios hasta pilotos Ellos son en total 23, de los cuales, dos son mujeres.

Fin del recuadro

Ursula Bühler, primera piloto de la Rega

Al lado de su padre, Ursula Bühler participó en los vuelos de repatriación de esta guardia de rescate aérea.

Como capitana de vuelo estuvo siempre presta para acciones de rescate en el extranjero.

Como mujer tuvo un rol pionero: fue la primera piloto de vuelo acrobático, la primera piloto de jet, la primera capitana de vuelo y la primera suiza con una licencia de piloto de líneas aéreas.

Como instructora de vuelo formó a más de 2.000 jóvenes.

Fin del recuadro

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes