Navigation

Skiplink navigation

Plurilingüismo como oportunidad

Los suizos del exterior se reúnen del 22 al 24 de agosto en Friburgo. swissinfo.ch

Nada menos que cinco idiomas forman parte del programa obligatorio de la formación en la Escuela Suiza de Barcelona. Esta variedad lingüística es probablemente única en la enseñanza pública. Por ello son muchos los padres españoles que mandan sus hijos a ese centro.

Este contenido fue publicado el 22 agosto 2008 - 12:24

En la enseñanza obligatoria, los alumnos de la Escuela Suiza aprenden las dos lenguas del país, catalán y castellano, además del alemán como primera lengua foránea, francés como asignatura del bachillerato suizo e inglés.

Desde la educación infantil de párvulos de tres años hasta el bachillerato, el alemán es la lengua de instrucción en la mayoría de las asignaturas. Los niños aprenden a leer y escribir en alemán y español desde el primer curso. En el pre-parvulario, cada niño va durante media jornada por semana a clase de un maestro catalán para aprender el idioma materno o una lengua extranjera, según procedencia del alumno.

La enseñanza sistemática en catalán comienza en el tercer curso. Para el alumno de parvulario o primaria, el aprendizaje de una lengua tiene que estar relacionado con las experiencias. Esto significa que la enseñanza de una materia no lingüística debe desenvolverse en ese idioma (inmersión) o ser usada en la vida cotidiana. En la escuela secundaria empieza la enseñanza del inglés y del francés.

Más oportunidades que riesgos

Las alumnas y los alumnos están acostumbrados desde pequeños a comunicar en distintos idiomas. Así aprenden con más facilidad una nueva lengua. La impartición relativamente tardía del inglés y francés no es, por eso, un gran hándicap.

Para niños españoles con dificultades en lenguas, la Escuela puede ser problemática porque muchas asignaturas se imparten sólo en alemán. Muchos, sin embargo, han mostrado una motivación notable para poder quedarse en la Escuela. Son recompensados con el bachillerato suizo, un título prácticamente equivalente a un bachillerato bilingüe de un liceo (instituto de bachillerato) suizo.

Las empresas internacionales y la industria del turismo en Barcelona buscan gente con conocimientos de varios idiomas, a la que se da preferencia en la asignación de empleo. Por este motivo, los alumnos ya mayores siempre consiguen un trabajo de verano interesante. También en el ámbito universitario, los estudiantes germanófonos tienen muchas posibilidades para participar en grupos o proyectos de investigación.

La mayoría de las alumnas y alumnos no domina las cinco lenguas a la perfección después de terminar la formación, pero pueden recuperar rápidamente los conocimientos que les faltan en caso de que fuera necesario. Con un cuerpo docente proveniente de siete naciones distintas y hablantes nativos como profesores de lenguas, los alumnos no aprenden solamente los distintos idiomas, también conocen a las respectivas culturas.

Medidas adicionales

La Escuela mantiene un intenso intercambio de clases y alumnos con escuelas de la Suiza germano-parlante y francófona, así como con Alemania y Estados Unidos. Las clases de la escuela secundaria y del liceo hacen excursiones de esquí a Suiza. Los alumnos mayores participan además en cursos o campamentos de lenguas en las respectivas regiones lingüísticas durante las vacaciones. Para los niños del parvulario y del grado escolar primario, la Escuela ofrece un curso de verano de cuatro semanas con educadores de habla alemana.

Es importante que los padres apoyan a sus hijos en el aprendizaje de idiomas. Algunas familias españolas pasan las vacaciones en el espacio germano-parlante o en la Francia colindante. En no pocas ocasiones, los padres toman la situación especial de sus hijos como ocasión para aprender o reactivar una de las lenguas que se imparten en la Escuela.

Actualmente, la Escuela Suiza de Barcelona está analizando su concepto lingüístico con un especialista externo. Dos enfoques son principales. Por un lado se quiere coordinar y sintonizar mejor el aprendizaje de los distintos idiomas; por otro, se quieren sensibilizar e instruir a los docentes de las materias no lingüísticas bajo el lema "Cada clase es una clase de lenguas" de la situación especial del alumnado para que éste contribuya al aprendizaje de idiomas en las clases.

Escuela Suiza de Barcelona

La Escuela fue fundada en 1919 por suizos residentes en Barcelona. Al principio se impartían clases según el método elaborado por la médica y pedagoga italiana Maria Montessori, que en aquella época vivía en la ciudad condal. En 1924, se construyó el primer edificio escolar en el lugar actual. La Escuela Suiza fue durante mucho tiempo una de las pocas en Barcelona sin división de género.

La Escuela cuenta hoy 660 alumnas y alumnos, de los cuales 160 son de nacionalidad helvética. Además de hijos de españoles hay 50 alumnos de Alemania y varios de siete otros países.

Muchos antiguos alumnos estudian o han estudiado en Suiza. En la actualidad, las Escuelas Superiores de Hotelería y la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (a partir del semestre de 2008/09 con nueve estudiantes) se encuentran entre los más solicitados centros de enseñanza.

La Escuela Suiza es un colegio de estancia diurna. La mayoría del alumnado come allí su almuerzo. Hay además una guardería donde los más jóvenes pueden quedarse después de las clases.

End of insertion

Toni Wunderlin

Wunderlin, de 59 años, está casado y es padre de dos hijos adultos. Es profesor de primaria y bachillerato (matemáticas y física) y tiene un diploma de posgrado en gestión de organizaciones sin ánimo de lucro. Tiene experiencia profesional a nivel de enseñanza primaria y secundaria, así como de bachillerato y de la formación comercial.

Estuvo activo durante dieciocho años en la instrucción de profesores, de los cuales diez como miembro de la dirección de colegios. Desde el 2000 es director de la Escuela Suiza de Barcelona.

Además es vocal del Comité de los Colegios Suizos en el Exterior.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo