Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"La ONU es más importante que nunca"

Joseph Deiss, en Naciones Unidas cuando formaba parte del Gobierno suizo.

(Keystone)

El hombre que desempeñó un papel clave en la decisión de Suiza de entrar a formar parte de Naciones Unidas en 2002 relata las funciones de su nuevo puesto como presidente de la Asamblea General de la ONU.

Antiguo ministro de Asuntos Exteriores, Joseph Deiss tomará posesión de su cargo en la apertura de la 65ª sesión de la Asamblea General en Nueva York el 14 de septiembre.

Formalmente, la presidencia de la Asamblea General es la posición más elevada en la ONU. Aunque a diferencia del secretario general –actualmente Ban Ki-moon- el presidente no tiene capacidad a la hora de la toma de decisiones.

Tras der nombrado como presidente de la Asamblea, Deiss declaró que creía que los valores tradicionales suizos, como la neutralidad y la capacidad de llegar a acuerdos, le habían ayudado.

swissinfo.ch: En su discurso de inauguración, usted dijo “la fortaleza de la comunidad puede ser medida por el bienestar de sus miembros más débiles”. Esta frase de la Constitución helvética. ¿Es este un tema a abordar en su mandato?

Joseph Deiss: En nuestro país la solidaridad ha jugado un gran papel desde el principio. También puede ser una formula exitosa para la comunidad internacional. He recibido muchos comentarios positivos por esta cita.

swissinfo.ch: La organización se enfrenta a importantes desafíos. ¿Puede la ONU seguir haciéndose valer en áreas globales importantes?

J.D.: La ONU es más importante que nunca. Es la única organización que reivindica la universalidad. Las grandes preguntas a las que se enfrentan los humanos son globales, que deben debatirse en un lugar donde está presente el mundo entero. No conozco otro lugar donde esto pueda ocurrir.

swissinfo.ch: Su primer función como presidente de la Asamblea General de la ONU será la cumbre de los ‘Objetivos del Milenio’. ¿Cuáles son sus esperanzas al respecto?

J.D.: Obviamente, espero que sea todo un éxito. La definición de eso sería un sentimiento de nuevo comienzo, en el que anunciaremos no sólo que podremos conseguir estos objetivos en 2015, pero también que tenemos un plan de acción para llevarlos a cabo y que todo el mundo sepa lo que tiene que hacer.

Es importante mostrar los progresos que se están haciendo. Los ‘Objetivos del Milenio’ y sus actividades asociadas son un ejemplo de eso. Este proyecto –y es justo decirlo– es el mayor esfuerzo nunca emprendido para finalmente deshacerse del mundo de la pobreza.

Mi mensaje es: mucho se ha hecho ya aunque queda todavía mucho por hacer. Tenemos los medios para hacerlo. Simplemente tenemos que quererlo. Y si lo conseguimos, la gente de todo el mundo valorará y tomará nota de la ONU.

swissinfo.ch: La Asamblea General no tiene poderes legislativos y a veces se ridiculiza y se reduce a un lugar de meras conversaciones. ¿Es un comentario justo?

J.D.: Escucho esto a menudo. Yo respondo que la Asamblea General tiene más competencias y poder de lo que generalmente piensa la gente. Es responsable del presupuesto de la organización y la elección del secretario general, para nombrar sólo dos ejemplos.

También es importante que la ONU mantenga y desarrolle la carta de (Naciones Unidas es completamente exacto decir que las Asamblea General no tiene poderes legislativos. Tiene un carácter cuasi-legislativo, en otras palabras, puede poner los cimientos para el desarrollo de las leyes.

Aunque en mi opinión, la mejor respuesta a esta acusación es ‘¿Y qué?’ Yo mantengo que todavía no hay ninguna parte más en el mundo donde 192 Estados aúnan esfuerzos y cada uno tiene su oportunidad de decir lo que quiere. Todos los demás los deben escuchar. Lo que puede ocurrir, en mi opinión, es un enorme logro para la comunidad internacional.

swissinfo.ch: ¿Cuál son las áreas más importantes para usted?

J.D.: Un tema en el que me gustaría invertir muchos esfuerzos es la economía verde. Cuando hablamos sobre desarrollo económico, tenemos que observar la conexión con el medio ambiente y el mundo necesita desarrollo sostenible.

Otro campo es el gobierno global. ¿Cómo pueden las preguntas que sólo tienen respuestas internacionales ser resultas por grupos pequeños como el G 20? Tenemos que trabajar en como reforzar el papel del gobierno global de la Asamblea General.

swissinfo.ch: Su función tiene, ante todo, un carácter de coordinación. No es su trabajo asumir labores políticas. ¿A pesar de tener esto en mente, puede usted conseguir alguna cosa?

J.D.: Quiero ser –y tengo que ser– el presidente para 192 Estados miembros. Este es mi principio rector. Si cumplo mi papel como presidente –que es mucho más significativo de lo que acepta mucha gente– podré seguro conseguir algo.

Si pretendemos que la Asamblea General avance en asuntos difíciles, tenemos que designar facilitadores –personas que intentan, inicialmente en grupos pequeños-, para encontrar soluciones. Como presidente, me veo a mi mismo de alguna manera como máximo facilitador: mucho más que los individuales, tengo la función de reunir a los Estados miembros y a sus opiniones.

Para este fin, tengo importantes medios. La agenda es establecida por los 21 miembros del Comité General, que yo encabezo. El presidente también puede organizar debates sobre ciertos temas y promover materias que son especialmente importantes para unos y otros o que son grande temas en las noticias.

swissinfo.ch: Una cuestión destacada pasa por las vacilantes reformas del Consejo de Seguridad. ¿Puede hacer algo como presidente para avanzar al respecto?

J.D.: Este es uno de los asuntos más delicados que la Asamblea General debe resolver. Ya comencé a estudiar la materia y me he reunido con el facilitador. Espero que podamos aportar un nuevo ímpetu a la discusión –incluso aunque sea probable avanzar poco en un año.

La gente ya no niega que las reformas sean esenciales –lo que no está tan claro son los cambios necesarios. La cuestión ahora es saber si el importante trabajo de los meses pasados producirá resultados.

Estamos en un punto en el que los Estados miembros tienen que tomar una posición en las sugerencias apuntadas por el facilitador. Eso es lo que estamos esperando, entonces ya veremos lo que sucede.

swissinfo.ch: Como presidente de la Asamblea General no representa a Suiza. ¿Sin embargo, usted puede llevar los valores suizos a su puesto?

J.D.: Sin duda, mi experiencia de neutralidad, que siempre ha sido destacada por la gente a mi alrededor. También pienso que nuestra capacidad para llegar al consenso ha generado mucha esperanza. Quizá también nuestra actitud pragmática –cuando nos encontramos con problemas buscamos soluciones más que teorías.

Rita Emch en New York, swissinfo.ch
(Traducción: Iván Turmo)

Joseph Deiss

Friburgo, Suiza.

Está casado y es padre de tres hijos.

Fue profesor de Economía de la Universidad de Friburgo.

De 1993 a 1996 fue controlador de precios en Suiza.

El 11 de marzo de 1999 fue elegido como Consejero Federal (ministro), al suplir a Flavio Cotti al frente del Ministerio de Asuntos Exteriores.

En 2003 cambió de Ministerio para ocuparse del de Economía.

En 2004 ocupó la presidencia rotativa helvética y en verano de 2006 presentó su renuncia al puesto de Consejero Federal.

Fin del recuadro

Asamblea General

La Asamblea General de la ONU está compuesta por los 192 Estados miembros, cada uno de los cuales tienen derecho a un voto.

Si se trata de deliberar sobre cuestiones importantes, relacionadas con la paz y la seguridad, la admisión de nuevos miembros y las cuestiones presupuestarias, se adoptan las decisiones con una mayoría de dos tercios de la Asamblea.

Las decisiones sobre otras cuestiones se adoptan por mayoría simple.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting