Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Condena al cantón de Zug La detención de una familia afgana, juzgada de "ilegal"

El Tribunal Federal condenó por violación a los derechos humanos a las autoridades de Zug, que en octubre pasado encarcelaron a una pareja de solicitantes de asilo afganos y colocaron a sus hijos en una institución extrafamiliar, a la espera de renviarlos a Noruega. La decisión sienta precedente:



La prisión y la separación de genitores e hijos solo puede ser una decisión de última instancia: Tribunal Federal.

La prisión y la separación de genitores e hijos solo puede ser una decisión de última instancia: Tribunal Federal.

(Keystone)

A partir de ahora los cantones están obligados a encontrar alternativas a la prisión y a la separación de las familias que entren a Suiza en el marco de las detenciones del acuerdo de Dublín. 

La encarcelación de la familia afgana suscitó reacciones de incredulidad y rabia en la sede de Amnistía Internacional (AI). Cómo era posible que unos niños fueran separados de sus progenitores, sin la posibilidad de al menos telefonearse, advirtió Denis Graf, de AI. La jurista, coordinadora de la división de asilo en el seno de la ONG, luchó en vano por la liberación de los padres y siguió el caso. Mismo que llegó hasta el Tribunal Federal.

La principal instancia jurídica del país condenó este martes (16.05) la detención y la separación de los niños, ocurrida hace un año, calificándola de “ilegal” y “desproporcionada”.

“Esta sentencia pone fin a una práctica que no tiene en cuenta el bienestar superior del menor y obliga a todos los cantones a actuar en consecuencia”, afirma Graf.

La cárcel no es alternativa

Pero retrocedamos al momento de la detención en mayo de 2016, cuando la pareja afgana y sus cuatro hijos – uno aún en el vientre de la madre– ingresaron al país y presentaron una solicitud de asilo. Proveniente de Rusia, la familia se trasladó a Noruega y prosiguió su viaje a Suiza. Pocos meses después, las autoridades pidieron a la familia que retornara a Noruega, ya que con base en los acuerdos de Dublín, el primer país de tránsito debe tratar una solicitud de asilo.

Tras una noche en prisión, el 5 de octubre de 2016 la familia fue llevada al aeropuerto de Zúrich para tomar un vuelo directo a Oslo. Cuando el padre advirtió que no había recibido de las autoridades los documentos de identidad de sus hijos se rehusó a subir a bordo.

La pareja quería permanecer en Suiza, donde viven diversos parientes y teme que Noruega los devuelva a Afganistán. Una práctica denunciada en varias ocasiones por AI.

Las autoridades de Zug, alegando el riesgo de fuga, decidieron encarcelar a los padres junto con el bebé (4 meses), y enviaron a los otros tres pequeños, de tres, seis y ocho años, a un albergue para menores, a pesar de que su abuela vive en Suiza. Ninguna alternativa a la detención o a la separación de la familia fue tomada en consideración, subrayó el Tribunal Federal. El 25 de octubre, tres semanas después, la familia fue enviada a Noruega en un vuelo especial.

Violaciones a los DDHH

El recurso en contra de este proceder fue interpuesto ante el Tribunal Federal. Su respuestaEnlace externo, dada a conocer este martes, es de condena a las autoridades del cantón de Zug por violación al artículo 8 de la Convención Europea de Derechos Humanos (CEDH), que garantiza el respeto a la vida privada y familiar. Según la corte, las familias deben ser separadas solo en última instancia, luego de un examen profundo sobre la posibilidad de tomar medidas menos incisivas. La medida decidida por Zug es, por ende, “injustificada”.

En la sentencia, el Tribunal subraya que los niños fueron expuestos “a una tensión importante y a un sentimiento de impotencia”. Una situación agravada por el hecho de que la familia fue privada de comunicarse entre sí. Solo gracias a las repetidas intervenciones del abogado defensor, los niños pudieron escuchar la voz de sus padres, dos veces en tres semanas. Este proceder se considera al límite del trato inhumano y degradante, contrario al artículo 3 de la CEDH, recalca la corte.

Sentencia que se aplica a toda Suiza

La sentencia del Tribunal Federal se impone a todos los cantones: buscar una alternativa a la separación de una familia en el ámbito de la aplicación de los acuerdos de Dublín. El bienestar de un niño reviste una importancia fundamental en la ponderación de los intereses de un Estado, recuerda el Tribunal Federal.

El caso de la familia afgana no es único en su género. Se sabe de al menos otros dos casos, uno también en Zug y el otro, en los Grisones. Sobre el asunto no existen estadísticas oficiales por lo que es difícil saber si se trata de casos aislados o de la punta del iceberg, en un país que figura desde hace años a la cabeza de los países que transfieren migrantes en el marco del acuerdo de Dublín.

Hoy, la familia afgana se encuentra en Noruega, donde espera una respuesta a su solicitud de asilo, explica Denis Graf, de AI. “La separación de los padres causó un traumatismo importante a los niños, que debieron seguir una terapia. Es de esperar que en el futuro las autoridades den prueba de mayor humanidad”.

Contactada por swissinfo.ch, la Secretaría de Estado de las Migraciones (SEM) declara haber tomado conocimiento de la sentencia, pero no hace ningún comentario, porque la aplicación de las decisiones de transferencia de un solicitante de asilo hacia otro país europeo es competencia cantonal.

Fin del recuadro


(Traducción: Patricia Islas)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×