Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza ratifica compromiso contra el hambre en el mundo

Campesinos malgaches laboran en una granja cerca de Antananarivo.

(Reuters)

A un mes de la Cumbre Mundial de Nueva York para evaluar el avance de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, el Gobierno y la sociedad civil helvética reiteraron su compromiso en la lucha contra el hambre en el mundo.

El desafío implica defender y ampliar la producción campesina para fortalecer la seguridad alimentaria, tal como lo enfatizaron diversos expositores en la Conferencia Anual de la Cooperación Suiza al Desarrollo.

“El hambre no es una fatalidad”, subrayó la ministra suiza de Exteriores, Micheline Calmy-Rey, ante más de 2000 representantes del mundo político y de organizaciones no gubernamentales (ONG) dedicadas a la cooperación con el Sur y reunidas el viernes 20.08 en Basilea

Sin embargo, señaló la responsable de la democracia helvética, tal como se explicitó en la última Conferencia Mundial sobre el tema en Roma, “ninguno de los problemas que produjeron la crisis alimentaria ha desaparecido”.

Entre los factores que influyen para impedir una alimentación suficiente de la población mundial, Calmy-Rey se refirió al estancamiento de la producción de alimentos a nivel planetario; las guerras y los conflictos armados; la disparidad creciente entre ricos y pobres; los trastornos climáticos.

Mayor compromiso helvético

Esta tendencia negativa, lejos de mejorarse, anticipa un futuro preocupante. En particular para los habitantes de las 82 naciones que están sumergidas en la pobreza, enfatizó la ministra. .

En 40 años, los países en desarrollo concentrarán el 85% de la población mundial -un 70% de la misma morará en las ciudades, indicó Calmy- Rey

En tanto, aumentará la dependencia de esos países hacia la importación de alimentos. Y los recursos naturales serán insuficientes para alimentar a los 9 o 10 mil millones de personas que habitarán la Tierra en 2050.

Ante un panorama mundial tan complejo, es fundamental que Suiza mantenga sus aportaciones a la promoción de la producción campesina, habida cuenta de que el acceso a la alimentación forma parte de los derechos humanos esenciales, enfatizó.

“En un mundo globalizado la cooperación internacional es central”, ratificó Calmy-Rey al vincular estos desafíos al cumplimiento, de aquí al 2015 de los Objetivos de Desarrollo del Milenio que buscan reducir a la mitad la pobreza en el mundo.

Fortalecer la producción agrícola del Sur

A pesar de la inexistencia actual de una real seguridad alimentaria mundial, Suiza es uno de los países que más invierte en ese sector, junto con Francia y Finlandia, señaló Martin Dahinden, director de COSUDE, la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación.

Según Dahinden, uno de los expositores de la Conferencia de Basilea, Suiza es uno de los raros países que no ha disminuido su ayuda a la agricultura del Sur en los últimos años. Cerca de 200 millones de francos son destinados anualmente a ese rubro.

Monto significativo aunque insuficiente, teniendo en cuenta que representa apenas el 1% del total de la cooperación agrícola hacia el Sur, explicó Dahinden.

El embajador presentó los desafíos de la cooperación helvética. Por una parte reforzar la producción y productividad de las naciones en desarrollo y promover la mejora de la cadena de valorización de los productos que llegan de allá.

Por otra parte, promover las soluciones multilaterales al tema del hambre en el mundo y al mismo tiempo, mejorar las condiciones marco – por ejemplo el tema de los subsidios y subvenciones en el Norte- para impedir que la producción agrícola del Sur sea debilitada o incluso aniquilada.

Activar la conciencia ciudadana

Este tipo de eventos, como la Conferencia anual de la COSUDE, son primordiales ya que “permiten sensibilizar a la población sobre la trascendencia de la cooperación con los productores agrícolas del Sur y sus organizaciones locales”, señaló a swissinfo, Marianne Bänziger.

Agrónoma suiza, responsable de investigación en el Centro Internacional de Mejoramiento del maíz y el trigo (CIMMYT) de México, Bänziger fue una de las expositoras invitadas.

Informar sobre la producción campesina y su aporte a la lucha contra el hambre en el mundo es esencial, “teniendo en cuenta que el apoyo internacional a la agricultura se ha reducido a la mitad en los últimos veinte años”, explicó.

Las perspectivas futuras en este rubro, -incluyendo el aumento de los precios de los productos alimenticios-, no son alentadoras, sentenció la agrónoma suiza. Y de ahí el reto de invertir más. “Lo que exige un apoyo explícito de la población helvética”, a este tipo de prioridades, concluyó.

Sergio Ferrari, swissinfo.ch, Basilea

Situación mundial

Actualmente mil millones de seres humanos padecen hambre en el mundo.

80% de las personas subalimentadas son pequeños campesinos, trabajadores rurales, criadores de ganado o pescadores. Un 20% pertenece al mundo urbano

A pesar de los Objetivos del Milenio, la comunidad internacional no logrará reducir a la mitad hasta el 2015 esa situación.

Aumenta el número de personas mal alimentadas, en particular por las consecuencias de la crisis financiera y alimentaria y el incremento de los precios de los alimentos, del carburante y de los abonos químicos.

La responsabilidad mundial es significativa. Esas crisis son producto, en parte, de la especulación en los precios de los alimentos.

Lo anterior, agravado por el calentamiento climático y sus consecuencias directas en la producción campesina.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes