Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La ayuda interesada de los Estados



Las tierras inundadas de Pakistán abarcan una superficie de 1500 kms a lo largo del Río Indo y sus afluentes .

Las tierras inundadas de Pakistán abarcan una superficie de 1500 kms a lo largo del Río Indo y sus afluentes .

(Reuters)

La Asamblea General de la ONU se reúne este jueves en sesión extraordinaria en Nueva York para coordinar la ayuda a las víctimas de las inundaciones en Pakistán. Dos especialistas de un instituto de investigación de Ginebra evalúan las motivaciones humanitarias de los Estados.

A una semana de que la ONU exhortara la cooperación internacional para reunir 460 millones de dólares de ayuda para Pakistán - donde lluvias monzónicas excepcionales han dejado más de 2 000 muertos y más de 15 millones de damnificados, de los cuales seis millones dependen de la ayuda de emergencia, según Islamabad - el Secretario General Ban Ki-moon, instará a los 192 Estados miembros de la Asamblea General a que aumenten sustancialmente sus contribuciones. Hasta ahora, apenas se ha colectado un pequeño monto de la suma solicitada por las Naciones Unidas.

Empero, este nuevo llamado podría obtener una mejor respuesta merced a la magnitud del desastre y al alto número de víctimas. Pakistán es uno de los puntos más candentes del planeta, en particular, dada su frontera con Afganistán, país en guerra.

De acuerdo con Riccardo Bocco, «la promesa de donativos es una afirmación de carácter más político que humanitario. El Estado demuestra así, públicamente, su compromiso con respecto a un Estado o una situación dada ».

Efecto del anuncio

El profesor de Sociología Política en el Instituto Universitario de Estudios Internacionales y Desarrollo (IHEID) precisa: « Pero las sumas de ayuda prometida no corresponden nunca a las sumas entregadas. En el mejor de los casos, representan el 40%, por lo general, el 20 o 30% ».

Como recuerda el investigador, una de cuyas áreas de competencia es precisamente la acción humanitaria, entre el momento del anuncio y el desembolso efectivo de los fondos prometidos, pueden surgir otras crisis, así como otros imperativos políticos. Las necesidades pueden ser reevaluadas en función, por ejemplo, de la capacidad de los Estados para absorber y gestionar la ayuda prometida.

Por su parte, Gilles Carbonnier introduce algunos matices: « Hay un enorme interés geopolítico, teniendo en cuenta las zonas afectadas ». Incluidas aquellas que hacen frontera con Afganistán, donde los talibanes afrontan al ejército paquistaní.

« Pero el conjunto del sistema humanitario es puesto a dura prueba, luego de las numerosas crisis humanitarias de los últimos tiempos, como el terremoto en Haití, o la hambruna que afecta a los países del Sahel. No es tan fácil movilizar al personal adecuado y lanzar una gran operación internacional de rescate », agrega el profesor de Economía y Desarrollo en el IHEID.

Miembro importante de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI), aliado más o menos fiel de Estados Unidos, Pakistán, debería suscitar este jueves en Nueva York una buena movilización. Lo que confirmaría una ayuda humanitaria constante.

Aspecto humanitario y geopolítica

« En todas las épocas, la acción humanitaria responde también a consideraciones geopolíticas », señala Gilles Carbonnier, también miembro del Consejo de Administración de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) y director de la Revista Internacional de Políticas de Desarrollo.

El investigador precisa: « Uno de los actos constitutivos de la acción humanitaria fue una ley aprobada por el Congreso estadounidense en 1812 para ayudar a Venezuela, golpeada por un terremoto. Se trataba, por supuesto, de socorrer a la población. Pero como estábamos en plena guerra de Independencia de Venezuela contra España, la intervención de Estados Unidos – recientemente independientes- tenía también una dimensión política muy clara. Desde entonces, estas dos dimensiones – consideración geopolítica y solidaridad internacional- condicionan siempre la acción de tipo humanitaria ».

En los últimos años, estas dos dimensiones han llegado inclusive a fusionarse, con el aumento de la ayuda militar humanitaria, como afirma Gilles Carbonnier: « La OTAN y el ejército de EE.UU. se creen capaces de efectuar al mismo tiempo acción humanitaria y ofensiva militar, como en Irak o Afganistán, en su lucha contra el terrorismo ». Una mezcla de géneros denunciados por las ONG y que con frecuencia duplica la hostilidad de las poblaciones concernidas.

Mantener la legitimidad

Se ve, el Estado afectado por una crisis humanitaria tiene buenas razones para evaluar con mucho cuidado la actitud solícita de los otros.

« En particular Estados poderosos como Pakistán o Rusia (recientemente afectada por severos incendios) o Estados Unidos en 2005, durante el huracán Katrina, se plantean la cuestión de su soberanía y legitimidad », dice Gilles Carbonnier.

Añade: « Con frecuencia, en un primer momento, el Estado intenta responder por sí mismo a las necesidades de su población afectada. Y ello, para consolidar su legitimidad ante ella, y garantizar su soberanía en relación con los otros Estados. Un pedido de ayuda puede ser percibido como una pérdida de soberanía y legitimidad, en particular con respecto a la población.

« Pero si el Estado no requiere la ayuda exterior -añade Gilles Carbonnier- y las necesidades no son cubiertas y el desastre causa muchas muertes, el Estado asume una gran responsabilidad que socava su legitimidad. Ese es el dilema ».

Gilles Carbonnier cita el ejemplo del gran vecino de Pakistán, « a menudo golpeada por catástrofes naturales, la India ha hecho una cuestión de honor de la decisión de no pedir la ayuda internacional, restringiendo el acceso a su territorio a las organizaciones humanitarias y dirigiendo las operaciones de socorro ».

Multiplicación de los actores

Este juego de influencia y poder entre los Estados durante las crisis humanitarias se hace cada vez más complejo con la entrada de nuevos actores de la ayuda de urgencia, que se agregan a las organizaciones internacionales como la ONU y a las ONG.

« Dentro de este abanico de donantes internacionales, un nuevo actor emerge desde hace una década: el donante privado, uno de los más famosos es la Fundación Bill & Melinda Gates », dice Riccardo Bocco.

Se podría pensar que la asistencia prestada por tantos actores culmina en un caos total.

La respuesta es de Gilles Carbonnier : « Los balances de estas acciones se realizan. Los agentes de la ayuda hacen grandes esfuerzos para evaluar el impacto de su asistencia. Una tendencia que va con una profesionalización cada vez mayor del sistema de asistencia humanitaria y el establecimiento de una cultura de gestión por resultados ».

« Hoy en día -añade el investigador-, ya no se trata de medir la cantidad de toneladas de arroz o medicamentos que se distribuyen , sino de evaluar cuántas vidas se salvaron, en qué medida se pudo reducir el hambre o contror una epidemia ».

Frédéric Burnand, swissinfo.ch, Ginebra
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

Cadena de la Solidaridad

La Cadena Suiza de la Solidaridad organizó el miércoles, 18 de agosto, entre las 06.00 horas y la medianoche, un día nacional de colecta de fondos para las víctimas de las inundaciones en Pakistán y sus alrededores.

Donaciones a la Cadena Suiza de la Solidaridad : Cuenta Postal 10-15000-6 (referencia: ‘Inundaciones en Asia’).

El llamado de la Cadena Suiza de la Solidaridad se hace en estrecha colaboración con los ocho organismos partenaires de socorro: Caritas Suiza, EPER, Terre des hommes -Ayuda a la Infancia, Cruz Roja Suiza, Handicap International, Ejército de Salvación, CBM Suiza y OSEO – que han comenzado a distribuir ayuda de emergencia en el terreno en colaboración con sus socios locales.

Donaciones a UNICEF: Cuenta postal 80-7211-9 (referencia : ‘Ayuda de emergencia a Pakistán’).

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×