Votaciones seguras durante la pandemia: el voto por correo es cada vez más popular

Un empleado del servicio postal de EE.UU. operando con documentación electoral antes de ser enviada a los electores (octubre de 2020, Columbia, Ohio). Copyright 2020 The Associated Press. All Rights Reserved

A pesar de todas las polémicas, este año votarán por correo más estadounidenses que nunca. La crisis de la COVID-19 contribuye a ello: acudir a los centros electorales se ha convertido en un riesgo y votar a distancia es una solución. Esto ocurre en todo el mundo, como muestra el siguiente resumen.

Este contenido fue publicado el 02 noviembre 2020 - 09:28

Hoy día sabemos algo que ya es cierto: 2020 pasará a la historia como un año muy activo para la democracia. Debido a la pandemia mundial, o tal vez precisamente a pesar de ella, en muchos países se ha debilitado el equilibrio de poder. Y esto está teniendo consecuencias en las calles -donde han surgido movimientos de protesta en muchos países autoritarios- y en las urnas. Es muy interesante observar cómo las restricciones de la COVID-19 afectan al funcionamiento de las democracias y qué medidas pueden utilizarse para promover la participación de los ciudadanos en el proceso de formación de opinión y en las elecciones y votaciones.

Es evidente que la participación tradicional en los centros electorales es más difícil de lo habitual en tiempos de "distanciamiento social" y "cuarentena domiciliaria". Las medidas de protección suelen ser difíciles de aplicar en estos centros y los grupos de riesgo de población prefieren quedarse en casa.

¿Cómo afrontan los diferentes países estos desafíos? Echamos una ojeada a las estadísticas disponibles y a estudios de casos concretos.

La participación es menor, pero no en todas partes

El siguiente gráfico ofrece una descripción general de cómo la participación en las elecciones nacionales celebradas desde el brote de la pandemia difiere de la de años anteriores.

Contenido externo

En la mayoría de estas elecciones, la participación ha sido menor de lo habitual. Pero, no en todas partes. Algunos países registraron una participación significativamente mayor que en años anteriores. ¿Qué hizo que sucediera esto?

El cuándo, el qué y el cómo son decisivos

El Instituto Internacional para la Democracia y Asistencia Electoral (IDEA Internacional) -una organización intergubernamental para la promoción de la democracia, con sede en Estocolmo- ha identificado tres elementos que favorecen una alta participación, incluso en las circunstancias actuales.

  • El momento de la votación. Esto sirve para explicar la mayor participación en Eslovaquia, Togo e Israel, por ejemplo. Esas elecciones tuvieron lugar al comienzo de la pandemia, cuando no había ningún caso de COVID-19 o era poco conocido en esos países.
  • El entorno político de una votación. Este elemento ha jugado un importante papel en las elecciones en Montenegro y Polonia. En ambos casos, esas elecciones fueron consideradas muy importantes en el periodo previo a los comicios y fueron muy disputadas, lo que tuvo un efecto positivo en la participación electoral.
  • La gestión de una elección en la práctica. En una pandemia es muy importante minimizar el riesgo de contagio en el proceso electoral. En este sentido, las elecciones parlamentarias en Corea del Sur en abril se consideran ejemplares. Mientras que otros países pospusieron sus elecciones durante esta fase, Corea del Sur logró una participación récord.

El ejemplo de Corea del Sur

Corea del Sur registró este éxito con una combinación de distintas medidas.

Hasta ahora, en Corea del Sur solo se permitía a un grupo muy limitado de personas participar por correo en las elecciones y votaciones, y solo si se habían registrado previamente ante las autoridades. Para estas elecciones este procedimiento se simplificó enormemente y se ampliaron los criterios con generosidad, por ejemplo, incluyendo a pacientes ingresados en hospitales o personas en aislamiento o cuarentena.

Además, las autoridades habilitaron dos fechas adicionales para votar anticipadamente y adoptaron rigurosas medidas de protección en los centros electorales. Para no perturbar al electorado con los cambios, dieron gran importancia a un procedimiento transparente y a la comunicación con la población.

El resultado fue una participación récord, con 13 puntos porcentuales por encima del promedio de la última década.

Participación récord también en Suiza

En Suiza, casi un 60% de los votantes participó en las últimas votaciones nacionales de finales de septiembre. Esta es la quinta participación más alta en unas votaciones en Suiza desde la introducción del sufragio universal para mujeres y hombres hace cincuenta años.

Los tres elementos mencionados por IDEA Internacional tuvieron importancia:

El momento: en septiembre, la pandemia en Suiza parecía más o menos controlada en la percepción de la opinión pública y, a pesar de las advertencias de los expertos, la población estaba relativamente relajada. El contexto: como la votación inicialmente prevista para mayo se pospuso debido a la pandemia, se sometieron a votación cinco propuestas, algunas de ellas muy polémicas. Votar sin riesgo de contagio: en Suiza, el voto por correo está muy extendido y aceptado. Se estima que más del 90% de los votos se emiten por correo, y en septiembre el porcentaje en muchos cantones superó el 95%. Esto también se debió a que algunos cantones recomendaron explícitamente el voto por correo.

Voto postal: una alternativa bienvenida, pero no una fórmula mágica

Entonces, ¿es correcta la ecuación "amplio acceso al voto por correo durante el coronavirus = alta participación de votantes"? Sí y no.

Existe también una tendencia creciente hacia el voto por correo fuera de Suiza: por ejemplo, en el estado alemán de Baviera. Aunque los votantes en la primera ronda de las elecciones en marzo todavía pudieron elegir entre ir a la mesa de votación o votar por correo, las autoridades decidieron, debido a la pandemia, realizar la segunda ronda exclusivamente por correo. Como resultado, la participación en la segunda votación (59,5%) fue ligeramente superior a la de la primera vuelta (58,8%).

Contenido externo

En el estado austríaco de Viena se dio una imagen diferente. A pesar de ampliar las posibilidades para votar por correo, la participación electoral en las elecciones del 11 de octubre fue alrededor de diez puntos porcentuales más baja que hace cinco años. Sin embargo: la demanda de documentación electoral para votar por correo se duplicó en comparación con 2015. Algunos análisis sugieren también que algunos votantes se mantuvieron alejados de las urnas por razones políticas, no por la pandemia.

Traducción del alemán: José M. Wolff

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo