Presencia del movimiento social latinoamericano

Activistas sociales de América Latina en movimiento anti G8. Keystone

Organizaciones sociales del sur del Río Bravo estuvieron representadas en la jornada alter mundialista de Ginebra.

Este contenido fue publicado el 02 junio 2003 - 10:45

Coinciden en la necesidad de intensificar el diálogo entre Europa y América Latina para mejorar la comprensión y la solidaridad.

Además de las manifestaciones masivas y pacíficas de Lausana (29.05) y de Ginebra, (01.06) medio centenar de foros, conferencias, mesas redondas y actividades culturales se realizaron en los últimos días tanto en esas dos ciudades suizas como en Annemasse, Francia.

Si bien es cierto que los hechos violentos de este domingo (01.06) en Ginebra empañaron las protestas contra la Cumbre de Evian, no lograron mellar el inmenso activismo de propuesta y renovación cultural de los grupos opositores al encuentro de los países ricos.

Entre las personalidades que participaron en el movimiento se encuentran los músicos Manu-Chao y Tiken Jah Fakoly; el teórico belga del tema de la deuda Eric Toussaint; la economista franco-estadounidense Susan Georges; el periodista francés Bernard Cassen, fundador de ATTAC; el sociólogo suizo Jean Ziegler y el jurista argentino Alejandro Teitelbaum.

Solidaridad entre pueblos

"Llegamos a Ginebra para compartir una misma utopía con los movimientos sociales europeos, para escucharnos, para que nos entiendan mejor", enfatizó Blanca Chancoso, de la Conferencia Nacional Indígena del Ecuador (CONAIE), la principal organización en su ramo del país sudamericano y uno de los movimientos indígenas de más prestigio mundial.

"Es importante unir la voz de los pueblos de todo el planeta para que se reduzca la imposición vertical de los gobiernos", subrayó Chancoso a swissinfo y exhortó a que "la cooperación oficial y la solidaridad suiza y del Norte no se queden en el marco de apoyo a los gobiernos del Sur, que tantas veces son corruptos, sino que beneficien a las bases, a los actores sociales".

Chancoso, quien forma parte del secretariado operativo del Foro Social Mundial en el capítulo ecuatoriano, llamó a construir nuevas relaciones internacionales "donde la solidaridad cambie la actual lógica de imposición".

La representante ecuatoriana fue una de las invitadas latinoamericanas en el Tribunal Internacional de la Deuda que sesionó el sábado 31 de mayo en las instalaciones de la Universidad de Ginebra.

"Profundizar mucho más la reflexión"

Invitado de honor y uno de los principales expositores de ese Tribunal, el jurista argentino Alejandro Teitelbaum llegó a Suiza procedente de la ciudad francesa de Lyon.

Coordinador de la Asociación Americana de Juristas Democráticos, Teitelbaum subrayó la necesidad prioritaria para el movimiento social internacional de "profundizar una reflexión pendiente, para no caer en frases o conceptos repetidos".

"Cuando vemos la explosión social de los últimos días en Perú, o constatamos el auge de la protesta sindical en Francia en defensa de la seguridad social, nos confrontamos a la necesidad de dar un paso adelante en la reflexión, de lo contrario corremos el riesgo de no comprender nada y que la historia se escape de las manos".

Para Teitelbaum el eje de cualquier propuesta mundial debe partir de las dinámicas nacionales. "Y en cada país todo dependerá de la relación de fuerzas internas entre el poder y el movimiento social",

¿Qué significa la dinámica nacional?, consultamos. "Simplemente tener en cuenta las reivindicaciones específicas de la gente, lo que les motiva, preocupa y moviliza. Por ejemplo, el tiempo y las jornadas de trabajo, la jubilación, el sistema social, el empleo y la supervivencia cotidiana... "

Para Teitelbaum, el desafío prioritario del movimiento social latinoamericano y mundial es "clarificar ideas. Muchos hablan de otro mundo posible pero no pueden formular en qué consiste ese otro mundo. Debemos superar la confusión", subrayó.

Unidad en la lucha y la escucha

Es esencial el intercambio entre América Latina y Europa para poder "entender que lo que pasa aquí está íntimamente ligado con lo que vivimos cada día en nuestro continente", enfatizó a swissinfo Ivoris Moraes, miembro de la dirección estatal del Movimiento de Trabajadores Sin Tierra (MST) en Río Grande del Sur, Brasil.

Con ese concepto coincide Silvia Saravia de "Barrios de Pie" de Argentina, una de las nuevas organizaciones barriales recientemente nacida en el país sudamericano, luego de la crisis institucional de diciembre del 2001. "Si bien nuestro trabajo es local y nacional, no olvidamos el marco internacional", puntualizó.

Sintetizando las expectativas de muchos de los nuevos actores sociales latinoamericanos, Ramiro Arroyave, secretario internacional de la Unión Nacional de Empleados Bancarios de Colombia, trajo un mensaje claro al público suizo y europeo que participó en las jornadas de reflexión anti G8:

"Todos somos responsables de todo lo que acontece en este mundo. Todos podemos hacer más por mejorar la situación de los pueblos del Sur y de los excluidos del Norte. Todos deben acompañarnos para superar la tragedia colombiana atravesada por miles de muertos políticos cada año".

swissinfo, Sergio Ferrari

Contexto

Además de las manifestaciones, los alter mundialistas organizaron foros, conferencias, mesas redondas y actividades culturales en las ciudades suizas de Lausana y Ginebra y en Annemasse, Francia.

Participaron, entre otros: Manu-Chao y Tiken Jah Fakoly (músicos); Eric Toussaint (especialista en materia de deuda externa); la economista franco-estadounidense Susan Georges; Bernard Cassen, fundador de ATTAC y los sociólogos Jean Ziegler (Suiza) y el jurista Alejandro Teitelbaum (Argentina).

El Movimiento de Trabajadores Sin Tierra (MST) de Río Grande del Sur, Brasil, se pronunció por un mayor intercambio entre América Latina y Europa.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo