Racismo: la respuesta diferenciada de Suiza

El embajador suizo Blaise Godet precisó que el federalismo no constituye un obstáculo para una estrategia nacional contra el racismo. Keystone

En su respuesta ante el Consejo de los Derechos Humanos, el gobierno acoge con beneplácito la evaluación del experto independiente de la ONU sobre el racismo y reconoce el problema.

Este contenido fue publicado el 28 marzo 2007 - 20:11

En Berna, sin embargo, el gobierno suizo se distancia del informe de la ONU que, en su opinión, contiene generalizaciones precipitadas.

Seis meses después de presentar un informe preliminar sobre Suiza, el relator especial sobre las formas contemporáneas de racismo y xenofobia compareció este martes y miércoles ante el Consejo de Derechos Humanos para exponer las principales conclusiones de su trabajo, fruto de la visita que efectuó a Suiza en enero de 2006.

En su informe, Doudou Diène destaca "una dinámica racista y xenófoba", así como "la falta a escala nacional de un reconocimiento de esta realidad y de una estrategia coherente" para afrontarla. Además, Diène denuncia una "instrumentalización política de la tensión identitaria".

En su respuesta, el embajador Blaise Godet se felicitó, en nombre del Gobierno suizo, del informe y reconoció que el problema existe. No obstante, el diplomático insistió en los esfuerzos continuos emprendidos por Suiza para llevar a la práctica los convenios internacionales adoptados por el país.

"El racismo está presente en Suiza y nuestras autoridades son conscientes de ello", aseguró el embajador.

En el comunicado que emitió, el Gobierno suizo adopta un tono menos diplomático. El Ejecutivo "toma nota" del informe, pero subraya: "El Consejo Federal estima que no se pueden sacar conclusiones generales respecto a la existencia o no de una dinámica racista y xenófoba en el país a partir de algunos casos aislados". Un comentario que no figura en el discurso pronunciado por el embajador Blaise Godet.

Inicio de un proceso

Sea como fuere, Doudou Diène se declara satisfecho de la respuesta recibida. "Es equilibrada", asegura a swissinfo. Asimismo precisa que su informe marca el inicio de un proceso de diálogo con las autoridades y la sociedad civil helvéticas.

Una perspectiva de la que Suiza se alegra, según Blaise Godet, quien encabeza también la delegación suiza ante el Consejo de Derechos Humanos.

"Nuestro sistema federal facilita un trabajo específico a todos los niveles – comunal, cantonal y nacional – y favorece un enfoque desde abajo. Esto permite desarrollar instrumentos en estrecha relación con la realidad", asegura el embajador suizo.

UDC reacciona

En su informe, el experto independiente de la ONU denuncia también la existencia de "fundamentos racistas y xenófobos en los programas y discursos políticos". Una clara alusión a la Unión Democrática del Centro (UDC, derecha nacionalista), que cuenta con dos miembros en el gabinete.

Entrevistado por swissinfo, el responsable del Servicio Federal de Lucha contra el Racismo asegura que estas expresiones de xenofobia no son necesariamente negativas y que se derivan, en parte, de la democracia directa. "En Suiza, se vota sobre todo. Y esto permite identificar los problemas en lugar de esconderlos debajo de la alfombra", señala Michele Galizia.

Por su parte, la UDC rechaza los reproches del experto de la ONU. En declaraciones al diario ginebrino 'Le Temps', su portavoz declara: "Sigo pensando que el análisis de Doudou Diène no es bueno, que ha sido mal informado y que sólo se reunió con gente de la izquierda. El racismo en Suiza no es tan preocupante como él lo pinta".

swissinfo, Frédéric Burnand, Ginebra

Recomendaciones

La Comisión Federal contra el Racismo (CFR) ha pedido a la Confederación y a los cantones que apliquen las recomendaciones formuladas en el informe de Doudou Diène. Estima que el relator de la ONU señala los temas delicados.

La Comisión aprueba la recomendación que propone elaborar una legislación nacional completa y un programa de acción contra el racismo.

La Comisión pide a la Confederación que invite a los cantones a una mesa redonda tras la publicación de todo informe de las autoridades internacionales, con el fin de traducir en hechos sus recomendaciones.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo