Imposible rescatar a los ocho desaparecidos tras el deslave en Suiza

Los ciudadanos de Bondo, una pequeña población en el cantón de los Grisones, golpeados por un severo deslizamiento de tierra el miércoles 23 de agosto, siguen atentos a los posibles movimientos de tierra de la montaña que nace a sus pies, el Piz Cengalo.

Un centenar de personas fueron evacuadas de sus hogares antes de que la primera gran avalancha de rocas llegara a la entrada de la comuna. El derrumbe dejó sin acceso una carretera principal y causó una gran inundación que descendió hacia Bondo. Ocho personas fueron reportadas como desaparecidas el jueves. El domingo, la Policía Cantonal Grisona informó que la búsqueda de los senderistas fue infructuosa y que daba por concluidas las tareas de rescate.

Se ha abierto una investigación para evaluar si las señalizaciones que advertían el peligro constante e inminente en la zona eran suficientes para alertar a los senderistas. El alud en la montaña era esperado desde hacía tiempo. Los detalles en este artículo:

Entre tanto, un equipo de geólogos advierten que la montaña Piz Cengalo aún es inestable.

La primera reseña de los hechos:

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo