Por qué los padres trabajan a tiempo completo y las madres, a tiempo parcial

Keystone / Christof Schuerpf

El padre está ocupado a tiempo completo; la madre, a tiempo parcial. Este es el patrón de actividad profesional que las familias prefieren en Suiza. ¿Por qué es tan atractivo?  

Serie: ser padres en Suiza

¿Qué significa asumir la responsabilidad de tener hijos?  ¿Qué dificultades tiene ser padre o madre en Suiza? ¿Y qué pasa si el deseo de tener hijos no se cumple? En nuestra serie abordaremos diferentes facetas de ser padres.

End of insertion

Hemos estado con una pareja que ha elegido esta pauta, y le hemos preguntado por sus ventajas e inconvenientes.

El padre, Martin*, trabaja la jornada completa como técnico en la construcción y la madre, Simone*, lo hace al 40% como asistente socio-educativa. Tienen una hija de dos años. Su segundo hijo nacerá en marzo. La pareja está casada (ver cuadro).

 

¿Casarse o no casarse?

En Suiza el estado civil influye mucho en los impuestos, las rentas y la pensión de vejez. Los cónyuges, por ejemplo, se benefician automáticamente de las contribuciones de pensión pagadas por el otro miembro de la pareja, lo cual permite (si tienen modelos de actividad diferentes) restablecer el equilibrio. Según Romina Mutter, de VZ, muchas mujeres que no trabajan o solo lo hacen a tiempo parcial no saben que el ser pareja [sin estar casados] las pone en desventaja.

End of insertion

“Al principio pensé en reducir mi jornada porque creo que es importante pasar tiempo con mi hija”, cuenta Martin. Pero su jefe no estaba de acuerdo. “Temía que yo no pudiera hacer mi tarea en menos tiempo, y que otros también quisieran trabajar a tiempo parcial”. Al final, la idea fue del jefe. “Que yo haga el 100 % [de mi cometido] en cuatro días y medio, de manera que pueda estar una tarde en casa. Si no logro cumplir mi objetivo, las horas que no hago se descuentan de mi salario al final del año”.   

 Simone trabaja en un hogar para niños desde el martes por la tarde hasta el miércoles al mediodía, incluyendo la noche. Durante su ausencia, Martin y los abuelos cuidan de la pequeña. 

 Ambos están satisfechos con este modelo. Sin embargo, Simone en su puesto ya no tiene tanta responsabilidad como antes. De todos modos, considera que en su profesión tampoco va a progresar.   

¿Por qué no los dos a tiempo completo?

En otros países es más habitual que el padre y la madre estén ocupados a tiempo completo. Mientras que en Suiza el 14% de las parejas adopta este patrón, lo hace el 26% en Alemania. Y esta proporción es todavía mayor en Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia. Según la Oficina Federal de Estadística, no se puede decir si “ambos miembros de la pareja [que trabajan] a tiempo completo” eligen esta pauta por las limitaciones económicas o porque están altamente cualificados y tienen una buena ocupación.

Desde que su porcentaje de empleo ha descendido al 140% (en total), Simone y Martin pagan menos impuestos. En cierto modo, es una ventaja que uno de los dos no trabaje demasiado. En algunos cantones, la progresión fiscal puede absorber una parte importante de los ingresos adicionales de las parejas casadas. “Si mi esposa trabajara más, tendríamos que pagar una guardería. Así estaríamos doblemente castigados”, dice Martin.   

Ambos aprecian que Simone pueda trabajar relativamente poco. “Tenemos mucha suerte de que funcione”, cuenta ella. Y Martin añade que “gracias a los buenos sueldos en Suiza, muchas parejas pueden permitirse que uno de los cónyuges esté solo a tiempo parcial”.

¿Por qué no uno a tiempo completo y la otra ama de casa?

El hecho de que la madre mantenga un empleo a tiempo parcial y no abandone del todo su vida profesional –como en el modelo de salario único antes dominante– tiene la ventaja de ofrecer una mayor seguridad en caso de enfermedad, invalidez o muerte. “A medio y largo plazo, merece la pena mantener un pie en el trabajo”, señala Romina Mutter, especialista en previsión del VZ VermögensZentrum. 

“Incluso aunque solo lo haga a tiempo parcial, la madre paga contribuciones al AHV/AVS [Seguro de Vejez y Viudedad] y a la caja de pensiones [segundo pilar]. También puede construir un tercer pilar, lo que no sería posible si no estuviera trabajando”.

La pauta de una única fuente de ingresos o salario único también tiene el inconveniente de que la pensión se concentra en una sola persona. “Si el padre fallece poco después de la jubilación, la viuda únicamente recibirá una parte de la pensión de vejez. Por eso es mejor distribuir los activos de la pensión de manera más uniforme a través del empleo a tiempo parcial”, dice Romina Mutter. 

De hecho, Simone nunca ha pensado en dejar el trabajo por completo. “Está claro que desde el punto de vista económico no es indispensable. Pero acababa de terminar mi formación, y mi ocupación me permite ver algo más y mantener un pie en la vida profesional”. 

Todos los miembros de la familia se benefician del hecho de que ella mantenga su actividad laboral. “Es bueno para nuestra hija que yo no sea la única que la cuide. Y es bueno para mi marido, porque puede pasar tiempo a solas con la niña y hacerlo a su manera sin que yo me meta”.

El salario que su empleo al 40% le aporta también es un complemento que les permite mejorar su calidad de vida con unas vacaciones y un piso grande. “Somos económicamente más independientes”, subraya Martin. 

 La pareja no cree que, en general, en Suiza sea imposible mantener a una familia con un solo sueldo. “Depende de tus ingresos y de lo que quieras”, opina Martin. Y no les convence la tesis de que tantas mujeres en Suiza se empleen a tiempo parcial porque tener un ingreso complementario sea indispensable. Ambos argumentan que este sueldo, en gran medida, es absorbido por los impuestos y los gastos de guardería.     

¿Por qué no los dos a tiempo parcial?

Aunque se presenta como la mejor manera de conciliar el trabajo y la familia, el modelo en el que ambos miembros de la pareja trabajan a tiempo parcial solo lo elige entre el 4,8 y el 7,2% (dependiendo del método de cálculo) de las parejas con hijos menores de 25 años.
 
¿Se debe a que las familias no están dispuestas a aceptar las desventajas del empleo a tiempo parcial dos veces, para las pensiones de vejez, por ejemplo? En algunas cajas de pensiones, los ingresos a tiempo parcial se ven perjudicados por la denominada deducción por coordinación. 

Por otra parte, una persona empleada a tiempo completo está mejor asegurada contra enfermedad, accidentes y vejez. También lo indica Martin: con su 100%, no tiene nada de que preocuparse si enferma de gripe, por ejemplo. Sin embargo, quienes trabajan a tiempo parcial, cuando enferman, acumulan horas negativas que después deben recuperar.  

Martin encuentra otra razón para la baja proporción de hombres que eligen el empleo a tiempo parcial. “Cuando la mujer trabaja poco o nada, el hombre no puede reducir su jornada por razones económicas”, explica. Está atrapado en su rol de sostén de la familia.

¿Y por qué no al revés?

En Suiza, solo un 2,2% de las familias hace lo contrario, es decir, es la madre la que trabaja a tiempo completo mientras que el padre se queda en casa o tiene una jornada reducida. “Realmente no existe ninguna razón concreta que explique la falta de éxito de este modelo. Ciertamente es una cuestión histórica con una dimensión sociocultural”, dice Romina Mutter. Los hombres experimentan problemas psicológicos cuando sus esposas ganan más que ellos, según un estudio.

La familia con la que hemos estado tampoco ha pensado nunca en este patrón a la inversa. “Desde el principio estaba claro que yo recortaría [mi jornada] o me quedaría en casa y él seguiría trabajando, y no al revés. Y para mí, siempre ha estado claro que, una vez que tuviera hijos, yo no trabajaría a tiempo completo”, cuenta Simone. 

Además, de otra manera no hubiera sido posible. “Si estuviera empleada a tiempo completo, mi salario no sería suficiente para mantener a la familia”, expone Simone. Así que hay razones económicas sólidas para que la madre no haya asumido el papel de sostén de la familia. “Mi marido gana más que yo y así será siempre”, explica Simone. Martin es algo mayor, tiene más experiencia laboral y trabaja en un sector en el que los sueldos son más altos.

Simone también señala que en su profesión es más fácil encontrar un empleo a tiempo parcial. Y Martin añade, “a las mujeres se las trata de manera diferente que a los hombres. Sorprende menos que ellas pidan trabajar a tiempo parcial. Cuando lo hace un hombre, la gente está bastante más sorprendida”. 

Por eso es por lo que, en su opinión, el modelo “hombre a tiempo completo/mujer a tiempo parcial” tiene otra ventaja: suscita menos discusiones. “Hay menos necesidad de justificarse”, dice. Pero también es una solución fácil y, por lo tanto, una forma de injusticia, según él.

* La redacción conoce los nombres 

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo