Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El Socorro Suizo de Invierno cumple 75 años



Vestidos y alimentados por el Socorro Suizo de Invierno.

Vestidos y alimentados por el Socorro Suizo de Invierno.

Nacido como una respuesta al desempleo, el Socorro Suizo de Invierno cumple 75 años, y aun cuando hay ahora bienestar social en el país, la organización todavía tiene razón de existir. Entrevista con su presidenta, Monika Weber.

La historia del Socorro Suizo de Invierno es también la historia de la pobreza en la Confederación. Fundada el 27 de agosto 1936, en plena crisis económica, la organización tiene como objetivo principal apoyar a aquellos que carecen de empleo y se encuentran en dificultades financieras.
 
Monika Weber no puede decir con certeza si la asociación fue la primera de su tipo en la Confederación, pero una cosa es cierta: “En aquel invierno de 1936 - un período en el que hubo mucho desempleo-  fue un gran acto de solidaridad. Muchos políticos y representantes del sector privado decidieron pasar a la acción”, narra la ex senadora zuriquesa.
 
En una época caracterizada por la ausencia de cobertura social -el seguro por vejez e invalidez fue introducido en 1948, el de desempleo tres años más tarde – el Socorro de Invierno resultó un éxito. La primera recaudación de fondos sumó 1,1 millones de francos suizos y en 1941 se reunieron 3,1 millones.
 
Esta asistencia “ha permitido a muchas familias evitar el recurso a la asistencia (del Estado) y sus consecuencias en el perfil social”, señala Monika Weber.

Una gran solidaridad

La primera campaña nacional se caracterizó por una gran solidaridad e incluyó la venta de medallas y sellos además de numerosas donaciones en efectivo. Contó asimismo con la participación voluntaria de estudiantes, scouts y miembros de asociaciones juveniles y de desempleados. La iniciativa fue divulgada en los cines.
 
Monika Weber menciona otro ejemplo para ilustrar la dinámica de altruismo entre la población. A las entradas para un partido de fútbol entre Suiza e Inglaterra y para una fiesta popular de la canción, se añadió un suplemento de 10 francos destinado al Socorro de Invierno.
 
“La relación con el mundo político y las autoridades es buena: nunca se han mostrado escépticos. A la ceremonia de fundación asistieron incluso algunos asesores nacionales”, comenta.
 
En los años posteriores a la guerra, el Socorro de Invierno mantuvo su funcionamiento para responder a las necesidades de la población. Por ejemplo, a las madres jóvenes se les entregaban raciones alimentarias adicionales de Ovomaltine y sardinas; a los campesinos, semillas de patata, leche y sopa; se crearon comedores populares y se impartieron cursos de costura para mujeres.

Siempre de actualidad

Hoy en día, dice Monika Weber, merced al seguro social, el problema en Suiza ya no es la sobrevivencia.
 
Sin embargo, continúa, “la pobreza es un tema aún de actualidad. Baste pensar en los trabajadores pobres, los ‘woorking poor’, en los ancianos enfermos y solos, para los cuales un par de gafas rotas o la factura del dentista son un grave motivo de preocupación”.  
 
Empero, cada vez más se busca proporcionar ayuda a largo plazo, por ejemplo mediante la atribución de becas de formación. “Garantizar a un joven más probabilidades de tener un futuro mejor significa asegurar un apoyo sostenible”, resume Monika Weber.
 
En este sentido, los números hablan por sí solos: cada año se otorga asistencia a unas 17.000 personas, entre las cuales 6.000 niños. En promedio, cada caso representa una contribución de 1.500 francos. Las secciones cantonales, en particular, proporcionan dinero, ropa y comida.

Un caso, un destino

Monika Weber señala que detrás de cada caso hay una historia de vergüenza y miedo. Como testimonio, la carta de agradecimiento de una mujer que recibió apoyo de la institución para ella y su familia hace 75 años:
 
“La pobreza es muy amarga para los niños. Produce vergüenza. Un ejemplo: cuando yo tenía 11 o 12 años en la escuela organizaron una excursión. La participación familiar era de 5 francos, pero en la casa no teníamos ese dinero. El maestro le dijo a mis compañeros que pidieran a sus padres un poco de ayuda para que yo también pudiera participar. Sin embargo, no pude disfrutar: estaba avergonzada”.  
 
“Luego vino el Socorro de Invierno. En Navidad hubo un gran paquete en la mesa de la cocina, y cada niño recibió algo. Había ropa y alimentos. Nunca olvidaré ese momento.
 
“Por eso yo contribuyo cada año con la organización y, ahora, con ocasión de sus 75 aniversario, voy a donar 1.000 francos. ¡Gracias por sus esfuerzos!”

La pobreza en Suiza

En Suiza es considerada pobre una persona que vive sola y tiene ingresos de  2.200 francos por mes; las familias monoparentales con dos hijos menores de 16 años e ingresos de 3.800 francos, y las parejas con dos hijos y una entrada mensual de 4.000 francos.

De acuerdo con cifras (de 2007) dadas a conocer en 2009 por la Oficina Federal de Estadística, casi 150.000 personas, es decir el 4,4% de la población, se encuentran en la categoría de trabajadores pobres.

Las familias monoparentales y las familias numerosas son las más afectadas.  De hecho, a pesar de su empleo remunerado, casi el 10% de las familias monoparentales fue considerada como trabajadores pobres en 2007, mientras que menos del 2% de las personas solas formaban parte de esta categoría. En cuanto a las parejas, la proporción de trabajadores pobres se elevó a 18% desde el tercer hijo.

Las personas que no tienen una educación primaria, los independientes y aquellos que cuentan con contrato de duración determinada son los más numerosos entre los trabajadores pobres.

Lo mismo se aplica a los extranjeros, que son más del doble de los suizos afectados por este fenómeno.

Fin del recuadro


Traducción, Marcela Águila Rubín , swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×