Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Expatriados, el dilema de la escolarización de los hijos



Alumnos del Liceo Alpino de Zuoz, fundado en 1904. Es una de las escuelas internacionales más antiguas de Suiza.

Alumnos del Liceo Alpino de Zuoz, fundado en 1904. Es una de las escuelas internacionales más antiguas de Suiza.

(Keystone)

Las nuevas normas adoptadas en el cantón de Zúrich permiten prohibir a los hijos de extranjeros cursar estudios en una escuela internacional. Esto podría beneficiar a los centros de enseñanza que compaginan los planes de estudios suizo e internacional.

El cantón de Zúrich insiste en que con la adopción de esta medida se pretende impulsar la integración de la población foránea.

En septiembre del año pasado, el Departamento cantonal de Educación dispuso nuevas directivas que serán aplicadas a partir del próximo curso escolar: agosto de 2012.

Esas normas establecen que los padres deben enviar a sus hijos a las escuelas públicas, a menos que demuestran que su permanencia en Zúrich es temporal o que sus hijos reciben educación en otro idioma que no sea el alemán.

Los alumnos inscritos en escuelas internacionales podrían ser eximidos, pero ni siquiera esta posibilidad disipa la consternación que ha generado esta medida en la comunidad de extranjeros.

A algunos trabajadores sin tiempo de permanencia definido en Zúrich les resulta difícil aceptar la idea de que sus hijos no tengan la oportunidad de escolarizarse con un plan de estudios internacional.

Empujón

La mayoría de las escuelas internacionales enseñan en alemán, pero siguen haciéndolo con un plan de estudios extranjero, como por ejemplo el del bachillerato internacional. Las plazas en esos establecimientos educativos escasean en Zúrich y en otras partes de Suiza tras la llegada numerosa de trabajadores extranjeros en los últimos años.

Varias escuelas amplían sus instalaciones, se mudan a lugares más extensos o construyen espacios adicionales para responder a la creciente demanda.

Multinacionales como Zurich Financial Services (ZFS) se disputan con otras las plazas escolares para ofrecerlas a los hijos de sus empleados.

“Nosotros dependemos de los sistemas de enseñanza internacionales para atraer a los mejores profesionales del mundo”, señala a swissinfo.ch el responsable de Recursos Humanos de ZFS, Peter Wright. “La disponibilidad de escuelas internacionales es una de las condiciones esenciales para aceptar un puesto de trabajo en Suiza”.

Zurich Financial Services tiene contratos con dos colegios internacionales importantes, pero aun así ya no puede garantizar a los hijos de sus empleados nuevos una plaza en esos establecimientos. Los trabajadores muy itinerantes quieren para sus hijos una educación con planes de enseñanza internacional adecuados para cuando, llegado el caso, deban partir a otro país.

Esfuerzos de integración

El año pasado, alarmada por el número de vecinos del lugar que inscriben a sus hijos en colegios internacionales, la ministra de Educación del cantón de Zúrich, Regine Aeppli, decidió poner fin a esa fuga del sistema de enseñanza local.

Por otra parte, las nuevas disposiciones reflejan la preocupación local porque los extranjeros no realizan los esfuerzos suficientes para integrarse en Suiza.

De momento, Aeppli se niega a ceder. Sin embargo, algunas dudas hacen suponer que sus directivas no entrarán en vigor sin que la poderosa fuerza de persuasión (lobby) de las multinacionales en Zúrich reduzca el aguijón de las mismas.

El único interés de los trabajadores extranjeros son los colegios internacionales, señala Peter Wright, de la empresa ZFS. “No hay el más mínimo interés en restar apoyo a las escuelas públicas”, declara a swissinfo.ch.

Un modelo de instrucción escolar capaz de salvar la situación actual entre los sistemas local e internacional son las escuelas bilingües que imparten cursos en ambos sistemas.

El grupo Swiss International School (SIS) ofrece ese tipo de servicio desde 1999, y en la actualidad amplia la capacidad de sus campus.

Sistema anticuado

Un campus existente en Zúrich será trasladado a las afueras de la ciudad para brindar instalaciones de enseñanza preescolar y primaria, junto a su colegio actual de niños mayores.

Los alumnos podrán prepararse allí para continuar sus estudios hasta obtener el título de bachillerato internacional o el equivalente suizo, la Matura. En Zug se construye otro edificio y ambos serán inaugurados a tiempo para el próximo año escolar.

El colegio señala que atrae tanto a alumnos extranjeros interesados en integrarse en la comunidad como a niños locales que más tarde quieran estudiar en el extranjero.

El colegio internacional multilingüe, Tandem International Multilingual School, aumentó su presencia en Zúrich con una escuela primaria -abierta el mes pasado-, para complementar su establecimiento de educación preescolar (Kindergarten). Ambas enseñan en alemán e inglés con un plan de estudios elaborado para darles una preparación acorde a su educación internacional o local posterior.  

“Muchos trabajadores foráneos en Suiza viven en una burbuja cuyo único lenguaje es el inglés”, indica a swissinfo.ch la fundadora y directora de la escuela Sonya Maechler-Dent. “Nuestros alumnos se confrontarán con el dialecto suizo alemán, de modo que tendrán la oportunidad de integrarse en la sociedad y la economía helvéticas”.

Hija de padres ingleses y escolarizada la ciudad francófona de Lausana antes de mudarse a Zúrich, Maechler-Dent ha vivido en primera persona la experiencia de conocer distintos tipos de educación.

“En una sociedad que hoy evoluciona cada vez más hacia las comunidades multiculturales, resulta anticuada nuestra filosofía de la educación”, sostiene. “Una sola filosofía para todos no puede satisfacer las exigencias cambiantes de la sociedad, y es por eso que ofrecemos más elección y flexibilidad”.

Centros de enseñanza

Hay dos tipos de escuelas internacionales en Suiza: unas están destinadas a los hijos de extranjeros empleados en multinacionales otras ofrece cursos de formación profesional.

La mayoría de los empleados extranjeros que trabajan durante mucho tiempo en Suiza suelen venir con sus familias.

Suelen enviar a sus hijos a escuelas internacionales que disponen de programas de estudio para la obtención del bachillerato internacional, mayormente en inglés. Con esa capacitación los alumnos pueden seguir sus estudios en cualquier otro colegio del mundo, además de ser mundialmente reconocido por los empleadores.

La ventaja de esa educación es que los alumnos sufren mínimas alteraciones en la continuación de sus estudios cuando sus padres se mudan a otro país.

Hay 40 escuelas internacionales de ese tipo en Suiza, agrupadas en el denominado Swiss Group of International Schools (SGIS).

El otro tipo de escuela internacional en Suiza ofrece formación profesional para adultos en sectores como la gastronomía, el turismo y la danza.

Dado que estos colegios quieren atraer a estudiantes extranjeros, los cursos y los planes de estudios se orientan al mercado de trabajo internacional.

La mayoría de estos establecimientos cooperan estrechamente con colegios similares en otros países.

La web  www.ausbildung-weiterbildung.ch tiene una lista de los centros de formación profesional, los cursos que ofrecen y otras informaciones relevantes.

Fin del recuadro


(Traducción: Juan Espinoza), swissinfo.ch


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×