“En Suiza, no demostramos que pasamos por dificultades económicas”

Una pareja suiza organiza en Facebook acciones de ayuda para las personas que viven en el umbral de la pobreza. Donan ropa, invitan a las familias al zoo o van con ellas a comprar comida. En la Suiza de habla alemana, este tipo de asistencia directa es bien aceptada.

Este contenido fue publicado el 07 junio 2020 - 11:00
swissinfo.ch

Todo comenzó por el amor.

Después de salir ella misma de un período de endeudamiento, en 2017 Fabienne quiso fundar un grupo de auxilio para personas en una situación económica difícil. Así que se puso en contacto con Alessandro Menna, administrador del grupo de Facebook “Vivir con el mínimo vital”. A él le gustó la idea de fundar un grupo de apoyo y se reunieron varias veces para intercambiar ideas. “Y nos dimos cuenta de que nos gustábamos”, dice Fabienne riendo.

Ahora, Alessandro y ella están casados. Y al fundar la asociación Siidefade, cuyo objetivo es ofrecer apoyo directo y continuado a las personas afectadas por la pobreza, han ampliado su compromiso.

Alessandro y Fabienne Menna. Rachel Engeli

Fabienne cuenta que durante el período en que pasó por apuros económicos, reaccionó como la mayoría de las personas afectadas por la pobreza: “No lo contamos a nadie. Es parte de la mentalidad suiza de no mostrar que pasamos por dificultades económicas. Sin embargo, es un error. Sería mejor buscar protección y abordar el problema”.

Quienes prestan ayuda aprecian el contacto directo

La asociación aboga por el contacto directo entre las personas que ayudan y las que reciben el apoyo. Los colaboradores pueden donar a través de Facebook juguetes, ropa o muebles a quienes los necesiten. O encontrarse e ir juntos a hacer las compras y que las pague la persona que colabora.

“También hay colaboradores que han llevado a una familia al zoo, al Museo de la FIFA o de excursión”, señala Alessandro. Una forma típicamente suiza de ayudar. “La gente quiere saber adónde va su dinero”, subraya Fabienne.

Aparato social burocrático

Las grandes organizaciones suizas de protección no ven con muy buenos ojos esta forma de ayuda directa, por el riesgo de dependencia que conlleva. “Muchas estructuras estatales o grandes organizaciones de amparo simplemente no tienen los medios para prestar un apoyo cercano a los beneficiarios de la ayuda”, constata Fabienne. Los Menna consideran que el sistema social suizo es extremadamente burocrático.

En Facebook ya ha surgido la pregunta de por qué la gente tiene que ir allí a mendigar comida cuando en Suiza ya hay suficientes ofertas de subsidios. “Yo aprendí el funcionamiento de la burocracia solo cuando era yo quien pedía la ayuda”, recuerda Fabienne. 

Personas afectadas por la pobreza en Suiza

Otro problema es que muchas personas en situación de pobreza no reciben ayuda social, es decir, no reciben ninguna asistencia oficial. Por ejemplo, una persona endeudada o una que trabaja, pero no gana lo suficiente para vivir. "También hay mucha gente que, aunque se gana bien la vida, tiene deudas”, dice Fabienne Menna. "Y estas personas no reciben dinero [de la ayuda social]”.

Los Menna observan muchos casos de pobreza en las familias divorciadas. No solo las madres que crían solas a sus hijos, sino también muchos padres que pagan las pensiones alimenticias viven con el nivel mínimo de subsistencia. “Los hombres a veces pagan pensiones alimenticias extremadamente elevadas y apenas les queda dinero para vivir”, explica Alessandro Menna.

Y luego está el fenómeno de la pobreza en la vejez: “Es gente que trabajó durante 40 años y la jubilación no les da para vivir”, añade Fabienne Menna. “Para Suiza, esto es un testimonio de incapacidad”.

Paquetes de alimentos por la crisis del coronavirus

¿Qué ha cambiado con la crisis sanitaria? “La gente que iba bien, o que antes iba justa, ahora está en dificultades por el desempleo parcial, la contratación por horas o la falta de pedidos”, dice Fabienne.

Cuando, después de recaudar dinero a través de crowdfunding, un grupo de particulares se anunció para distribuir alimentos, los Menna se ofrecieron inmediatamente a ayudar. El domingo pasado distribuyeron 500 bolsas de alimentos y productos de higiene en una sala de conciertos de la ciudad de Zúrich.

zvg

Las imágenes de Ginebra, donde cientos de personas hicieron cola durante horas para recibir una bolsa de alimentos por un valor de 20 francos, han consternado al matrimonio.

“No queremos que se repitan escenas semejantes en nuestra acción”, dice Alessandro Menna. Por este motivo la pareja pondrá todo de su parte para preservar la esfera privada de las personas afectadas. “Se necesita mucho valor para ponerse a hacer cola”.

Para los Menna, en las últimas tres semanas las noches han sido cortas. Pero parecen felices. “Seguimos recibiendo correos electrónicos de agradecimiento de las personas concernidas, pero también de personas que simplemente han oído hablar de la acción o han leído sobre ella”, se alegra Fabienne.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo