Navigation

Skiplink navigation

El obispo de Coira se retira

Vitus Huonder, camino de oficiar misa en abril pasado. Keystone

Vitus Huonder, el controvertido obispo de Coira, deja su cargo después de casi doce años. El papa Francisco ha nombrado al que fuera obispo de Reikiavik Peter Bürcher como administrador apostólico en Coira.

Este contenido fue publicado el 20 mayo 2019 - 17:06
Keystone-SDA/ts

A lo largo de su carrera, Vitus Huonder, de 77 años, se ha visto en el centro de polémicas de las que los medios de comunicación se hicieron eco. Por ejemplo en 2015, cuando Huonder citó pasajes de la Biblia que pedían que los homosexuales fueran ejecutados. Anteriormente también había sido criticado por oponerse a la educación sexual en las escuelas y a la ordenación de mujeres al sacerdocio, y por creer que los derechos divinos debían anteponerse a los derechos humanos.

La diócesis de Coira, capital del cantón de los Grisones (Suiza oriental), ha anunciado este lunes que el papa ha aceptado finalmente la dimisión de Huonder. El hasta ahora obispo de Coira declaró en 2017 que deseaba retirarse, pero la iglesia de Roma se opuso en dos ocasiones.

La diócesis de Coira abarca el cantón más poblado de Suiza, Zúrich.

Huonder se trasladará al Instituto Sancta María, que pertenece a la Fraternidad San Pío X y está formado por sacerdotes católicos tradicionalistas.

Peter Bürcher, de 73 años, abandonó la diócesis de Reikiavik en 2015 después de un episodio grave de neumonía. Su nombramiento ha sido una "sorpresa total", según ha declarado este lunes. A su edad deseaba un poco de descanso, "pero el Papa tenía otras ideas", ha dicho. Se espera que Bürcher actúe como interino en Coira, con todos los derechos y deberes de un obispo, durante unos meses.

El diócesis de Coira anunció este pasado domingo el fallecimiento a los 89 años de Amédée Grab, predecesor de Huonder.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo