Suiza y su confrontación con la vida salvaje

Tras dar muerte al único oso salvaje en su territorio, Suiza se cuestiona el modo de ofrecer un espacio de vida a estos animales, sin riesgo para la seguridad humana.

Este contenido fue publicado el 01 abril 2013 - 11:01

El oso M13, de 3 años, fue sacrificado en febrero. Resultaba imposible mantenerlo alejado de los asentamientos humanos. Por las mismas razones, en 2008 fue ultimado el oso JJ3. Las autoridades quieren evitar estas medidas, pero advierten que otras soluciones serían posibles solo si los residentes de las áreas expuestas cambian su comportamiento hacia la vida salvaje.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo