Navigation

Suiza aboga por el desarrollo sostenible

El ministro Deiss encabezó en Ginebra la reunión ministerial preparatoria de cara a la Cumbre de la Tierra 2002. Keystone

Frente a los últimos y dramáticos acontecimientos de Nueva York, el canciller Joseph Deiss se pronunció en favor de un acercamiento multidisciplinario para poder entender los fenómenos ligados al terrorismo y al contexto social en el que éste se produce.

Este contenido fue publicado el 25 septiembre 2001 - 19:22

Al clausurar una reunión preparatoria de 55 países europeos y americanos destinada a preparar la cumbre de Johannesburgo, que tendrá lugar en dicha ciudad de Sudáfrica el año próximo para darle un seguimiento a los acuerdos de Río de Janeiro (1992), Deiss insistió en que solo el desarrollo sostenible puede combatir las verdaderas raíces de la violencia social.

Electo presidente de esta reunión preparatoria, que tuvo lugar en Ginebra el lunes y martes, el canciller de Suiza mostró una vez más su solidaridad con los Estados Unidos y aseguró la colaboración helvética para localizar a los responsables de los atentados del 11 de septiembre en contra de las Torres Gemelas del Centro Mundial de Comercio en Nueva York y en el Pentágono, en Washington.

A pesar de que la conferencia de prensa convocada para dar a conocer los resultados de esta reunión preparatoria estaba destinada a tratar temas relacionados con el medio ambiente y el cuidado de la ecología, los periodistas presentes en el Palacio de las Naciones, cuestionaron a Deiss sobre los acontecimientos que se desarrollaron en Estados Unidos hace ya casi dos semanas.

El jefe de la diplomacia suiza entendió el fondo de las cuestiones y respondió que "la fuerza no es suficiente" para acabar con el flagelo del terrorismo. "A largo plazo, las represalias no eliminan las raíces de esta violencia. Es necesario construir una estrategia común, de todo el sistema de Naciones Unidas, a fin de promover el desarrollo sostenible. Solo así se podrá combatir la raíz del mal", martilló el consejero federal.

Reiteró el compromiso de Suiza con los esfuerzos de la comunidad internacional para mejorar el medio ambiente y asumir una actitud responsable con respecto a la ecología. Pero insistió en que solo una visión y una políticas globales, en favor del desarrollo, son la única solución a los problemas ligados a la pobreza y la marginación en el mundo.

Deiss solicitó a los 500 delegados que se dieron cita en Ginebra a que den una señal fuerte en los próximos días, en nombre de sus gobiernos y de sus pueblos representados para que la cumbre de Johannesburgo, a celebrarse en septiembre de 2002, también sea "una reunión tan decisiva para las futuras generaciones como lo fue la cumbre de Río de Janeiro", que tuvo lugar hace 10 años.

La declaración ministerial que se distribuyó al término de la conferencia de prensa se concretó a reafirmar posiciones generales de los países participantes en esta reunión preparatoria. Y el canciller Deiss dijo que, en los próximos 12 meses, habrá avances sustanciales en la elaboración del documento que se estudiará y se aprobará en Johannesburgo.


Enrique Dietiker, Ginebra

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.