Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza comprometida con la protección del agua

El Rin marca la frontera entre Suiza y Liechtenstein.

(Keystone)

La contaminación acuífera también es un riesgo latente en los países industrializados. Suiza, considerada como el mayor depósito de agua de Europa, quiere evitar esta amenaza sanitaria.

El Parlamento prevé ratificar un acuerdo internacional para la protección de las reservas hídricas.

El agua potable es un requisito básico para la salud. Sin embargo, el agua limpia no está garantizada ni en todo el territorio europeo, ni en la región del Cáucaso.

Una de cada siete personas en esas zonas no tiene acceso al agua potable, por lo que corre el riesgo de contraer enfermedades como el cólera, la disentería, la fiebre tifoidea y la hepatitis A.

El agua no conoce fronteras humanas

Los estándares del cuidado y la limpieza del agua no son iguales en todos los países. Una situación problemática en el caso de las reservas y corrientes de agua que no conocen fronteras humanas y que comparten diversas naciones a través de los caudales que desembocan en el mar.

Dos instituciones de Naciones Unidas se ocupan de la protección de los recursos hídricos: la Comisión Económica para Europa de la ONU (ENECE) y la Oficina Regional Europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sus objetivos son -además de la protección y el aprovechamiento de las corrientes de agua transfronterizas (Convenio del Agua de la ONU)-, garantizar la calidad del agua y evitar enfermedades relacionadas con la contaminación del líquido vital (Protocolo 'Agua y salud').

Por primera vez la protección rebasa fronteras

Este Protocolo es el primer convenio internacional que establece la protección de la salud a través de mejoras en el régimen de aguas y a través de la lucha contra enfermedades transmitidas por fuentes acuíferas insalubres.

A mediados de 2005 entró en vigor el Protocolo 'Agua y salud'. Hasta ahora, 17 de los 36 Estados signatarios, entre ellos Suiza (1999), lo han ratificado. Berna se dispone a hacerlo.

Suiza: depósito acuífero europeo

La Confederación Helvética participó activamente en la elaboración de este documento. Considerada como el mayor depósito de agua de Europa, Suiza está predestinada a participar como una de sus precursoras, indica al respecto el Ejecutivo.

En el Protocolo también se incluye el compromiso de los países signatarios para que mantengan y cuiden el nivel de calidad del agua potable. Una tarea que no todos cumplen de manera seria, señalan los expertos.

Coordinación reforzada

El Protocolo 'Agua y Salud' no establece normas técnicas específicas para mantener los niveles de calidad del agua potable. Consiste, sobre todo, en reforzar la colaboración entre las autoridades competentes de los países signatarios.

Cada país puede establecer sus propias normas para la protección del agua en su territorio.

Dos años después de la ratificación del Protocolo, cada Estado debe establecer y dar a conocer los objetivos que quiere alcanzar en la materia.

Entre sus objetivos deben incluirse soluciones para la explotación de los recursos acuíferos que respete el ecosistema y la salud de la población.

Luego de tres años de la ratificación, cada país deberá disponer de un sistema de vigilancia y de alarma preventiva en caso de que aparezca algún riesgo de contaminación del agua que pudiese originar alguna enfermedad.

Expertos acuíferos de diversos países -en sus intervenciones en el marco de las jornadas y seminarios internacionales realizados en torno al tema- ya han hecho sugerencias sobre los posibles objetivos a cumplir a través del Protocolo 'Agua y Salud'.

Señal positiva

Suiza participa en varias comisiones de la ONU encargadas de la protección del agua y una gran parte de las bases legales necesarias para la aplicación del Protocolo ya se encuentran en vigor dentro de sus fronteras.

A escala nacional sólo se requieren algunas adaptaciones en lo que se refiere al sector de las normas de agua potable y de agua para el aseo.

Con la ratificación del documento, Suiza quiere ser un ejemplo para los países de la Unión Europea y la ONU en la lucha contra la contaminación del agua.

swissinfo, Christian Raaflaub
(Traducido del alemán por P. Islas)

Datos clave

En Europa se encuentran más de 150 ríos y unos 50 lagos de dimensiones considerables que cubren regiones repartidas entre los territorios de varios países.

20% de los países europeos cubren más del 10% de sus necesidades hídricas con fuentes de agua procedentes de países vecinos.

En Europa y la región del Cáucaso hay aún alrededor de 120 millones de personas que no tienen acceso al agua potable.

Fin del recuadro

Contexto

En 1992 se aprobó en Helsinki (Finlandia) el Acuerdo Internacional para la Protección y el Uso de las Corrientes de Agua y los Lagos Internacionales (Convenio del Agua).

34 países, entre ellos Suiza, han firmado el Convenio.
Desde 1996 es válido para todos los Estados signatarios.

En 1999 se agregó el Protocolo 'Agua y Salud'.

Este documento entró en vigor el 4 de agosto de 2005, tras haber sido ratificado por 16 de los Estados signatarios.

Suiza está por ratificarlo también.

Fin del recuadro


Enlaces

×