Navigation

Skiplink navigation

Suiza condena el ignominioso atentado de Bali

La explosión povocó un incendio de proporciones devastadoras Keystone Archive

La explosión de un coche bomba cerca de un club nocturno en la isla indonesia de Bali, el sábado, se ha cobrado unas 200 vidas humanas, entre ellas de una suiza.

Este contenido fue publicado el 14 octubre 2002 - 08:00

El gobierno de la Confederación Helvética desaconseja a sus ciudadanos viajar a Indonesia.

El presidente de Suiza, Kaspar Villiger, ha dirigido un mensaje de condolencia a las autoridades indonesias y a los familiares de las víctimas.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores, Joseph Deiss, ha condenado enérgicamente el "crimen abominable" perpetrado contra inocentes.

La mayoría de las víctimas resultaron destrozadas o calcinadas y otras 300 personas sufrieron heridas. Gran parte del atentado son turistas australianos, pero hay también europeos. Además varias personas están desaparecidas.

Rega entra en acción

El triste balance concerniente a Suiza arrojaba este domingo una joven de 20 años fallecida que, según fuentes consulares, habría estado acompañada por su amigo - también originario de los Grisones -, cuando ocurrió el crimen. Entre las víctimas se encuentran además otros cinco suizos heridos, dos de ellos en estado grave.

La Guardia Aérea de Rescate Suizo (Rega en su sigla alemana) ha organizado la evacuación de dos de los heridos más graves a una clínica de Singapur.

Un médico y una enfermera se unirán al grupo de rescate en Singapur, mientras una ambulancia parte este lunes de Zúrich para traer a Suiza a las dos personas heridas. Lo haría hasta el miércoles

Un funcionario de la Embajada de Suiza en Yakarta ha sido enviado a Bali para apoyar al cónsul honorario, Jion Zürcher, cuya tarea de visitas a los hopsitales y las averiguaciones sobre probables víctimas suizas es muy intensa.

Amenazas

Este atentado, el más terrible desde los del 11 de septiembre en Estados Unidos, ha hecho blanco en uno de los barrios más frecuentados por visitantes extranjeros en este "paraíso para turistas" del mundo entero.

El ataque, todavía no reivindicado, ocurrió mientras los diplomáticos estadounidenses expresaban inquietud sobre las posibles amenazas terroristas afines con la red de Osama Bin Laden en Indonesia.

Eran las 23 horas del sábado en Indonesia (17 hora suiza) y la actividad era notable en el centro vacacional de Kuta Beach, cerca de Denpasar, capital de la provincia, cuando una explosión violenta destrozó un club nocturno, el Club Sari, y un bar-restaurante.

Incendio gigantesco

Un gigantesco incendio inmediato destruyó los dos establecimientos, inmuebles vecinos, comercios, con fuerza devastadora durante varias horas. Los supervivientes describieron las escenas de horror: cuerpos carbonizados, destrozados en la calle, turistas que intentaban escapar al infierno de las llamas y el humo en el 'night club'.

En el exterior, turistas, hombres y mujeres corrían atacados por el fuego, o medio desnudos o sangrando. La explosión se produjo en una hora de fuerte afluencia.

La policía deduce que el atentado fue perpetrado con un coche bomba. La violencia de la deflagración hizo un cráter de 1,50 metros de profundidad. Otra bomba detonó poco después a una centena de metros de la oficina consular estadounidense en la ciudad, sin causar víctimas.

Guerra contra el terrorismo

El mes pasado, la Embajada de Estados Unidos en Yakarta fue cerrada durante seis días ante el riesgo de probables atentados vinculados con Al Qaida.

El ataque ha sumido a Bali, la "Isla de los Dioses", en estado de conmoción. El ignominioso hecho ha sido condenado por numerosos países, especialmente por Estados Unidos y Australia, cuyos responsables mencionan la pista de la red Jemaah Islamiyah, relacionado con Al Qaida.

Las embajadas extranjeras intentan determinar el número de sus ciudadanos afectados por el atentado. La identificación de los cadáveres es muy difícil.

Suiza desaconseja viajar

Dado que cientos de suizos se encuentran actualmente pasando vacaciones en Bali, el Ministerio de Relaciones Exteriores desaconseja nuevos viajes a Indonesia. Berna no excluye otros atentados.

El operador turístico TUI Suisse (Imholz y Vögele) han decidido anular todos sus vuelos con destino a Indonesia. Kuoni, en cambio, los mantiene. Ninguno de los 220 clientes de los dos operadores turísticos está entre las víctimas.

De su parte, Hotelplan informó que ninguno 190 de sus huéspedes que se encuentran en Bali figuran entre las víctimas, Una sola persona decidió volver a Suiza, precisa.

swissinfo y agencias

Datos clave

Bali recibe más de 1,4 millones de turistas por año
La isla de mayoría hinduista en Indonesia, primer país musulmán del mundo
Berna desaconseja viajar a Bali e Indonesia

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo