Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza por el Protocolo de Kyoto

El protocolo de Kioto tiene como objetivo reducir los gases de efecto invernadero.

(www.seds.org)

3.000 delegados de 186 países asisten en Marrakech a la Conferencia de la ONU sobre el Clima con la intención de fijar modalidades de aplicación del Protocolo de Kyoto. Suiza reclamará su cumplimiento.

En los próximos 12 días, a partir de este lunes, la ciudad marroquí de Marrakech es escenario de un importante cónclave que podría finalmente poner en práctica las disposiciones del Protocolo de Kyoto.

Tal documento, suscrito en 1997, pretende reducir una media de 5% de los gases con efecto invernadero que provocan el calentamiento del planeta y desestabilizan el clima. Sobre todo los países industrializados se comprometieron entonces a reducir las emisiones contaminantes, por ejemplo del dióxido de carbono, tomando como referencia los niveles de 1990.

Suiza, al igual que muchas otras naciones, quisiera que el Protocolo entre en vigor durante la próxima Cumbre de Desarrollo Sostenible, prevista para septiembre de 2002 en Johannesburgo; es decir coincidiendo con el décimo aniversario de la Primera Cumbre de la Tierra, celebrada en Río de Janeiro, en 1992.

Riesgo imprevisible

Los modelos climáticos predicen que la temperatura global aumentará entre 1 y 3,5 grados Celsius hasta el año 2100. Consiguientemente crece el número de incertidumbres sobre el verdadero impacto de los cambios climáticos y las consecuencias regionales.

Los caprichos del clima (lluvias torrenciales fuera de temporada, desacostumbradas olas de calor en zonas poco propensas a este fenómeno, crecimiento de los niveles del mar, etc.) amenazan con desestabilizar varios aspectos de la vida cotidiana, si no se remedia a tiempo la situación.

Suiza insiste en el Protocolo de Kyoto

En los últimos años, la política internacional del medio ambiente ha adquirido una importancia singular en la Confederación Helvética, aspecto que la delegación suiza, presidida por el ministro de Transportes, Energía y Medio Ambiente, Moritz Leuenberger, pondrá de manifiesto en la Cumbre de Marrakech.

"Consideramos que un país pequeño como Suiza puede asumir un papel importante en el ámbito del medio ambiente demostrando que la combinación de la legislación suiza con políticas internacionales en la materia puede ser un ejemplo", declaró a swissinfo el embajador suizo para el Medio Ambiente, Beat Nobs.

Refiriéndose al alcance del Protocolo de Kyoto, Nobs señaló que el presidente Leuenberger destacará sin duda la importancia de este documento, no sólo para Suiza, sino para el mundo.

"Suiza está dispuesta a hacer todo lo posible en el plano nacional para impulsar la aplicación de este acuerdo", precisó el diplomático.

Optimismo moderado

"Aún queda mucho por hacer" señaló Jan Pronk, presidente en ejercicio de la Conferencia, en la sesión inaugural. La alusión tiene el inequívoco propósito de atenuar cualquier optimismo exagerado con respecto al acuerdo de Bonn, adoptado a último momento, en julio pasado, para aplicar aspectos clave del Plan de Acción de Buenos Aires.

Pronk previno contra cualquier tentación de "renegociar los acuerdos ya definidos en Bonn" y evitar así nuevas concesiones que, aparentemente, pretenden algunos países para "deshacerse" legalmente de sus enormes emisiones de gases contaminantes, por ejemplo aprovechando el denominado "Flexibility mechanism".

"Vulnerabilidad"

El ministro marroquí del medio ambiente, Mohamed El Yazghi, expresó a su vez su satisfacción porque el evento se lleve a cabo en un país africano, continente castigado por los efectos de "los cambios climáticos".

El ministro hizo referencia a la vulnerabilidad de su país e invitó a los delegados a ver los daños causados por la sequía y las inundaciones en la región de Marruecos.

El reto

¿Podrán los países desarrollados cumplir con el compromiso adquirido en Kyoto, en 1997? Tal vez. Aunque Estados Unidos, el país más contaminador del planeta, se haya retractado de reducir un 7% de sus emisiones de gases con efecto invernadero, la Unión Europea (8%) y Japón (6%) han dado a entender que están dispuestos a cumplir con ese compromiso.

Cabe insistir en que los países Partes del Protocolo de Kyoto fijaron tales índices tomando como referencia los niveles existentes en 1990. Suiza espera contribuir en Marrakech al propósito de la conferencia: la aplicación efectiva del Protocolo de Kyoto.

Juan Espinoza y agencias


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting