Suiza quiere sellar los acuerdos bilaterales

Pascal Couchepin y Silvio Berlusconi se encontraron en Roma. Keystone

Pascal Couchepin, presidente de la Confederación, obtuvo en Roma seguridades para concluir rápidamente los acuerdos bilaterales con la Unión Europea.

Este contenido fue publicado el 09 julio 2003 - 09:33

No obstante, subsisten problemas ‘técnicos’ en torno al tratado de Schengen y al fraude fiscal.

En Roma, Pascal Couchepin se entrevistó con el presidente del Consejo italiano, Silvio Berlusconi, que oficia por 6 meses de presidente rotativo de la Unión Europea. El encuentro permitió despejar el futuro del segundo paquete de los acuerdos bilaterales.

"El hecho de concluir las bilaterales bis constituiría un salto de calidad que permitirá sobrepasar la cooperación puramente económica", subrayó el jefe del gobierno helvético tras la reunión con el máximo representante europeo.

El problema de los acuerdos de Schengen

A juicio de Pascal Couchepin, Silvio Berlusconi manifestó su voluntad de impulsar políticamente el buen término de los acuerdos, a pesar de que subsisten problemas aún no resueltos del todo.

En particular se trata del tratado de Schengen, que en lo relacionado a la cooperación judicial entre los Estados firmantes, los suizos temen que su aplicación perjudique al secreto bancario.

Otro problema no resuelto y que es considerado como esencialmente técnico se refiere al fraude fiscal. Tema relacionado con el blanqueo de dinero, la evasión fiscal, y la cooperación judicial.

"Sólo faltan algunas precisiones técnicas antes de lograr un acuerdo político al respecto," señaló Pascal Couchepin, subrayando con ello que no deberían existir más escollos para que la Unión Europea ratifique los acuerdos bilaterales.

Droga y bienes culturales

En otro plano, la entrevista con el presidente de la Unión Europea permitió además intercambiar puntos de vista acerca de otros asuntos no menos candentes. Droga y bienes culturales, fueron temas que trascendieron en la rueda de prensa final.

Ante la preocupación italiana de un próxima y eventual liberalización de la marihuana en Suiza, Pascal Couchepin, insistió que se trataba sólo de la despenalización de su consumo, y que el problema de la droga en general había que resolverlo luchando contra los grandes traficantes.

En cuanto al asunto de los bienes culturales, suizos e italianos acordaron de firmar a breve plazo un acuerdo que permitirá la restitución de los bienes culturales, cuando se trate de tráfico, de robo, o de comercio ilegal.

Cabe señalar que los acuerdos bilaterales, fue la opción política adoptada por Suiza para negociar con sus vecinos de la Unión Europea, luego de que el pueblo rechazara su adhesión mediante un referéndum.

La primera parte de estos acuerdos, que se refieren entre otros aspectos, a la libre circulación de personas, entraron en vigor hace un año.

swissinfo y agencias

Contexto

Los problemas pendientes para la conclusión definitiva de la segunda fase de los acuerdos bilaterales se refieren al tratado de de Schengen.

En lo relacionado la cooperación judicial entre los Estados firmantes, los suizos temen que perjudique el secreto bancario.

Otro problema considerado como esencialmente técnico se refiere al fraude fiscal.

Es decir mecanismos que debería aplicar Suiza para luchar contra el blanqueo de dinero y la evasión fiscal.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo