Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza tiene la mirada atenta en los intermediarios financieros

Dina Balleyguier, jefa de la Autoridad de control en materia de lucha contra el blanqueo de dinero

(Keystone)

La plaza financiera suiza posee mecanismos de control para impedir la llegada de capitales evadidos. La posición suiza condena esas prácticas ilegales, precisó la alta funcionaria Dina Balleyguier, en Ginebra.

"Casos como el argentino, en el que se produce una presunta fuga de capitales y cuyo destino final sería Suiza, son observados por nuestros responsables. 'Monitoreamos' las diferentes situaciones que se presentan en cualquier parte del mundo, y hacemos un seguimiento de los flujos financieros", expresó la jefa de la Autoridad de Control en Materia del Lucha contra el Blanqueo de Dinero, una entidad perteneciente al Ministerio Federal de Finanzas, en el Club Suizo de la Prensa.

Como señalamos en articulo aparte ("Escándalo financiero en Argentina"), dos importantes medios de prensa suizos denuncian la fuga de 250 millones de dólares que habrían pasado por una de las filiales del Grupo Credit Suisse, desde Argentina. El escándalo salpicaría al alto directivo helvético del GCS, Lukas Mühlemann.

Preguntada por swissinfo sobre las medidas que está tomando Suiza para evitar que esos "capitales vagabundos" lleguen a cofres helvéticos, la funcionaria federal apuntó que no cree necesario tomar "medidas especiales" al respecto.

"No hace falta eso. Tarde o temprano, cuando se dé a conocer públicamente el asunto (de la fuga), los mismos mecanismos de control y de verificación que mostraron su eficacia en los casos de Abacha, de Nigeria; o de Vladimiro Montesinos, de Perú; van a entrar en acción", expresó.

Dina Balleyguier añadió que este tipo de situaciones son "curiosas", porque involucran a individuos que ocuparon importantísimas posiciones de poder en sus respectivos países; y, que una vez retirados de la escena pública, se convierten en personajes perseguidos y acosados por sus actos.

Blanqueo de dinero

Suiza es pionera en el ámbito de la lucha contra el blanqueo de dinero, sostuvo la alta funcionaria del Ministerio de Finanzas. "Los banqueros me han confiado que las normas de la nueva ley son tan imperativas que varios clientes han dejado este país para buscar otras plazas financieras, como Londres, por citar alguna".

Cabe recordar que la Ley contra el blanqueo de dinero entró en vigor el 1 de abril de 1998 y desde entonces afina cada vez más sus mecanismos de detección y control de capitales dudosos que puedan llegar a la plaza financiera helvética.

Balleyguier hizo referencia a que en los últimos cuatro años y medio Suiza ha puesto en marcha un dispositivo para luchar eficazmente contra el dinero ilegal.

Capital que oculta su origen criminal

"No tengo una definición doctrinal. Hay libros y manuales muy precisos al respecto. Pero, en lo que me concierne, el blanqueo de dinero es un delito que se comete cuando un capital oculta su origen criminal. Cuando se establece que hay una relación entre el dinero nuevo, que ya se limpió de todo pasado oscuro; y el dinero viejo que se introdujo en Suiza, tal vez de manera no tan nítida", expresó la abogada.

Para combatir esa actividad criminal, la Autoridad de Control en Materia de Lucha contra el Blanqueo de Dinero ha establecido 12 organismos de regulación y auto-regulación que controlan las actividades profesionales de 6.500 intermediarios financieros. "Esto hace que un total de 22 personas estén trabajando a tiempo completo en la vigilancia y el examen de tales actividades", precisó.

La alta funcionaria anunció recalcó que todos los intermediarios financieros en Suiza deben ser controlados.

La tarea emprendida para combatir el blanqueo de dinero ha permitido a las autoridades suizas, hasta ahora, observar minuciosamente a unas 150 sociedades que se dedican profesionalmente a gestionar la riqueza y a guardar los ahorros de sus clientes. "Pero, de hecho, ya hemos retirado las autorizaciones a unas 6 sociedades, que no estaban cumpliendo con la legislación suiza en la materia", afirmó.

Dina Balleyguier elogió la labor cumplida por el procurador general de Ginebra, Bernard Bertossa, quien dejará su función de temido juez investigador. "Es un gran hombre que se va. Aprecio el espíritu y la decisión que ha puesto en el cumplimiento de sus metas", recalcó refiriéndose a la ponderada gestión del magistrado ginebrino en la lucha contra el blanqueo de dinero.

Dina Balleyguier dijo estar confiada en que dentro de algunos años, Suiza no se vea confrontada con un "Segundo Abacha". En alusión a los capitales argentinos evadidos que hacen noticia en la fecha, insistió en que la Confederación Helvética cuenta con los medios adecuados que "funcionan y dan resultados concretos" en la guerra a este tipo de prácticas ilegales.

Enrique Dietiker, Ginebra


Enlaces

×