Navigation

Suiza-Turquía: misión delicada

Turquía es un importante socio comercial de Suiza. Keystone

Un año y medio después de que Ankara le retirara la "invitación", Micheline Calmy-Rey emprende este martes el viaje a Turquía.

Este contenido fue publicado el 25 marzo 2005 - 17:35

En aquel momento, un voto de reconocimiento del paralamento de Vaud al genocidio armenio molestó a las autoridades turcas hasta tal punto que decidieron anular la visita de la jefa de la diplomacia suiza.

El viaje de Micheline Calmy-Rey a Turquía, desde este 29 hasta el 31 de marzo, se consagrará a la reanudación de relaciones más serenas entre Berna y Ankara, tras las tensiones de otoño de 2003.

La ministra de Relaciones Exteriores de Suiza se entrevistará este martes con su homólogo turco Abdullah Güll. Ambos ministros harán un repaso general de los temas que interesa a los dos países, temas tales como "los derechos humanos, las minorías, o las relaciones económicas", precisa Roberto Balzaretti, consejero diplomático de Micheline Calmy-Rey.

Consultado sobre la posibilidad de que la ministra aborde el asunto del genocidio armenio, responde que "será difícil no tocar las cuestiones que incomodaron el pasado".

Un viaje precedente de Micheline Calmy-Rey a Turquía fue cancelado en septiembre de 2003, como consecuencia del reconocimiento que hizo el parlamento del cantón de Vaud a los hechos de 1915.

En diciembre de 2003, la cámara baja del Parlamento federal adoptó a su vez un postulado que reconoce la masacre de los armenios por el Imperio otomano. Esa actitud volvió a suscitar la ira de Ankara.

"Un problema latente"

La diputada radical (derecha) Françoise Saudan, miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores que visitó turquía en agosto previene: "Hay que ser muy prudente; el genocidio sigue siendo un problema latente para Turquía".

François Saudan señala que uno "siempre se siente mal cuando Suiza quiere dar lecciones al extranjero".

"La sra. Calmy-Rey no va a Ankara a aumentar las tensiones, sino a profundizar las relaciones entre Suiza y Turquía", señala por su parte Jean-Jacques de Dardel, jefe de la Divisón Política I del Ministerio de Exteriores, integrante de la comitiva. "Las autoridades turcas se han vuelto mucho más abiertas con respecto a los problemas de su sociedad, el diálogo es posible hoy en día", precisa.

Micheline Calmy-Rey y su homólogo turco abordarían también el asunto de la adhesión de Turquía a la Unión Europea (UE). Si Ankara se une a la UE, la economía helvética aprovechará el mercado ampliado, comentó la jefa de la diplomacia suiza en diciembre pasado.

Las crisis de Irak, país vecino de Turquía, y del Medio Oriente estarían asimismo en la agenda de conversaciones. Micheline Calmy-Rey será también recibida por el presidente turco Ahmet Necdet Sezer en una entrevista de cortesía.

Escala en Kurdistán

En el segundo día de su viaje, la ministra de Exteriores suiza irá a Diyarbarik, la gran ciudad kurda en el sudeste, con la intención de -según Roberto Balzaretti-, "tener una visión diferenciada del país". Allí se entrevistará con representantes locales y de ONG.

Esta etapa de su visita había sido mal percibida por Ankara en 2003. Poco después de la anulación de aquel viaje, las autoridades turcas habían acusado a Micheline Calmy-Rey de parcialidad con la causa kurda por haberse entrevistado con el representante de esta comunidad en Lausana.

Asociación económica

Durante el último día de su visita, la ministra pronunciará un discurso ante la Comunidad Comercial Suiza-Turquía en Estambul. "Turquía es el socio comercial económico más importante de Suiza en Medio Oriente. Cada año una cuarentena de firmas helvéticas se instalan allí", recalca Roberto Balzaretti.

"Los inversionistas suizos están muy presentes en Turquía, sobre todo en las industrias farmaceútica y textil", precisa a su vez Marcel Cavaliero, presidente de la Cámara de Comercio Suiza-Turquía. De todos modos considera que habrá que esperar la visita del ministro de Economía, Joseph Deiss, en septiembre próximo, para asistir a un "nuevo impulso de las relaciones económicas" entre los dos países.

swissinfo y agencias

Datos clave

Entre 1915 y 1918, de 800.000 a 1,8 millones de armenios fueron muertos o deportados por el Imperio otomano.
Turquía niega hasta hoy ese genocidio.
El 24 de julio de 1923 se firmó en Lausana el tratado que dió nacimiento la Turquía moderna.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.