Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza y Alemania discutirán controvertido tema de la imposición sobre el ahorro.

Hans Eichel y Kaspar Villiger, durante la visita del primero a Berna. Los ministros de finanzas de Alemania y Suiza volverán a hablar de temas fiscales, en Berlín.

(Keystone)

Los gobiernos de Suiza y Alemania analizarán en las próximas semanas el tema de la fiscalidad del ahorro, una medida que se ha propuesto la Unión Europea (UE) para evitar el fraude y la evasión impositiva que provoca enormes controversias.

El ministro de Finanzas de Suiza, Kaspar Villiger, miembro del Consejo Federal, y su colega alemán Hans Eichel se reunirán el mes próximo en Berlín para discutir sus diferentes posturas, tras los compromisos adoptados en la cumbre de jefes de Estado y de gobierno de la UE en Santa María da Feira, Portugal a finales de junio pasado.

Los "15", después de que Austria desistiera a último momento de su postura de bloqueo, lograron establecer a duras penas un calendario sobre la armonización fiscal europea para luchar contra la evasión fiscal. Sin embargo, el cumplimiento de este compromiso depende de que Austria levante parcialmente el secreto bancario.

A fin de impedir el fraude fiscal y la fuga de capitales, la UE aspira a que los ciudadanos comunitarios paguen impuestos por la rentabilidad de sus ahorros depositados en un país diferente al que residen. Esto se podría lograr si todos los países se ponen de acuerdo en intercambiar información fiscal para que los ahorristas abonen los impuestos en el país de residencia.

El gobierno de Suiza ha tomado nota de la decisión adoptada en Santa María da Feira, según la cual la UE se propone como meta asegurar la imposición sobre el ahorro por medio de un procedimiento automático de comunicación entre países a más tardar en el año 2010.

La UE se propone aprobar las normas directrices respectivas a más tardar a finales del 2002, tan pronto como algunos terceros Estados, entre ellos Suiza, den seguridades de que aprobarán medidas similares. De esta forma, la UE hace depender la solución de esta cuestión esencialmente de la cooperación de terceros Estados.

Para el Consejo Federal, el poder ejecutivo de Suiza, la decisión adoptada en el seno del Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de la UE (ECOFIN) y por el Consejo Europeo en Santa María da Feira es de naturaleza política y su implementación concreta todavía no ha sido definida.

Esto es así especialmente en aspectos como la inclusión de los territorios dependientes o asociados de la UE, la conformación del sistema de intercambio de información automática, el nivel de la tasa impositiva a aplicar sobre los intereses que devenguen los depósitos y la distribución de los ingresos fiscales.

La Confederación Helvética comparte el punto de vista de la UE de que la rentabilidad de los capitales debe ser gravada adecuadamente, y desde hace muchos años aplica un sistema impositivo sobre el ahorro, que, conjuntamente con un impuesto moderado sobre los ingresos, asegura un gravamen efectivo sobre la renta y al mismo tiempo protege adecuadamente, a través del secreto bancario, la esfera privada de los ciudadanos.

Incluso el gobierno de Berna considera que no puede ser de interés para Suiza atraer negocios orientados a eludir una nueva regulación de la Unión Europea. Por eso, Suiza, preservando sin embargo su secreto bancario, estaría dispuesta a explorar vías para quitar atractivo a la evasión fiscal. En este sentido, se analizaría prioritariamente un impuesto adicional sobre los intereses devengados por los capitales extranjeros depositados en Suiza.

Pero, por el contrario, según la postura del gobierno de Berna, para el país helvético es inviable un procedimiento automático de comunicación y de intercambio de información, como el que aspira la UE. La disposición de Suiza a buscar y alcanzar soluciones presupone además que el sistema que introduzca la UE asegure una imposición efectiva y amplia de los intereses que perciban los ciudadanos comunitarios.

Este sistema deberá regir no sólo en los países de la UE, sino también en las áreas asociadas o dependientes y en los principales centros financieros fuera de la Unión. Por último, en honor a la mesura, el Gobierno helvético considera que deberían ser solucionadas al mismo tiempo algunas otras cuestiones pendientes que afectan a las relaciones bilaterales entre Suiza y la Unión Europea en las áreas fiscal y financiera como, por ejemplo, una mayor aplicación efectiva del acuerdo para evitar la doble imposición.

Una vez que quede listo el proyecto depurado de normas directrices de la UE el Consejo Federal suizo volverá a analizar la situación. En su enjuiciamiento, el ejecutivo habrá de conceder enorme importancia al mantenimiento de la competitividad internacional de Suiza como plaza financiera y económica.

Juan Carlos Tellechea


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×