Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza y ONU, puntos comunes

Joseph Deiss, ministro suizo de Exteriores y Mary Robinson, alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos.

(Keystone)

La suerte de los prisioneros de Al Qaeda preocupa a la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos. Una posición compartida por Berna.

Mary Robinson, titular de ese organismo de las Naciones Unidas, se entrevistó este lunes, en Berna, con el ministro suizo de Asuntos Exteriores, Joseph Deiss. En forma previa al encuentro, la funcionaria ratificó que la lucha contra el terrorismo no debe estar por encima de la defensa de los derechos humanos.

La alta comisionada se manifestó particularmente inquieta sobre las condiciones en que las autoridades estadounidenses mantienen a los prisioneros procedentes de Afganistán, en la base militar de Guantánamo. "La lucha contra el terrorismo no autoriza a hacer escarnio de los derechos humanos", enfatizó.

Cabe recordar que luego de las críticas de diversas naciones, Washington otorgó la protección de los Convenios de Ginebra a los prisioneros talibán pero se rehúsa a reconocerles el estatuto de prisioneros de guerra, mientras que a los detenidos de Al Qaeda, a los que considera "combatientes ilegales", les niega todo beneficio.

Al Qaeda es la organización encabezada por Osama bin Laden, a quien se atribuye la autoría de los atentados contra blancos estadounidenses que el pasado 11 de septiembre dejaron un saldo de más de 5.000 víctimas.

Innecesarias nuevas reglas

El III Convenio de Ginebra debe aplicarse indiferentemente a los prisioneros talibán y a los miembros de la organización de Al Qaeda detenidos en Guantánamo. "No se necesitan nuevas reglas", subrayó Robinson en referencia a la actitud estadounidense.

"En su calidad de depositaria de las Convenciones de Ginebra, Suiza apoya esa posición", afirmó por su parte el ministro helvético.

"Luego de los atentados del 11 de septiembre, el derecho humanitario debe permanecer, más que nunca, en una posición central", destacó Robinson para añadir que si bien la lucha contra el terrorismo es importante, el respeto a los derechos humanos es primordial.

La alta comisionada manifestó también su preocupación por el estado de cosas en Chechenia. Lamentó la inexistencia de investigaciones independientes con respecto a las violaciones a los derechos humanos cometidas por parte de las fuerzas armadas.

La visita de Robinson a Berna, en medio de la cual se entrevistó también con el presidente Kaspar Villiger, se produce poco antes de que el electorado suizo se pronuncie en torno a una eventual adhesión helvética a las Naciones Unidas, lo que sería una mera coincidencia, según el Ministerio de Exteriores.

El presupuesto del organismo encabezado por la otrora presidenta de la República de Irlanda asciende a 75 millones de francos anuales. En el 2001, Suiza contribuyó con recursos por 500.000 francos. En caso de adhesión, Suiza podría fortalecer su compromiso en materia de derechos humanos.

swissinfo


Enlaces

×