Navigation

Tabaco: el Parlamento podría dar el golpe de gracia

El lugar de trabajo podría convertirse pronto en un sitio donde no se fume. imagepoint

Suiza prevé seguir el ejemplo de otros países europeos y restringir aún más el hábito de fumar en los espacios públicos.

Este contenido fue publicado el 02 octubre 2007 - 13:37

El Parlamento inicia esta semana el debate sobre un proyecto de ley nacional que proteja más a los 'fumadores pasivos' en el trabajo, los restaurantes y los bares.

Los transeúntes abordados espontáneamente por swissinfo en las calles de Berna confirman los resultados que arrojan varias encuestas sobre lo que piensan los suizos del hábito de fumar.

De una docena de personas consultadas, sólo dos se oponen rotundamente a que se prohíba fumar en los espacios públicos. La mayoría respalda la medida, algunos con el cigarrillo en la mano...

"No debería estar permitido fumar en el lugar de trabajo. Yo soy fumador ocasional, pero en el trabajo o en un restaurante prefiero sentarme al lado de un no fumador", sentencia Heike Rothenbühler.

No obstante, Heike es partidaria de que se creen salas especiales para quienes no pueden prescindir de su dosis de nicotina. En ello coincide la mayoría de las personas a las que swissinfo entrevistó durante una soleada tarde de otoño.

Humor del público

El Consejo Nacional (cámara baja), consciente de la opinión que reina en la población, se dispone a actuar en consecuencia. Este miércoles comienza el debate sobre el asunto.

Incluso Toni Bortoluzzi, miembro de la Unión Democrática del Centro (UDC, derecha nacionalista) y férreo adversario de que se prohíba fumar, reconoce que la suya es una batalla perdida. Lo que defiende es para él una cuestión de principio y autorresponsabilidad.

"Considero erróneo que se prohíba consumir un producto legal. El Estado interfiere en la esfera privada si restringe el consumo de tabaco en un local de propiedad privada como un restaurante o un bar", puntualiza.

En su opinión, no se necesita una nueva ley. Basta con un poco de sentido común, respeto y tolerancia para resolver el problema.

Aún así, Bortoluzzi prefiere que se adopten normas vigentes en todo el país, antes de que cada uno de los 26 cantones que lo conforman establezca sus regulaciones. Hasta ahora correspondía a los cantones adoptar medidas contra el tabaquismo.

Turismo

Según la demócrata cristiana Ruth Humbel, una legislación de vigencia nacional no sólo está en el interés de los hoteles y restaurantes, sino que también promociona la imagen de Suiza como destino turístico.

Humbel, partidaria de las medidas prohibitivas, señala que la situación en los países vecinos ha influido en cómo los suizos perciben el tabaquismo.

"Para sorpresa de todos, Italia fue uno de los primeros países que decretó restricciones. Francia siguió el ejemplo, en aparente divergencia con su reputación de nación de tolerantes 'connoisseurs'", subraya.

Este cambio de mentalidad se debe, sobre todo, a una creciente consciencia de los riesgos que implica para la salud el tabaquismo.

Humbel y Bortoluzzi admiten que existen pruebas científicas inequívocas de los efectos nocivos del tabaco para los 'fumadores pasivos'.

Tribunales

Según Humbel, preocupa también que las denuncias presentadas por enfermos de cáncer en Estados Unidos se repitan en Suiza.

"Cuando hay dinero en juego, la gente no se lo piensa dos veces", dice en alusión a los fallos de tribunales estadounidense que impusieron el pago de compensaciones astronómicas.

El nuevo proyecto de ley helvético prohíbe fumar en los edificios públicos, hospitales, escuelas, museos, teatros, cines y el transporte público, así como en restaurantes y bares. Sin embargo, se autorizarán salas separadas, bien ventiladas, para los fumadores.

Se prevé que la nueva legislación entre en vigor no antes del año 2009.

Por su parte, la Oficina Federal de la Salud Pública afirma que los no fumadores en Suiza proclaman ahora con más convicción su derecho de mantener el aire limpio. Según la OFSP, esto resulta de los esfuerzos de prevención emprendidos durante los últimos seis años.

"Esperamos que la nueva ley reduzca el número de personas enfermas por inhalar humo pasivo, mejore la salud de los empleados en el sector del catering y disminuya ulteriormente el número de fumadores en Suiza", puntualiza la portavoz de la OFSP, Karine Begey.

swissinfo, Urs Geiser

Datos clave

Según un informe del gobierno, cerca de 400 personas mueren cada año en Suiza a causa de los efectos del 'humo pasivo'.

Esto cuesta al sector económico aproximadamente 500 millones de francos anuales.

Cerca del 29% de los suizos fuma, según datos correspondientes a 2007.

Una reciente encuesta de la Universidad de Zúrich reveló que una mayoría de los ciudadanos de entre 15 y 65 años respalda que se emita una prohibición general en bares y restaurantes.

End of insertion

Contexto

El Tesino, fronterizo con Italia, fue el primer cantón suizo que prohibió en abril pasado fumar en los espacios públicos, después de someter el asunto al veredicto de las urnas en 2006.

Otros cantones suizos han seguido el ejemplo o se disponen a adoptar medidas similares.

Desde diciembre de 2005 está prohibido fumar en los transportes públicos de todo el país.

End of insertion

Medidas antitabaco en Europa y Norteamérica

Irlanda fue el primer país de la Unión Europea que prohibió en 2004 fumar en el lugar de trabajo, los restaurantes y bares.

Al menos otros 18 países europeos, incluidos Francia, Italia y Reino Unido, han adoptado medidas análogas. Algunos han autorizado espacios acondicionados, los denominados 'fumoirs', para los fumadores (bien ventilados).

Se prevé que los 'länder' alemanes aprueben de aquí a mediados de año una ley que prohíbe fumar en los restaurantes, conforme a las recomendaciones emitidas por la UE.

Conforme a la ley estadounidense, cada estado y las autoridades locales pueden decretar medidas prohibitivas. Más de la mitad de los estados se han dotado de una política antitabaco estricta en restaurantes y bares.

Canadá adoptó en 1996 una ley federal que protege a los no fumadores en el trabajo y una permite la instalación de 'fumoirs'.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.