Navigation

Un juez suizo busca pistas en México en el caso Salinas

El juez Paul Perraudin (izda) y Raúl Salinas. swissinfo.ch

El magistrado Paul Perraudin, encargado de investigar el origen de la fortuna de la familia Salinas congelada en bancos suizos, inicia este viernes una visita para conocer los resultados de la comisión rogatoria remitida a México en noviembre pasado.

Este contenido fue publicado el 19 julio 2001 - 17:51

El juez de instrucción del cantón de Ginebra también se entrevistará con Raúl Salinas de Gortari (hermano del ex presidente mexicano) y su esposa, Paulina Castañón, para notificarles de los avances de las investigaciones en curso destinadas a determinar la procedencia de una suma estimada en 130 millones de dólares.

Esta es la segunda etapa de las investigaciones iniciadas el 15 de septiembre de 1999, cuando el Ministerio Público de la Confederación remitió el caso a la fiscalía ginebrina por orden del Tribunal Federal, la más alta instancia judicial suiza.

La legislación helvética no establece un plazo fijo para la conclusión de las investigaciones. El caso Salinas lleva más de cinco años y medio en los tribunales suizos, sin que se haya logrado esclarecer la procedencia de los 130 millones de dólares congelados en bancos helvéticos desde el 3 de noviembre de 1995.

Sin embargo, el juez Perraudin y su equipo han llegado a la conclusión de que, independientemente del origen de la fortuna, los Salinas usaron mecanismos de reciclaje de dinero que penalizan el Código Penal suizo (artículo 305 bis) y la Ley federal contra estupefacientes (artículo 19).

Por lo tanto, como parte de la investigación, el juez Perraudin notificará en este viaje que tanto Raúl Salinas como su esposa siguen siendo acusados por Suiza de los dos delitos ya mencionados y que sólo se les serán levantados una vez que todo el asunto se aclare por completo.

Tres hipótesis

Fuentes informativas bien allegadas al caso, expresaron a swissinfo que Perraudin baraja tres hipótesis de trabajo:

1) La primera recoge las acusaciones de la antigua fiscal federal, Carla del Ponte, basadas en las declaraciones de 'testigos protegidos' que actualmente purgan condenas en prisiones estadounidenses, de que el dinero proviene del narcotráfico.

2) La segunda baraja la posibilidad de que los fondos puedan ser producto de actos de corrupción pública.

Para reforzar esta hipótesis, el juez hace referencia a los 50 millones de dólares que el dueño de la compañía Iusacel, Carlos Peralta Quintero, dio a Raúl Salinas, a cambio de la obtención por parte del Gobierno federal de una licencia para explotar cuatro redes de telefonía celular.

En su defensa, el hermano del ex presidente mexicano afirma que tal cantidad fue parte de una campaña para crear un fideicomiso en Suiza y, posteriormente, regresar el dinero a México para crear fuentes de empleo.

3) El juez Perraudin también baraja la hipótesis de que la fortuna de Raúl Salinas en Suiza sea producto de negocios lícitos, totalmente honestos y jurídicamente comprobables.

En esta tercera hipótesis, se toman en cuenta los negocios familiares anteriores a la presidencia de Carlos Salinas (1988), las herencias de los abuelos y padres, los negocios efectuados bajo la sombra del poder y sus legítimas aspiraciones a convertirse en empresarios, una vez que fueron subastadas las empresas públicas.

"Todas las hipótesis serán tomadas en cuenta", aseguraron a swissinfo fuentes judiciales que siguen el caso.

Reconocen que se han detectado operaciones de lavado de dinero, "pero para poder acusar en el marco de una hipótesis (o varias de ellas) se necesitan pruebas. Para eso hemos solicitado una colaboración judicial de parte de las autoridades mexicanas", precisaron.

Se refieren a la comisión rogatoria internacional que el juez Perraudin envió a México el pasado 8 de noviembre de 2000 y cuyos resultados va a conocer personalmente en esta visita de trabajo de seis días.

Enrique Dietiker, Ginebra

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.