Navigation

Velo islámico: una basilense va a las urnas

Manifestación en Canadá contra la prohibición del velo islámico en las escuelas francesas. Keystone Archive

Una joven musulmana, candidata al parlamento del semicantón Basilea-Ciudad, relanza el debate sobre el uso del velo islámico en publico.

Este contenido fue publicado el 21 octubre 2004 - 21:20

Radicada en Suiza desde sus 15 años, Kadriye Koca considera que el velo es señal de su fe y que le gustaria seguir llevándolo si es elegida este domingo (24.10).

Algunos en Basilea se preguntan si una mujer que lleva velo islámico puede ser considerada como una persona realmente integrada en Suiza.

A pesar de tal opinión, Kadriye Koca, de 32 años de edad, figura en la lista del Partido Demócrata Cristiano (PDC, centro derecha), tradicionalmente orgulloso de sus raíces católicas.

La joven musulmana es uno de los 130 candidatos que presenta el partido, aunque ese hecho no le garantice un sitio en el parlamento comunal.

Completamente integrada

En la secretaría del PDC de Basilea-Ciudad, Rita Schill admite que la inclusión de Kadriye Koca podría restar votos a los democristianos en las elecciones del domingo proximo, pero sostiene asimismo que esta candidata de origen turco -residente en Suiza desde sus 15 años-, es miembro activo de la comunidad y sería una buena parlamentaria.

"La señora Koca es un buen ejemplo de la mujer turca completamente integrada en Suiza. Es una musulmana practicante y, por tanto, el velo es importante para ella", explica Rita Schill.

"Yo sé que algunas personas no aceptan de buen grado el velo, pero no nos corresponde dictar reglas sobre lo que deben o no deben llevar los miembros de las nuevas comunidades de la ciudad", precisa la secretaria del PDC, Basilea.

"Es una joven inteligente que comprende plenamente el sentido de nuestro programa y creo que está bien situada para entrar en el parlamento y ganarse el respeto de sus colegas", añade Rita Schill.

La interesada expresa a swissinfo que "deja abierta" la cuestión del velo islámico, si llegara a ser elegida al legislativo basilense.

Un diputado de derecha en ese legislativo ha presentado una moción que pide prohibir todos los símbolos religiosos en el entorno del parlamento.

Partidarios y adversarios

Las elecciones basilenses tienen lugar cuando el uso del velo islámico es un tema muy discutido en Suiza.

Por ejemplo en Migros, la cadena distribuidora de alimentos al detalle más grande del país, ha pedido a su personal musulmán que renuncie al velo si está en contacto con la clientela. Aquellas empleadas que insistan en llevarlo corren el riesgo de ser cambiadas a puestos donde no sean vistas por los clientes.

En Coop, rival de Migros, autorizan el velo, mientras que los grandes bancos Credit Suisse y UBS recuerdan que este atuendo no forma parte del código de indumentaria normal.

El ministro de Transportes, Moritz Leuenberger toma parte en el debate. En las columnas del semanario dominical 'NZZ am Sonntag' advierte que prohibir el velo como en Francia podría perjudicar el proceso de integración.

A juicio de Kadriye Koca, la religión no debe impedir que la persona se sienta en Suiza como en su casa. "Deseo contribuir a la edificación de la sociedad suiza, porque me siento perfectamente aceptada", declara al cotidiano zuriqués 'Tages Anzeiger'.

Añade que si no fuera elegida este domingo, podrá volver a intentarlo dentro de cuatro años.

swissinfo, Morven McLean
(Traducción: Juan Espinoza)

Datos clave

Las religiones en Suiza, según las estadísticas federales 2000:
42% católicos
35% protestantes
11% ateos
4% musulmanes
1,8% ortodoxos
0,2% judíos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo