Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Y después de los 65... a trabajar

La longevidad sana genera debates sobre la edad de jubilación.

(Keystone)

Suiza disfruta de una esperanza de vida de 80 años, la más alta del mundo; pero 9 de cada 10 helvéticos busca retirarse antes de la edad legal.

La tendencia mundial apunta a extender la edad productiva hasta los 68 años, para evitar la quiebra de los sistemas de pensiones y garantizar el futuro de los jóvenes de hoy.

Los vecinos de la Unión Europa (UE) gozan de una alentadora esperanza de vida: 78,8 años es el promedio general.

Pero como no es lo mismo vivir, a secas, que hacerlo en pleno uso de todas las facultades, la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió crear un indicador específico al que llama "esperanza de vida sana", que refleja hasta qué edad los hombres y mujeres, según su país y condiciones, viven en plena forma.

A la cabeza en la UE está España (72,6 años), seguida de Francia (72,1); Alemania (71,8); Luxemburgo (71,5); Holanda (71,2); Bélgica (71,1); y Gran Bretaña (70,6); muy por encima de América Latina en donde los países más destacados son México (65,5 años); Argentina (65,3 años) y Venezuela (64,2 años).

¿Qué país es el campeón de la vida larga y en buenas condiciones a nivel mundial? Suiza es la respuesta.

Con una esperanza de vida de 79,9 años, y una de "vida sana" de 73,2 años.

Volver al pasado

La ciencia ha hecho su trabajo. Hoy, hombres y mujeres viven en promedio 15 años más que durante la década de los 60´s.

De hecho, el número de personas de más de 60 años avanza más rápido que cualquier otro grupo poblacional, y habrá pasado de 200 a 2.000 millones de personas entre 1950 y el 2050, lo que implica un crecimiento del 900%, según las estadísticas del volumen II del "Informe sobre sexo y distribución por edades de la población universal" editado por la ONU en el 2001.

Pero la contraparte de esta buena nueva es el problema económico que desencadenó. Desde el fin de la II Guerra Mundial la edad de jubilación se ha acortado constantemente mientras la esperanza de vida aumenta.

Esto explica, según la visión de la ONU, que los sistemas de pensiones de los países desarrollados estén en crisis.

Y al respecto, el Departamento de Seguridad Social, Financiamiento y Economía de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) agrega:

"En 1950 los hombres trabajaban 68 años en Europa, y las mujeres 66,3 años. Las pensiones jubilatorias consideraban, por lo tanto, una cobertura de 10,9 y 14,1 años en cada caso. Hoy, la edad de retiro se redujo a 62,2 años para los varones y a 60 años para las mujeres, lo que implica que las pensiones les cubran 16,8 y 22 años, respectivamente".

Los tres pilares

El sistema de jubilación helvético es complejo y posee características únicas. Visto a grandes rasgos se sustenta en los llamados tres pilares.

1er. Pilar: Pensiones básicas estatales de jubilación y viudedad (AVS).

Las contribuciones son obligatorias para todos los mayores de 20 años que trabajen o estén desempleados, y se distribuyen a partes iguales entre la empresa y el empleado; y se deducen del salario de este último.

Esta pensión puede cobrarse antes de la edad oficial de jubilación, pero en una proporción menor; y también puede cobrarse entre 1 y 5 años después de la edad de jubilación, con un premio financiero adicional.

2do. Pilar: Planes de pensión ocupacionales.

Son los fondos de pensiones de las empresas. Son obligatorio para 90% de los trabajadores (todo el que gane entre 2.000 y 6.200 francos suizos mensuales), son gestionados por el fondo de pensiones de la empresa o por fondos estatales o privados y representan entre 7 y 18% del salario bruto del trabajador.

Estos recursos pueden cobrarse antes de la edad de jubilación en casos específicos (como emigrar de Suiza o comenzar a trabajar de forma independiente).

3er. Pilar: Pensiones privadas.

Se basan en las subvenciones tributarias. Es decir, en aportaciones deducibles del Impuesto sobre la Renta. Hay reglas y máximos de deducción permitidos en función del salario de cada quién y de los pagos que haga a otros seguros.

El argumento económico

En Suiza existen 1 millón 87.000 personas jubiladas y una población activa de 4,2 millones de trabajadores.

En 1990, por cada jubilado había 3,5 trabajadores en activo para financiar su pensión; hoy, la proporción se redujo a 3,3 a uno; y la tendencia se agudizará, lo que hará insostenible el sistema jubilatorio en tres décadas.

Por otra parte, la Confederación Helvética se enfrenta a la constante de la jubilación anticipada.

Es decir, según la Encuesta Suiza sobre la Población Activa 2005, concluida por la Oficina Federal de Estadística (OFS) el pasado (01.11), "51% de los helvéticos parten al retiro al menos un año antes de haber llegado a la edad legal para ello, que es de 65 años para los varones y 64 años para las mujeres".

Otro 29% se jubila tres años antes de la edad legal; y 16% cinco años de ésta.

En resumen, sólo 4% de los suizos se jubilan a la edad legal establecida, según las conclusiones de la autoridad estadística.

El debate político

Añadirle años a la vida o vida a los años... Para muchos suizos y europeos, en general, la idea de cruzar la línea de los 80 trabajando hasta los 70, no es deseable en absoluto, especialmente porque implicaría una vida activa de alrededor de cinco décadas.

Y aunque el argumento es absolutamente válido, el boquete financiero que enfrentan los sistemas de pensiones del Viejo Continente reducen el margen de acción, y prácticamente todos los líderes de la UE ya trabajan en el asunto.

En Alemania, por ejemplo, aunque la edad oficial para la jubilación son los 65 años, la mayoría de los trabajadores se retiran a los 61 años. El recién inaugurado gobierno de coalición encabezado por la conservadora Canciller Ángela Merkel prevé aumentar la vida laboral hasta los 67 años en 2006, y a 70 años antes de 2010.

En España, dos de cada tres habitantes rechazan llevar la jubilación de los 61 años actuales a 65, razón por la que el tema se discute entre izquierda del jefe de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y la derecha.

En Italia, por su parte, el primer ministro Silvio Berlusconi volvió a poner el tema sobre la mesa (03.11) durante un encuentro con empresarios tabacaleros la semana pasada (08.11).

"Si la gente vive más debe trabajar más, podemos laborar hasta los 70 años sin problema. Yo soy un ejemplo, no veo porque los demás no podrían hacerlo", argumenta Berlusconi.

En la Confederación Helvética, la Unión Patronal Suiza propone "ser realistas" y revisar el AVS –el primer pilar del sistema de pensiones- para elevar la edad de jubilación de modo que a partir del 2013 sea de 66 años para hombres y mujeres; ante al absoluto desacuerdo de los sindicatos nacionales.

¿Vale la pena reconsiderar?

Las pensiones son un mero paliativo para compensar durante la tercera edad décadas de esfuerzo previo.

No obstante, en prácticamente la totalidad de los países –desarrollados y en vías de desarrollo- las pensiones no se equiparan con el ingreso que tenía el trabajador en activo.

En la UE, las pensiones promedio suman 814 euros brutos al mes (1.233 francos suizos). En países como Luxemburgo ascienden a 1.592 euros (2.257 francos), pero en naciones como Grecia apenas alcanzan los 474 euros mensuales (702 francos suizos).

En Suiza, se ubican en promedio en 2.850 francos suizos brutos mensuales, nivel insuficiente pero, aún así, difícilmente sostenible si no hay recursos frescos que lo sustenten.

Por otra parte, el mito de "plaza a los jóvenes" se derrumba frente a la realidad estadística.

Según la OIT, los trabajadores que se jubilan no benefician a las nuevas generaciones desempleadas, porque éstas ingresan al mercado laboral sin experiencia para los empleos que dejan vacantes los jubilados. Por ello, en 7 de cada 10 ocasiones, las plazas sencillamente desaparecen.

El tema tiene cientos de aristas, pero la tendencia mundial hacia la extensión de la edad productiva parece inobjetable; de lo contrario, la población que hoy tiene entre 20 y 40 años en Suiza y en Europa, quedará desprotegida debido a la quiebra de los sistemas pensionarios.

swissinfo/Andrea Ornelas

Datos clave

· La esperanza de vida en Suiza es de 80 años, la más elevada del mundo.

· La esperanza de vida sana, periodo en el que se goza de todas las facultades físicas y mentales, se ubica en 73,2 años en Suiza, según la ONU.

· El 96% de los suizos se jubila al menos un año antes de la edad legal (65 años para varones y 64 años para mujeres).

· Entre 1950 y el 2050, la población de más de 60 años habrá crecido 900%

Fin del recuadro

Contexto

· La población mundial ganó alrededor de 15 años de esperanza de vida durante las últimas cuatro décadas y, paradójicamente, se jubila cada vez más pronto.
· Existe una tendencia mundial para que la edad de jubilación en Europa regrese al mismo nivel que tenía en la década de los 50´s, cuando los hombres trabajaban 68 años y las mujeres 66,3.
· En Suiza, la propuesta patronal se dirige hacia lograr una jubilación de hombres y mujeres a los 66 años de edad para el 2013, lo que es rechazado por los sindicatos y por amplios grupos de la población.
· La pensión que reciben los jubilados siempre es entre 30 y 50% inferior al ingreso que devengaban durante su vida activa; de cara a un continente que envejece cada vez más, de no extenderse la vida productiva, los sistemas de pensiones quebrarán y quedarán desprotegidas las generaciones que hoy tienen entre 20 y 40 años de edad.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×