Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

"Escribe como hablas"


Pedro Lenz destaca en dialecto de Glasgow


Por Clare O'Dea, Bern


 Otros idiomas: 3  Idiomas: 3
Donal McLaughlin (izq) y Pedro Lenz en Berna. (swissinfo.ch)

Donal McLaughlin (izq) y Pedro Lenz en Berna.

(swissinfo.ch)

Viejos amigos, Pedro Lenz y Donal McLaughlin se reúnen bajo las arcadas del siglo XVIII  del Kornhaus, en Berna. Acudieron  al antiguo granero barroco para efectuar una alquimia literaria como parte del festival 'ad hoc' de la ciudad.

Tanto Lenz, quien se crió en el centro de Suiza, como McLaughlin, cuya infancia transcurrió entre Irlanda del Norte y Escocia, crecieron hablando un lenguaje muy diferente a la palabra escrita que aprendieron en la escuela.

A través de caminos separados, han llegado a escribir en sus propios dialectos- Lenz, en suizo alemán del Oberland bernés y McLaughlin en el de Glasgow- y a colaborar en la audaz traducción de la novela del primero, ‘Der Goalie bin ig’ (literalmente, ‘Yo soy el portero’), en el dialecto del segundo. El título de la nueva versión:  Naw Much of a Talker’ (No muy hablador). 

Historia de dos ciudades

La traducción al dialecto de Glasgow obedece a un intercambio literario entre Berna y la ciudad escocesa. Donal McLaughlin, un conocido traductor literario de las lenguas suizo alemanas al inglés, pasó seis meses en Berna en 2004.

Al año siguiente, Lenz pasó un lapso semejante en Glasgow y la experiencia provocó un cambio radical en su escritura. Hasta ese momento, aparte de algunas grabaciones de audio, únicamente había escrito en alemán estándar, también conocido como 'alto alemán'.

McLaughlin fue su guía en Glasgow y muy pronto la comunidad local de escritores, en cuyas creaciones utilizan el dialecto, acogió al visitante.

“Me dieron valor. Me dijeron: si hablas suizo alemán todo el día, deberías escribir en suizo alemán. Es tu idioma. Sabes exactamente cómo debe sonar”.

Y Lenz se inspiró en ellos para superar su “complejo” sobre la validez del suizo alemán como lengua, en comparación con el alemán estándar.

Simpático vagabundo

“Colegas escoceses como Tom Leonard, Gerry Loose y Donal me dijeron: No hay erróneo y correcto, alto y bajo. Estamos aquí y hablamos como hablamos. No es nada contra los ingleses o contra los estadounidenses, es únicamente como hablamos. Es lo mismo en Suiza. Yo no hablo suizo alemán contra los alemanes, sino que hablo como hablo”.  

“Y eso me envalentonó tanto que regresé a casa y desde entonces escribí solamente en suizo alemán”.

‘Der Goalie bin Ig’ fue la primera novela de Lenz en suizo alemán, y se convirtió en un éxito de ventas en Suiza. La película del mismo título, fue galardonada en el certamen de los Premios del Cine Suizo 2014.

El libro cuenta la historia de un simpático vagabundo, apodado Goalie. Recién salido de la cárcel, el hombre lucha por levantarse con humor, bebida y un poco de amor.  

Calor y color

Para McLaughlin, escribir en dialecto es una pasión.

“Estas formas de lenguaje tienen una música encantadora y un ritmo propio. Hay mucho corazón y alma, calor y color en estos dialectos y son muy importantes”.

Pero la producción de una traducción en un dialecto desconocido para la mayoría de los hablantes de inglés no es la decisión más comercial en el mundo.

La traducción fue apoyada por la Fundación Suiza para la Cultura, Pro Helvetia, que tuvo algo de presión financiera, pero fue una elección impulsada artísticamente, según Lenz.

“Naturalmente hablamos de este tema, pero para mí estaba claro desde el principio que el sonido tenía prioridad sobre las consideraciones comerciales”.

‘Naw much of a Talker’ recibió excelentes críticas de los fans de la literatura escocesa, pero no solamente. El ‘Financial Times’ escribió que “la interpretación funciona de maravilla, capturando tanto la melancolía como la música verbal del monólogo de Goalie”.  

Eso estimuló a McLaughlin, quien ha publicado dos colecciones de cuentos en Glasgow.

“Estas formas de lenguaje no excluyen necesariamente el éxito comercial. Usted no tiene que asumir que porque utiliza estas voces en su escrito no será leído en Londres o Nueva York”.

“Siento que el público solamente tiene que estar abierto a la posibilidad de entender. La mayoría de la gente tiene que leer una página o dos, o leer en voz alta con el fin de encontrar su camino, pero una vez que lo encuentra queda enganchado”, agregó.

Si la reacción de la audiencia suiza a la lectura de McLaughlin del libro en Berna es una indicación, esta forma de inglés es bien capaz de cruzar las fronteras lingüísticas y culturales.


Traducido del inglés, Marcela Águila Rubín , swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×