Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

93 Congreso OSE


La educación cívica, abrevadero de la democracia


Por Marcela Águila Rubín, Ginebra


La ministra de Comunicaciones, Doris Leuthard, señaló ante al diáspora suiza que la educación cívica requiere maestros comprometidos y medios de comunicación de calidad.  (Keystone)

La ministra de Comunicaciones, Doris Leuthard, señaló ante al diáspora suiza que la educación cívica requiere maestros comprometidos y medios de comunicación de calidad. 

(Keystone)

Al exhortar a los suizos expatriados a sufragar en las elecciones de octubre, pese a la limitación en el voto electrónico, Doris Leuthard, titular de Comunicaciones, elogió la apertura de espíritu de la diáspora, cualidad necesaria para el funcionamiento de la democracia, y su contribución a la comprensión de Suiza más allá de las fronteras. 

“Suiza necesita de los suizos en el extranjero”, subrayó la ministra al participar este sábado en el 93 congreso de los ciudadanos helvéticos afincados en el exterior, que tuvo lugar en Ginebra bajo el lema ‘La formación ciudadana, garantía de una democracia viva’.

“Nuestra democracia directa abreva en una sólida educación para la ciudadanía”, enfatizó. Señaló igualmente que su cultura política y sus valores permiten a Suiza enfrentar con creatividad, valentía y un poco de pragmatismo, los desafíos que impone la globalización.

Como es costumbre, la Organización de los Suizos en el Extranjero (OSE) invitó a uno de los representantes del Ejecutivo federal a participar en su congreso anual. En esta ocasión el turno correspondió a Doris Leuthard, quien, en alusión al tema del encuentro, agregó que la “la esencia misma de la democracia se encuentra en el debate democrático”.

Para la consejera federal, la cultura política suiza requiere de valores, incluidos el equilibrio entre los diferentes grupos del país, la capacidad de hacer compromisos y la apertura de espíritu, “cualidad propia a los suizos en el extranjero”.

Una buena formación

En la inauguración del congreso, el presidente de la OSE, Jacques-Simon Eggly, señaló por su parte que el ejercicio democrático requiere del conocimiento de la Historia del país y de una buena formación cívica. Empero, deploró que esta última sea “totalmente insuficiente” en Suiza. Por ello, se pronunció por la introducción obligatoria de esa disciplina en los programas escolares. 

“No hacerlo es una dimisión y una traición cívica”, sentenció.

“Una democracia sana requiere del concurso de toda la población”, subrayó a su vez Anja Wyden Guelpa, canciller de Estado de Ginebra, quien refirió los esfuerzos realizados por ese cantón para despertar el interés de los más jóvenes en la participación política.

Los muchachos, dijo, no votan porque no se sienten concernidos. “Es un desafío para nosotros inocularles la pasión de la política y la democracia, y no cuando tengan 20 o 30 años, sino desde pequeños”.

Con ese afán, Ginebra organiza talleres para escolares desde 10 años y visitas a las sedes legislativas, no solo para que las conozcan, sino “para que “las vivan”, mediante juegos de roles en los que debaten temas de su interés y votan, lo mismo que los parlamentarios, presionando sobre los botones ad hoc.       

Para los adolescentes, el cantón promueve otras estrategias como un concurso de videos. La primera edición generó productos de una calidad tan buena que los organizadores decidieron difundirlos a través de salas públicas, el festival de cine ‘Visiones du Réel’ y vía Internet (Youtube/Cinecivic)

Una tercera estrategia para motivar la participación juvenil se basa en la colaboración con diversas entidades, incluidas las oficinas para la Igualdad, de Integración, la Unión Parlamentaria, el Poder Judicial, la Unige, y por supuesto, las asociaciones de jóvenes.

En opinión de la canciller, no basta con la transmisión de conocimientos, sino que se requiere una participación activa.

“No queremos cínicos”

Manon Schick, titular de Amnistía Internacional Suiza (AI), coincidió con el planteamiento. “No queremos seres humanos bien informados pero cínicos que digan ‘no podemos hacer nada’, sino que adquieran confianza y competencia para cambiar la situación”.

Denunció la existencia de un discurso cada vez más negativo sobre los derechos humanos que no excluye a los países occidentales, incluida Suiza. Sin embargo, lamentó, en muchos lugares, los jóvenes, los defensores, los sectores marginalizados, no conocen sus derechos y, por ende, no están en posibilidad de reivindicarlos.

Pero la sola información no basta, insistió. La educación debe incluir métodos participativos. “No solamente con un libro los jóvenes van a cambiar el mundo”. Amén de su voto, los muchachos pueden tomar parte en tareas voluntarias donde puedan tener un impacto: sus barrios, comunidades o cantones.

Dijo que a pese la integración del desarrollo durable -incluida la sensibilización a los derechos humanos- en los programas escolares, hay una gran disparidad de su estudio en Suiza, toda vez que no tiene un carácter nacional y obligatorio. “Suiza está muy comprometida con la declaración universal de la educación de los derechos humanos de 2011 y es una pena que no sea respetada en todos los cantones”.

La responsabilidad de la prensa

El Congreso 2015 de la OSE abordó igualmente la relación entre información y democracia. En ese tenor, el director de swissinfo.ch, Peter Schibli, se refirió a los estudios que han mostrado una menor recurrencia a las urnas entre las personas más jóvenes, aquellas con una formación menor y quienes tienen menores ingresos.

Por ello, agregó, a esos sectores hay que dirigirse si se pretende incrementar la participación política, un objetivo en el que los medios de comunicación tienen un papel fundamental: investigan, son los intermediarios entre elegidos y electores y difunden la información.

Al respecto, citó las bases de las coberturas informativas de swissinfo.ch relacionadas con las elecciones: respeto a los candidatos, imparcialidad, diversidad de informaciones, pertinencia editorial y política, emisiones de discusiones y diálogo con los partidos.

Y, entre la paleta informativa, precisó que swissinfo.ch ofrece animaciones comprensibles para todos y explica regularmente el proceso del sistema electoral y político de Suiza a través de dosieres especiales, incluido uno sobre democracia directa, amén de enlaces con sitios especializados como People2Power y Politbox.

Internet, arma de dos filos

Arthur Honegger, corresponsal durante muchos años de la televisión suiza en Estados Unidos, habló de la necesidad de que los miembros de la diáspora, fundamentales en la imagen del país en el exterior, se mantengan al corriente de lo que sucede en la Confederación.

“Con Internet, ahora es más fácil que nunca informarse, pero es también más difícil que nunca informarse bien”, merced a la cantidad de datos, reales y falsos, que circulan en la red. Y, advirtió: “no es la cantidad, sino la calidad lo que cuenta”.

 “La democracia no cae del cielo”

En su oportunidad, Hans Stöckli, presidente de la Nueva Sociedad Helvética, la cual auspicia una mayor cohesión entre las iniciativas de las instituciones y organizaciones comprometidas con la promoción de la participación política, sentenció que “la democracia no cae del cielo… Ni siquiera en Suiza”.

El senador presentó en marzo pasado el proyecto ‘Campus para la democracia’, cuyo objetivo es coordinar las diversas actividades en ese ámbito e informar a los jóvenes y a todos los que adquieren el derecho a votar y, a más largo plazo, contribuir a incrementar el compromiso ciudadano en la política del país.

Parlamento Juvenil 

En el marco del 93 Congreso de la OSE y como un ejercicio de participación política, jóvenes suizos radicados en diversos países debatieron sobre la pertinencia de imponer un servicio militar obligatorio para las mujeres y de otorgar la nacionalidad helvética a quienes nazcan en territorio de la Confederación.

La actividad se inscribe igualmente en el proyecto ‘La Juventud Debate’, realizado en colaboración con la fundación Diálogo, y que busca introducir a muchachos de entre 15 y 25 años en la práctica de expresar sus opiniones y confrontarlas con las de los otros.

En la cita anual de la OSE en Ginebra, a la que asistieron cerca de 400 expatriados, los muchachos anunciaron igualmente la creación de un Parlamento Juvenil cuya primera elección tendrá lugar, en coincidencia con los comicios legislativos federales, el próximo 18 de octubre.

×