Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

#JusticiaYa


Abrir brecha democrática en Guatemala, “tarea de una generación”


Por Patricia Islas, Berna


 Otros idiomas: 3  Idiomas: 3
Los muñecos de papel con atuendos carcelarios representan a la exvicepresidenta Roxana Baldetti y al presidente Otto Pérez. Una imagen de las protestas ciudadanas en Guatemala. (Keystone)

Los muñecos de papel con atuendos carcelarios representan a la exvicepresidenta Roxana Baldetti y al presidente Otto Pérez. Una imagen de las protestas ciudadanas en Guatemala.

(Keystone)

¿Primavera centroamericana? Sí, considera el embajador de Suiza en Guatemala, Jürg Benz, pero matiza: el proceso democrático es un esfuerzo de larga data. Las reformas legislativas -electorales y en el sector de la Justicia-, considera, son un paso imprescindible para evitar que se repitan cuadros de corrupción como los que hoy empañan a la cúpula política de ese país.

Las reformas han sido exigidas por organizaciones sociales en los últimos meses, luego de que el Ministerio Público (MP), con apoyo de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), desarticulara más de diez tramas de corrupción en los tres poderes del Estado. Unos 60 implicados en estos escándalos criminales han sido detenidos, entre ellos una docena de altos funcionarios del Gobierno de Otto Pérez Molina, incluida la exvicepresidenta Roxana Baldetti; varios diputados, jueces y alcaldes; algunos, con intenciones electorales en un país llamado a elecciones generales el 6 de septiembre.

Estos escándalos han impulsado un “despertar” entre la población para exigir en protestas callejeras fin a la corrupción, de cara a un sistema político que sostiene el estatus quo: en el Legislativo se han puesto trabas a la suspensión de la inmunidad al presidente y a la reforma de la Ley Electoral y de Partidos Políticos. Los observadores, incluidos los de la red ‘Guatemalanetz’ de Suiza, concluyen que estos hechos demuestran una vez más qué tan ancladas están las fuerzas corruptas en el sistema político guatemalteco y qué tan difícil es emprender cambios para una verdadera institucionalidad.  

La exigencia social de reforzar el Estado de derecho es un pilar del compromiso de Suiza en el país centroamericano, lo que queda de manifiesto con el seguimiento de casos en los juzgados, como el de Ríos Montt, y el acompañamiento a defensores de derechos humanos (DDHH), explica en conversación con swissinfo.ch el embajador de Suiza en Guatemala y Honduras, Jürg Benz, tras su participación en una mesa redonda sobre la situación en Centroamérica, organizada por el Centro para la Promoción de la Paz (KOFF) en Berna.

swissinfo.ch: ¿Qué papel juega hoy Suiza en ese ejercicio de luchar contra la impunidad en Guatemala?

Jürg Benz: Para Suiza el Estado de derecho y el respeto a los DDHH son temas importantes, forman parte de los valores que defendemos, parte de la política exterior helvética. Desde 2007, desde el inicio de la CICIG, Suiza ha apoyado el trabajo de la Comisión. Vemos ahora estos casos de corrupción que salieron a la luz y que causaron bastante protesta y que, ojalá, den impulso para que se hagan reformas para prevenir casos similares en el futuro. Entonces creo que el trabajo de esta Comisión y el apoyo de Suiza han sido muy importantes.  

Espero, si los recursos lo permiten, que para el año próximo pueda haber un apoyo, modesto, para proporcionar un experto a la CICIG. Pero eso queda por discutir.

swissinfo.ch: En caso de incomprensión, cómo hacer entender que la tarea de la CICIG no es intervencionista, sino una contribución a la institucionalidad de un Estado soberano.

J.B.: No veo un problema en ese sentido, porque la CICIG fue instalada a solicitud del Gobierno en turno y su mandato se debe aprobar cada 2 años. Recientemente, en mayo, el Gobierno de Guatemala solicitó a la ONU extender el mandato por 2 años más. El mandato está definido: apoyar el fortalecimiento de las capacidades de las instituciones del país, al Ministerio Público, en primer lugar; y apoyar y proponer reformas en el marco legislativo y en el sector de la Justicia. La CICIG no está respondiendo a intereses de algún país específico, sino que hace su propio trabajo de forma profesional, según su mandato. Apoyar este valor y valorar los resultados, que obviamente son bastante significativos, creo que no representa ninguna injerencia.

swissinfo.ch En ese tenor, ¿cuál es su tarea concreta en Guatemala?

J.B.: Una de las tareas prioritarias es realmente promover valores de la política exterior de Suiza, que incluyen el respeto a los DDHH. Lo hacemos, por ejemplo, a través de la implementación de líneas directrices que tenemos para la protección de defensores de DDHH: Acompañamos a organizaciones de DDHH, escuchamos casos, damos protección si se presenta un caso severo, y lo hacemos, en el marco del Grupo Filtro, donde los países europeos, incluyendo los de la Unión Europea, Noruega y Suiza. Escuchamos a defensores de DDHH. Tratamos de visitarlos en el terreno: eso brinda protección, porque les da visibilidad.

También acompañamos, por ejemplo, procesos en los juzgados. O sea, tratamos realmente de brindar a través de la presencia y a través de la atención internacional, una protección a los defensores de los DDHH que desarrollan una labor importante en su país para proteger derechos, finalmente, como un aspecto importante de la democracia.

swissinfo.ch: ¿Cuál es la relación entre esta defensa de DDHH y el desarrollo democrático?

J.B.: Los DDHH, los derechos políticos son derechos fundamentales, es decir, el derecho de expresarse, el derecho de reunirse, y son estos derechos los que son violados, entonces esto es un aspecto fundamental de la democracia. La democracia no es solamente poder elegir cada cuatro años; es poder expresarse, poder oponerse a cuestiones que afectan a la gente.

swissinfo.ch: Muchos hablan de un despertar, incluso de una ‘primavera centroamericana’. ¿Esto es, en su opinión, un proceso también de tránsito democrático?

J.B.: Lo veo así, pero lo veo como un proceso de muy larga duración. Una democracia en un país como Guatemala no se construye de un día al otro. Creo que estas protestas y también la respuesta del mundo político, una cierta apertura que se está dando, van a contribuir a un proceso de democratización.

En Guatemala, por ejemplo, hay mucho por hacer para que los partidos políticos sean realmente partidos con programas, con ciertas ideologías, con contenidos y que definan esos contenidos de manera democrática y al interior de su propia agrupación, lo que casi no existe hoy día.

swissinfo.ch: En Berna se protegen datos digitalizados de la Policía Nacional Civil de Guatemala. ¿Se ha renovado el acuerdo para mantener aquí estos datos sensibles?

J.B.: Es la colaboración con el Archivo de la Policía Nacional. Son archivos de datos de gente asesinada durante el conflicto interno. Y se trata de recuperar, documentar esta información y hacerla accesible. ¿Para quién? Para las familias que están buscando a sus seres queridos y quieren saber dónde y cómo murieron. O pueden servir para ciertos casos de la Justicia, como pruebas. 

Suiza guarda una copia de estos archivos en los Archivos Federales, como respaldo, en caso de que se pierda el original en Guatemala. Y este respaldo se va a seguir manteniendo.

swissinfo.ch ¿Es necesario explicar en Suiza a la ciudadanía, a los parlamentarios, el trabajo que Suiza hace en Guatemala sobre este pilar de su política exterior, los DDHH?

J.B.: Siempre es necesario rendir cuentas. Al final del día es el dinero de los contribuyentes y uno lo invierte en un trabajo y uno tiene que producir resultados: Este trabajo de Tratamiento del Pasado es importante en el caso de Guatemala. Estamos hablando de tareas como los archivos de la Policía Nacional, del proyecto del trabajo forense para identificar cuerpos, darles nombre y cara; un trabajo importante para que estos hechos no se repitan.

Lo que se hace concretamente es abrir tumbas donde yacen los cuerpos de víctimas de masacres. Se trata de identificarlos y dar acceso a esta información a los familiares, un trabajo científico porque requiere de identificación a través de análisis de ADN. La institución se llama Fundación de Investigaciones Forenses, con un presupuesto de aproximadamente un millón de francos al año, y nuestro apoyo es de 50.000 francos. Un apoyo simbólico.

swissinfo.ch: ¿Otros programas específicos?

J.B.: No. Pero como Embajada nos interesa mucho la Justicia Transicional y qué está pasando con diversos casos, como los de genocidio. Les damos seguimiento. Aquí también, como en el tema de los defensores de DDHH, está el interés de la comunidad internacional para que estos procesos se hagan de manera correcta, con independencia y objetividad, es un rol político que asumimos. 

swissinfo.ch: Al hablar de genocidio, pensamos en el caso Ríos Montt, hasta hoy en suspenso…

J.B.: Sí, estamos siguiéndolo. Una colaboradora mía participa en el proceso, junto con otras embajadas.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son las principales preocupaciones de la V Suiza en un país como Guatemala?

J.B.: La V Suiza en Guatemala son unos 1 200 suizos, la gran mayoría de segunda y tercera generación. Su interés es que haya presencia de la Suiza oficial, aprecian el contacto con la embajada, quieren servicios consulares y esperan que Suiza mantenga su contribución modesta para que el país tenga estabilidad.

swissinfo.ch: Primavera centroamericana…  Habrá pronto elecciones… ¿Cuál es el deseo en Guatemala de que estas tareas, en las que usted está implicado, se prolonguen, se amplíen y perduren para fomentar el Estado de derecho?

J.B.: La ‘primavera’, un término que definió ‘The Economist’, allí lo leí por primera vez: Es una expresión de que la población quiere cambios, quiere reformas, sobre todo en la lucha contra la corrupción y la impunidad. Estoy convencido de que eso va a ser un proceso largo. Es un reto para la población organizarse, formular propuestas concretas y participar de manera constructiva para que haya estas reformas. Pero es una tarea de una generación y no van a ser las próximas elecciones las que resolverán todo a la vez. 

Corrupción de la élite, ayer y hoy

#27AGT: la sociedad civil convocó a un paro nacional para reiterar la exigencia de que renuncie el presidente Otto Pérez. El día previo (26AGT), un juez dictó prisión preventiva para la exvicepresidenta Roxana Baldetti, por peligro de fuga y obstaculización a la investigación de defraudación aduanera (caso conocido como 'La línea'). 

El 25 de agosto, la Corte de Guatemala encargada de revisar el juicio al expresidente guatemalteco Efraín Ríos Montt (89) por genocidio y crímenes contra la humanidad anunció que iniciará el proceso en enero de 2016, sin presencia del acusado y a puertas cerradas. Amnistía Internacional (AI) indicó que este anuncio abre una nueva avenida para la Justicia, pero subraya las profundas fallas del sistema judicial.

Defensores de DDHH, jueces, exfiscales e incluso excomisionados de la CICIG han denunciado manipulaciones, represalias o amenazas en su contra. 


Apoyo de Suiza a la CICIG:

2007: 435 000 dólares

2009: 300 000 dólares

2010: 200 000 dólares

2011: 100 000 francos suizos

2012: 200 000 francos suizos

De 2009 a 2014, expertos suizos participaron en la CICIG. Suiza secundó con especialistas a través de su grupo de expertos para la promoción civil de la paz, con, por ejemplo, un investigador de flujos financieros.

(Fuente: Depto. Seguridad Humana, Ministerio de Exteriores)

swissinfo.ch

×