Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

ESTUDIO PISA ¿Aumenta el acoso escolar en Suiza?

Escena de dos niños jaloneando a un tercero en una imagen posada.

Las agresiones físicas en la escuela se han más que duplicado desde 2015 (fotografía posada).

(Keystone / Martin Ruetschi)

El acoso, especialmente físico, parece aumentar en las escuelas suizas, según los datos del estudio mundial PISA 2018. ¿Cuál es la magnitud de ese flagelo?

Los resultados de PISA 2018Enlace externo, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), publicados a principios de este mes, dieron cuenta del rendimiento académico de los jóvenes de 15 años en todo el mundo. Los estudiantes suizos, por ejemplo, mostraron su fortaleza con los números y la necesidad de vigorizar la lectura.

+ PISA suizo 2018: listo para la lectura, bueno en matemáticas

Pero además del desempeño escolar, la investigación analizó el bienestar de los alumnos, y señaló que el 22% de los alumnosEnlace externo en Suiza dijeron haber sido acosados al menos unas cuantas veces al mes, lo que se aproxima a la media de la OCDE: 23%.

Sin embargo, el informe nacional suizo sobre PISA 2018Enlace externo, encargado por las autoridades federales y la Conferencia de Ministros Cantonales de Educación de Suiza (EDK), profundizó en esas estadísticas y presentó un panorama más matizado. Muestra un aumento en el acoso escolar desde la última encuesta de PISA de 2015, con una tasa de intimidación física de más del doble.

En general, “ningún otro país tuvo un valor más alto” en una encuesta instantánea sobre el acoso escolar en ocho países europeos comparables (entre los que figuraban Alemania, Italia y Austria, Finlandia y Luxemburgo). Suiza (puntuación 1,38) también se situó “significativamente” por delante de Francia y Bélgica (puntuación 1,32 y 1,29 respectivamente)

Burlas, rumores, violencia

Por ejemplo, el 13% de los alumnos suizos señalaron que sus compañeros se burlaban de ellos al menos varias veces al mes, un 2% más que en 2015. El 11% dijo haber sido víctima de rumores difundidos por otros (un aumento del 4%) y el 9% aseguró haber sufrido el despojo o destrucción de objetos de su propiedad (un incremento del 5%).

Lo más preocupante: el número de alumnos que indicaron haber sufrido agresiones físicas, como golpes o empujones, aumento más del doble al pasar del 3% al 7%.

En sus conclusiones, el informe nacional subraya que las experiencias de los alumnos eran subjetivas. Sin embargo, explicó que el aumento percibido podía obedecer a un real aumento de la intimidación en los últimos años, y a que los alumnos estaban ahora mucho mejor informados sobre el tema.

¿Un problema?

Ciertamente, parece que hay muchas historias sobre acoso en los medios de comunicación: ya sea en la escuela o de camino a la escuela. A principios de este año, una encuesta realizada por las autoridades federales advirtió que los escolares suizos estaban expuestos a niveles preocupantemente altos de ciberacosoEnlace externo.

Franziska Peterhans, secretaria general de la Federación Suiza de MaestrosEnlace externo y exprofesora de alumnos adolescentes, dijo que los resultados sobre el acoso escolar eran “alarmantes” y se debían probablemente a una mezcla de aumento de la concienciación y del acoso escolar real. Los padres y maestros también necesitan mantener los ojos abiertos, declaró al periódico Tages-AnzeigerEnlace externo.

Medios de comunicación social

Un aspecto también clave está en los medios sociales que ofrecen nuevas formas de exclusión social: toda la clase está involucrada, pero no un adulto responsable. “Esto requiere los servicios del trabajador social de la escuela. No debería haber ningún recorte presupuestario en ello”, apuntó.

Thomas Brunner, de Pro Juventute, una organización suiza de apoyo a los menores, dijo al portal de noticias WatsonEnlace externo que el hecho de que los chicos (as) puedan sentirse solos -a pesar formar parte de grupos en los medios sociales, por ejemplo- también juega un papel importante. El acoso a menudo surge como una forma de sentirse parte de un grupo: se está dentro, se participa.

“El acoso no se produce de forma aislada entre dos personas. Siempre es un problema dentro de un grupo definido”, anotó.

Brunner advirtió que la sociedad no debe hacer la vista gorda ante ese problema y debe dejar claro que el acoso no debe ser tolerado.

Actitudes ante la intimidación

El 82% de los estudiantes en Suiza (y el 88% de los estudiantes en promedio en los países de la OCDE) estuvieron de acuerdo o muy de acuerdo en que es bueno ayudar a los estudiantes que no pueden defenderse. El 86% estuvo de acuerdo o muy de acuerdo en que estaba mal unirse para acosar a alguien.

Fin del recuadro


Traducido del inglés por Marcela Águila Rubín, SWI swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes