Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La UNESCO inscribe dos sitios suizos en el patrimonio

El viaje en tren a través de los puertos de Albula y Bernina es una ruta muy popular y muy frecuentada por turistas asiáticos.

(swiss-image)

Una formación rocosa y una pintoresca ferrovía alpina son los dos últimos sitios suizos que se han ganado el reconocimiento como patrimonio de la humanidad por parte del organismo cultural de la ONU.

La atracción geológica y la vía férrea fueron consideradas de "destacado valor universal" este lunes (07.07.). Pero la catalogación también es una llamada a los suizos para que tomen esfuerzos en la preservación y comercialización de sus nueve sitios.

El área tectónica del Sardona es una formación en la Suiza central que revela a simple vista la formación geológica de los Alpes en el tiempo.

Una "línea mágica" claramente visible separa la roca más antigua y más oscura arriba de la roca más joven y más clara abajo.

Los Ferrocarriles Réticos en el Paisaje Cultural Albula-Bernina constituyen uno de los mayores logros de la ingeniería civil. La línea férrea pasa por viaductos de piedras y desviaciones que atraviesan dos puertos alpinos y conectan Suiza con Italia.

La decisión del Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, reunido en la ciudad de Quebec (Canadá) este lunes, de inscribir esos dos sitios implica asimismo la obligación de la Confederación Helvética de salvaguardar esos sitios para futuras generaciones.

Suiza puede ser considerada en cierto modo como víctima de su propio éxito. Hasta hace ocho años, sólo tres sitios tenían el estatus de patrimonio mundial —el casco viejo de Berna y los conventos de San Juan de Müstair y de San Gall—, y éstos se encuentran en tres rincones diferentes del país.

Desde el año 2000, se incorporaron casi todos los años otros sitios; y para el 2009 se espera la inclusión de otro más, pero Suiza aún tiene que implementar un plan coordinado de gestión y promoción de estos sitios protegidos.

Preservación y promoción

Beat Ruppen, miembro de la Comisión Suiza de la UNESCO y director del sitio del patrimonio mundial Jungfrau-Aletsch-Bietschhorn, señala que se están realizando esfuerzos para establecer una red de intercambio de informaciones entre todos los lugares señalados.

Ruppen cree que el mayor desafío consiste en sensibilizar a la bien desarrollada industria del turismo suizo para que preserve y promocione esos lugares.

"Deberían ser más responsables en lo concerniente a la sostenibilidad y este proceso tiene que ser inclusivo y en él todas las partes deberían estar involucradas", explicó a swissinfo.

Señaló que el acceso y el usufructo de la región Jungfrau-Aletsch-Bietschhorn tiene que ser definido, y subrayó que los valores universales del sitio tendrían que ser integrados en las ofertas turísticas para despertar una mayor concienciación entre los visitantes.

La federación central del fútbol europeo, la UEFA, ha recibido críticas recientemente por parte de la Comisión Suiza de la UNESCO por haber "abusado" de su sello para promocionar las zonas para los aficionados en Berna durante la Eurocopa 2008, sin mencionar el valor patrimonial o contribuir a la preservación del sitio.

Marca valiosa

Para la oficina de turismo nacional suiza, el sello de la UNESCO es ante todo una "marca muy valiosa".

"Es muy bueno para la imagen de un pequeño país como Suiza tener tantos sitios catalogados. Estos sitios son auténticos y se han desarrollado orgánicamente por lo que pueden ser comercializados fácilmente", comentó a swissinfo Roger Waber, de Suiza Turismo.

Habrá una primera reunión de las autoridades de turismo de los nueve sitios este mes de julio en un esfuerzo por coordinar mejor la promoción.

Un buen ejemplo para el uso exitoso del estatus como sitio UNESCO para la preservación y promoción es el Convento de benedictinas de San Juan de Müstair en el sureste de Suiza.

"Utilizamos el sello en nuestras presentaciones desde el reconocimiento internacional del sitio, por lo que nos comprometemos a preservarlo para la humanidad", indicó Elke Larcher, de la fundación del Convento.

Inestimable valor

El Convento de San Juan celebra su 25º aniversario este año como patrimonio de la humanidad y este sello se ha convertido en un valor inestimable para el complejo religioso que alberga murales con una antigüedad de 1.200 años, así como frescos y estucos románicos.

"Así se recuerda al Gobierno suizo que tiene un compromiso para con la humanidad mundial para preservar el sitio y apoyar la investigación", señaló Larcher en un reciente artículo que firmó como coautora.

"Tanto el número de visitantes en nuestro museo como la información en los medios de comunicación se están incrementando", dijo a swissinfo. "No sabemos si este aumento es debido al sello de la UNESCO, pero estamos convencidos de que ha tenido un efecto positivo."

Larcher añadió que las pinturas murales y otras obras de arte antiguas no han sufrido por la multiplicación de las visitas al sitio. El control continuo de la humedad garantiza que los murales no sufran daños, y hasta ahora no se han registrado actos de vandalismo.

"El reconocimiento de la UNESCO contribuye a que la población local se sienta más orgullosa de la comarca en la que vive; debería asimismo sensibilizar a los operadores turísticos de los valores únicos de esos sitios y del significado de los mismos para futuras generaciones", aseveró Ruppen.

swissinfo, Dale Bechtel
(Traducción del inglés: Antonio Suárez Varela)

PATRIMONIO MUNDIAL DE LA UNESCO

Hasta la fecha, el Convenio sobre la Protección del Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad de la UNESCO de 1972 protege más de 850 bienes de "destacado valor universal", entre los cuales más de 660 culturales, 165 naturales y 25 propiedades mixtas en 141 países.

Los sitios suizos son:
- el Convento benedictino de San Juan de Müstair (1983)
- el distrito capitular y la biblioteca de la Abadía de San Gall (1983)
- el casco antiguo de Berna (1983)
- los Tres Castillos y las murallas defensivas de la villa de Bellinzona (2000)
- la región Jungfrau-Aletsch-Bietschhorn (2001)
- el Monte San Giorgio (2003)
- los bancales de viñedo de Lavaux a orillas del Lago Lemán (2007)
- el área tectónica de Sardona (2008)
- los Ferrocarriles Réticos en el paisaje cultural Albula-Bernina (2008)

Fin del recuadro
(swissinfo.ch)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes